Adquirir notoriedad. Presentar el libro en público

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 24-06-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

En ese afán de adquirir notoriedad para vender tu libro, una fórmula que puede resultar eficaz es dar una conferencia para presentarlo en algún lugar señalado que tenga relación con tu persona o con el contenido de la obra. El meollo suele estar en conseguir que acuda un mínimo de público interesado, quizá una treintena de personas, para superar los cuarenta o cincuenta oyentes, contando con la asistencia de un grupito de familiares y amigos. No siempre es fácil.

Es conveniente que alguna persona de prestigio haga la presentación y actúe como moderador. Quizá el presentador tenga más capacidad de convocatoria que tú como autor (¿No te gustaría que Iñaki Gabilondo presentara tu libro en el Círculo de Bellas Artes, como lo ha hecho con “Memoria de Euskadi” de María Antonia Iglesias”?) .

Elige bien, hazlo con tiempo y procura que los medios (prensa, radio y si es posible, la televisión local) hablen del evento en el momento oportuno, dos o tres días antes, no el mismo día. No está de más que el promotor se encargue de imprimir unos carteles (como éste de Machado) anunciando el acto y repartirlos en tiendas y establecimiento afines. También tarjeras de invitación que tú mismo puedes distribuir entre tus amistades, en las tiendas de tu barrio, en tu lugar de trabajo…

Yo he dado tres conferencias para presentar mi novela “Árbol de sinople”:

  • La primera en Donostia-San Sebastián, organizada por la Biblioteca Municipal y la asociación de libreros de Gipuzkoa. Acudieron algo más de cincuenta personas. No vendí ningún libro porque no está permitido, pero me consta que las librerías sí lo hicieron en los días posteriores.
  • La segunda fue en Azkoitia y la tercera en Mutriku, lugares en los que nacieron y vivieron los protagonistas de la novela, a finales del siglo XVI. Asistieron cerca de cuarenta personas y vendí directamente entre diez y quince ejemplares a un precio rebajado en cada sesión, además de otros veinte o treinta en las librerías en que dejé el libro en depósito.

Es muy posible que la mitad de los ejemplares que he vendido ─es decir 150 de 300─se puedan atribuir a estos tres acontecimientos que los propios ayuntamientos organizaron, sin que yo haya tenido que realizar más esfuerzo que el de hablar con los responsables del área de cultura y, claro está, preparar el contenido de la charla.

Ya sé que a muchos de vosotros, escritores diletantes, os horroriza todo esto del marketing, de promocionar tu persona, de salir en los medios. Pero si quieres tener un poco de éxito, no tienes más remedio que hacerlo, a no ser que seas un fuera de serie. Los escritores tenemos que estar convencidos de que lo que hacemos es importante y que merece la pena hacer un esfuerzo para que el público conozca nuestra novela, quizá un esfuerzo tanto o más importante que el de escribirla. Si no lo estás, olvídate, no pierdas el tiempo… o escribe simplemente por placer, sin ningún afán de divulgar lo que has creado. Tampoco está mal, pero sé consciente.

Escribe aquí tu comentario

Comentarios: