La ciudad sin librerías

Categoría (Cultura y democracia, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 09-11-2013

Tags : , , , , , ,

¿Es cierto que el número de librerías disminuye todos los años? Eso parece, aunque no tanto. Muchas aguantan como pueden, reducen los gastos, contraen la plantilla. Otras agonizan a la espera de que se jubile el propietario. Pero la situación es grave y lo será más en el futuro, varias son las razones:

* La crisis económica.
* La pérdida de lectores en la juventud.
* El cambio de modelo hacia el libro electrónico.
* La fuerte competencia de las cadenas de venta online.
* Y también, la piratería de libros.

Read the rest of this entry »

El imperio Amazon

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 02-10-2013

Tags : , , , , , , ,

Amazon es uno de esos fenómenos que, de vez en cuando, aparecen en Estados Unidos, al rebufo de las nuevas tecnologías que han surgido alrededor de las universidades ─también de la industria armamentística y los programas de la NASA─, bajo el amparo de una legislación que propicia la aparición de empresarios con iniciativas novedosas ─que en otros países serían tildadas de disparates─ capaces de poner en marcha proyectos de envergadura con muy pocos recursos económicos. Read the rest of this entry »

Mercado del e-book en el mundo

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 05-09-2013

Tags : , , , , , , , , ,

El informe “The Global eBook Market 2012: Current Conditions & Future Projections” ofrece una visión de los mercados del libro electrónico en Estados Unidos y el Reino Unido, considerados ambos como los más maduros del mundo, a los que toma como referencia para comparar con lo que pasa en Europa, Brasil, China, Rusia y los países árabes.

El-mercado-del-libro-en-el-mundo-2012

Read the rest of this entry »

¿Libros a precio fijo?

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 15-08-2013

Tags : , , , , , , , , , ,

En muchos países, existe una ley que establece un precio fijo de venta al público para el libro impreso, permitiendo a las librerías hacer un descuento que, en España, no puede superar el 5%. El decreto 10/2007 fue publicado en el BOE el 22 de junio bajo el título: “De la lectura, del libro y de las bibliotecas” ─inspirado en la ley Lang que rige en Francia desde 1981─ y obliga al editor a establecer un precio que el consumidor ha de pagar, cualquiera que sea el lugar en que lo compre, así como a indicarlo en el impreso de solicitud del ISBN y en la contraportada del libro o incorporado al código de barras. Read the rest of this entry »

La nueva ley de mecenazgo y las microdonaciones

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 01-08-2013

Tags : , , , , , , , , , , ,

La crisis económica ha creado enormes problemas a muchos ámbitos de la sociedad. Uno de los más perjudicados ha sido el mundo de la cultura, con los recortes que ha introducido la Administración para reducir el déficit, lo que le ha obligado a buscar nuevas fuentes de financiación… y a reducir su catálogo de actividades. El problema es que también los fondos privados andan escasos de recursos, con lo cual dos de las vías que contribuyen a su sostén hacen agua. La tercera es la autofinanciación, pero la subida del IVA y el descenso de los ingresos de las familias tiran también en la misma dirección. El panorama es preocupante.

No olvidemos que el Gobierno tiene la obligación de conservar el patrimonio artístico nacional, lo dice el artículo 46 de la Constitución, pero nadie le impide clausurar teatros y auditorios o retirar las subvenciones a las industrias del cine o a las empresas editoriales. Y parece claro que las directrices que se han marcado van por aplicar recortes a todas las partidas del presupuesto, sin hacer distinciones, así que no sería extraño ver a corto plazo cómo se cierran los museos, como se clausuran los teatros y cómo emigran los cineastas.

Al parecer, los dirigentes de este “paisito” confían en el mecenazgo, como una alternativa real a la financiación pública de la cultura, sin darse cuenta de que eso no es posible, sin modificar el estatuto jurídico de muchas entidades, que tendrían que convertirse en fundaciones para percibir donaciones con derecho a deducción fiscal para el sponsor, porque sin ella el sector privado no va a mostrar interés en ese tipo de inversiones cuyo retorno no provoca un gran entusiasmo, salvo el valor intrínseco que produce la filantropía.

Aun así el gobierno ha renunciado a aprobar a corto plazo una nueva ley de mecenazgo ─y es muy posible que no lo haga en esta legislatura─, a la espera de un equilibrio presupuestario, que no se alcanzará en unos cuantos años. Es preocupante constatar que el debate sobre la nueva ley se haya iniciado a raíz de este retraso y que sólo se invoquen razones económicas. Da la impresión de que la Administración pretende desatender su responsabilidad de financiar la cultura y trasladarla a la iniciativa privada, lo que provocará la creación de obras “dirigidas”, al gusto de quien las patrocina, en detrimento de las producciones “incómodas” que reprueban los abusos del poderoso.

Sólo Navarra se ha atrevido a avanzar por ese camino. A mediados de julio, su gobierno aprobó un anteproyecto de Ley Foral de mecenazgo cultural, que contempla desgravaciones que pueden llegar hasta el 50% de la cuantía subvencionada, con la particularidad de que se amplía el tipo de beneficiarios, ya que da cabida a cualquier empresa, institución, administración pública o particular, con la sola condición de que los proyectos sean declarados de “interés social”. El anteproyecto está abierto a un proceso de participación ciudadana hasta el próximo 15 de septiembre.

Volviendo a la ley nacional del mecenazgo, parece que el borrador está bastante avanzado, pero no cuenta con el favor del ministerio de Hacienda, ya que plantea un incremento importante de las deducciones del 25% (para empresas) y 35% (para personas físicas) hasta el 60-70% respectivamente, un porcentaje similar al que se aplica en Francia y Reino Unido. Además amplia la categoría de los receptores que ahora han de ser entidades sin ánimo de lucro y luego podrán serlo también las empresas y los autónomos, así como las temáticas de los proyectos, lo que supondría una merma importante en los ingresos del Estado.

La nueva ley de mecenazgo

Se comenta que la nueva ley podría incluir una modalidad de microdonaciones de hasta 150 euros con un 100% de deducción para el donante, una fórmula que podría ser de sumo interés para los escritores diletantes, sobre todo si el Estado alentase la sensibilidad ciudadana sobre la importancia que tiene la literatura en la formación de una sociedad culta e independiente.

Publicar una novela de 250 páginas puede costar unos 4.000 euros (2.500 por imprimir 1000 ejemplares, 300 por la portada, 1.200 por la corrección del texto y el maquetado por tu cuenta). Se trataría de encontrar 27 personas dispuestas a adelantar ese importe de 150 euros para cubrir el gasto inicial, a cambio de alguna compensación, quizá la sola inclusión del nombre del donante en una de las solapas del libro. ¿Sería tan difícil de convencer a la gente para tan noble menester, sabiendo que luego iba a desgravar la cantidad anticipada en su declaración de la renta? No me extraña que la nueva ley se retrase, quizá sine díe, sería demasiado avanzada.

También te podría interesar:
El patrocicion y la cultura
Crowfunding para financiar libros

 

Piratería de libros en la web

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 04-07-2013

Tags : , , , , , , , , , ,

Algunas voces mencionan la piratería como una de las causas que explicaría el retraso de la industria editorial española para adaptarse a los cambios profundos que ha ocasionado la llegada de Internet. Parece como si la caída de ventas que experimenta el sector todos los años se debiera exclusivamente a esa razón y justificara esa dejación, cuando debería ser todo lo contrario. La empresa tradicional no ha apostado por el ebook, parece estar esperando a que el mercado se consolide, sin darse cuenta de que cuando quiera reaccionar, ya será tarde.

pirata

Es verdad que la demanda de libros digitales no arranca en España. No hay datos oficiales, sólo se sabe que un 11,7% de la población de más de 14 años ha leído al menos un libro digital en el último trimestre y que un 9,7% de ciudadanos posee un e-reader. Se supone que la irrupción de tabletas y smartphones de nueva generación provocará un crecimiento de la demanda, aunque resulta difícil su cuantificación. Como referencia, en EE.UU, el libro electrónico factura 3.000 millones de US$ ─el 20% del total─, con un crecimiento del 44% en 2012 respecto al año anterior.

¿Por qué se venden tan pocos ebooks en España? Unos apuntan a que su precio es alto, otros al desconocimiento de la tecnología por parte del usuario y otros… a la piratería. El estudio “Hábitos de lectura y compra de libros en España 2102” afirma que sólo un 32% de los que poseen un e-reader los compra pagando, pero no todos, sólo el 45%, ya que el otro 55% lo hace gratuitamente, con lo cual estaríamos hablando de un más del 80% de copias de balde, un porcentaje que resulta excesivamente alto y que el concepto de gratuidad en la web no ayuda a remediar.

Sin embargo, por lo que veo en mi derredor, la piratería en el sector del libro no parece ser importante, sobre todo si su precio es asequible. No creo que esta práctica pueda causar un perjuicio tan importante a la industria editorial que,según su su portavoz, ha dejado de ingresar por ello 250 millones de euros, es decir, un 14% de su facturación. Frente a ese dato, Manuel Gil estima que ese porcentaje no supera en ningún caso el 2,4% y que más bien se sitúa en torno al 1%, según un artículo publicado en su blog el 4 de marzo de 2013, en el que explica la forma en que hace su cálculo.

Se produce así una curiosa paradoja: por un lado, el mundo del libro afirma que la piratería digital le provoca unas pérdidas multimillonarias y es una de las causas de la crisis que padece y, por el otro, no tiene inconveniente en reconocer que el mercado electrónico es todavía pequeño y que no merece la pena hacer un esfuerzo empresarial para posicionarse en él, hasta el momento en que explote y sea masivo el consumo de e-books.

La respuesta que se les ha ocurrido es tan sólo defensiva: implementar sistemas anticopia ─como lo hizo la música con éxito casi nulo─, para evitar que los usuarios compartan la lectura, ofreciendo archivos defectuosos que no se pueden prestar. Con ello, han conseguido el efecto contrario al deseado: el lector se baja un libro de Internet gratis y sin ninguna limitación para, si le gusta, pasárselo a sus amigos sin dar explicación alguna.

Se puede entender que el sector ofrezca resistencia al cambio, pero no que lo rechace de plano. Una transformación de tanto calado como la que está provocando la teconología digital en la esfera del libro debería haber tenido una reacción contundente, una aceptación inmediata de las nuevas reglas que rigen el mercado y no una respuesta tan tibia que ─salvo excepciones─, se ha limitado a poner el grito en el cielo contra la piratería, para justificar así su impotencia a enfrentarse al verdadero problema que es la reconversón hacia nuevos modelos de gestión.

Otra cosa es la discusión que ha surgido sobre la gratuidad en Internet. No creo yo que esta sociedad salga reforzada si todos los contenidos que viven en la nube se puedan descargar sin pagar un céntimo. Habría que encontrar un justo término medio para que todos los que aportan valor puedan seguir viviendo, no sólo los autores, también los productores y quizá reducir el papel de los intermediarios. Ya hemos tratado esta cuestión en artículos anteriores, no merece la pena volver a esa discussión.

¿Y cómo influye el nuevo paradigma sobre el escritor diletante que sólo pretende ver su novela publicada y expuesta en la estantería de novedades de las librerías de la ciudad en que reside? Todo cambio trae consigo una amenaza para el que permanece anclado en la tradición, pero también una oportunidad para el osado que percibe los carriles inexplorados que el nuevo escenario esconde: “Hazlo todo tú”, verás que el recorrido es gratificante, aprenderás cosas nuevas y, a poco que te esmeres, conseguirás un resultado que difícilmente habrías logrado si te hubieras embarcado en el buque de la tradición.

También te puede interesar:

Reconvertir la industria editorial

El escritor ha de saber gestionar su negocio

El escitor y las redes sociales

Página 3 de 1412345...10...Última »