El título de una novela

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 28-11-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

La elección de un buen título es una de las tareas más complejas para un escritor. Si encima eres autor poco conocido, tendrás que esmerarte mucho más. Es un complemento importante a la portada y a la contraportada. Piensa que, cuando un cliente potencial vea tu libro en la estantería de una librería, se dejará seducir por su aspecto exterior. Para llamar su atención, tienes que ofrecerle un título sugestivo y una portada elegante con un bonito diseño… Ya lo tiene en sus manos. Has conseguido el primer objetivo.

Ahora, le dará la vuelta y, en la contraportada, leerá la sinopsis. Éste es otro de los momentos importantes, quizá el definitivo, antes de tomar la decisión de comprar. Esfuérzate en proponer un texto claro, conciso y atractivo. Finalmente, hojeará el libro, se fijará en el cuerpo de letra, en el tipo de papel, en su extensión. Todo eso ha de ser de su agrado. Luego mirará el precio y evaluará si le cuadra o no.

Es conveniente que el título tenga alguna relación con la historia que se narra, aunque sea simbólica. Pero es necesario que las palabras elegidas tengan fuerza, causen impacto y se recuerden sin mucho esfuerzo. Pío Baroja ha cuidado siempre este aspecto y, dentro de su magistral e ingente obra, tiene algunos títulos que nos pueden ilustrar:

  • Zalacaín el aventurero.
  • Las inquietudes de Shanti Andía.
  • El mayorazgo de Labraz.
  • El cura de Monleón.
  • Aventuras, inventos y mixtificaciones de Silvestre Paradox.

Algunos autores utilizan un subtítulo que muchas veces sirven para que el lector sepa lo que se va a encontrar en el interior. Éste es un artilugio que emplea con frecuencia Toti Martínez de Lecea, una escritora de novela histórica que ha tenido un importante éxito editorial:

  • El verdugo de Dios: Un inquisidor en el camino de Santiago.
  • La comunera: María Pacheco, una mujer rebelde.
  • La voz de Lug: El origen de los astures.
  • La abadesa: María la excelente.

Aunque ahora parece que la moda se decanta por títulos cortos de dos o tres palabras, no tengas empacho en atribuir uno largo a tu novela, si lo juzgas oportuno… como se hacía antaño. ¿Sabes cuál es el verdadero título del Robinson Crusoe de Daniel Defoe? Pues búscalo en  la red y verás.

Mi recomendación es pues que dediques todo el tiempo que te haga falta hasta encontrar un buen título y no cejes hasta conseguir algo que sea de tu agrado.

El producto. Diseñar el formato de un libro

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 14-11-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

Me refiero al continente, no al contenido. Aquí no voy a explicar cómo se escribe una novela, sino los aspectos externos de un libro impreso en papel que hay que tener en cuenta para predisponer al lector a comprarlo, cuando lo examine en el estante de una librería.

Si consigues que una editorial publique tu libro, ella se encargará de todo; se supone que el editor tiene experiencia y sabe qué es lo que mejor se vende. Pero si decides publicarlo por tus propios medios, tendrás que adoptar una serie de decisiones:

Formato. Muchas veces me pregunto por qué los libros que hay en el mercado presentan medidas tan variadas; los hay de todas las dimensiones y luego no hay forma de organizar con éxito tu biblioteca. Con lo cómodo que sería definir tres o cuatro formatos estándar… Un tamaño adecuado para una novela de unas 300 páginas podría ser 210 x 150 mm, es decir un DIN A5. Probablemente, conseguirás ahorrar papel, ya que es un formato que las imprentas utilizan habitualmente.

Extensión. Si eres nuevo en el oficio, te recomendaría que no te pases en la extensión de tu primera novela. Salvo excepciones, limítate a escribir 200 ó 250 páginas… nunca más de 300. Hay muchos lectores que se asustan cuando ven un libro gordote… yo, el primero. De no ser un autor consagrado o una obra apreciada, rara vez compro libros que tengan más de 300 páginas. Claro que aquí hay gustos para todo.

Tipo de letra. Utiliza un cuerpo de letra que sea fácil de leer. Tienes una multitud de tipos para elegir en tu ordenador. Yo me incliné por el Verdana 14 para escribir el texto en Word sobre DIN A4. Luego, al imprimir sobre hojas DIN A5, el tamaño se reduce y resulta cómodo para la mayoría de los lectores. Por cierto, entrega el original en formato Pdf, ya que el formato Word puede sufrir desajustes en la imprenta.

libro-gordote, autor-consagrado, diseñar-portada, ser-escritor, escritores-noveles, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-piePortada. Gástate algún dinero en diseñar una portada digna… aquí encontrarás algunas ideas. Ten en cuenta que es lo primero que va a ver el comprador. Tienes que impactarle de alguna forma, para conseguir que tome el libro en sus manos, lo hojee y lea la contraportada, en la que explicas el argumento.

Contraportada. Sirve para exponer la sinopsis del libro. Aquí tienes que hacer el mayor esfuerzo para obtener un mensaje claro, conciso y llamativo. Éste es el momento en que el cliente va a decidir si lo  adquiere o no. Se supone que nadie te conoce… tienes que convencerle con esas 5 ó 6 líneas. Tarea complicada.

Solapas. Te recomiendo que utilices solapas en la tapa. Es algo más caro, pero el libro es más consistente y se conserva mejor. En la solapa de la portada, puedes incorporar tu foto y una breve biografía. En la de la contraportada, la relación de libros que has escrito. Si es el primero, la dejas en blanco… no pasa nada. 

Papel. Lo normal es utilizar papel ahuesado de 80 gramos o mejor 90; no hay mucha diferencia de precio y siempre queda mejor.

Si te decides por subir el libro a la web y permitir su descarga a un e-reader, te sirve el mismo texto que has escrito en Word, pero aquí es indispensable transformarlo a formato Pdf o ePub. El primero es sencillo con un Pdf Creator. El segundo es más complicado. Hace una semana, ya escribí algo sobre este asunto.

Marketing para vender un libro

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 18-10-2010

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Todos sabemos que la mejor fórmula para vender un libro es que el autor sea conocido. Aunque hayas creado una obra notable, no creas que vas a conseguir colocarla en el mercado si no te das a conocer. Ahí está el secreto del éxito: Adquirir notoriedad, hacerte célebre es lo que importa. Y no sólo durante un periodo corto de tiempo por algún hecho puntual, sino de forma continuada… como los famosos que siempre están en primera línea y aparecen regularmente en las revistas del corazón. Es difícil, pero no imposible.

adquirir-notoriedad, Árbol de sinople, editar un libro, escritor aficionado, escritor consagrado, marketing para vender un libro, mataburros, morir-de-pie, ordoñana, publicar un libro, rincón literario, ser escritor, taller-de-escritura

Carlos Ruiz Zafón

El público adopta una actitud vehemente de adquirir un producto en el momento que lo identifica con una marca conocida ─en este caso, el nombre del escritor─, de la que percibe determinados valores fuertemente arraigados en su mente. En el otro extremo, ocurre lo contario: si nunca ha oído hablar de la marca ─del autor─, provoca de forma automática una sensación de rechazo difícil de superar.

Este talante es general para todo el mundo y se manifiesta de forma más acusada en productos de gran consumo y, muy especialmente, en la compra de un libro. Es muy difícil que una persona adquiera un libro expuesto en una estantería si no conoce de alguna forma al culpable. También sirve ─pero menos─ que el libro haya sido publicado por una editorial de prestigio, ya que eso mismo ayuda a realzar el título.

En sucesivos artículos, voy a intentar ofrecer algunas claves que ayudarán al autor anónimo que ha escrito su primera novela a publicar su libro, a conseguir que se venda o, cuando menos, a lograr que sea leído. Esto no sirve para el escritor consagrado, el que ya es conocido y tiene acuerdos de distribución con una editorial. Sólo sirve para el principiante, para el aficionado… sirve o puede servir. Porque no os hagáis ilusiones. No vais a obtener grandes resultados. Esto de la literatura es muy difícil y pocos son los elegidos, aunque ─es cierto─ algunos lo consiguen.

No voy a hacer otra cosa que aplicar los principios generales del Marketing, válidos para cualquier actividad, aplicado a este pequeño sector del libro. Y voy a tratar de exponer mi opinión sobre cada de los componentes que configuran los cuatro apartados clásicos que toda estrategia comercial debe tener en cuenta para tener éxito en el mercado:

  • Producto.
  • Precio.
  • Distribución.
  • Comunicación.

Todos y cada uno de esos componentes que vamos a ver aquí deben ser coherentes entre sí, pero diferentes en función del segmento de mercado que decidamos atacar. Por ejemplo, el precio de tu libro no puede ser el mismo si lo vendes en una librería o si lo pones en la web como un ebook, lo mismo que el formato. Trataré de explicarlo lo mejor que pueda.

¡Vamos allá!

El escritor jubilado y la Seguridad Social

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 18-09-2010

Tags : , , , , , , , , ,

Artículo actualizado el 21 de junio de 2012: “Pensión y derechos de autor son compatibles”

He de aclarar que mi último artículo “El escritor y la Seguridad Social” está enfocado al problema de los escritores jubilados que cobran una pensión de la Seguridad Social y no afecta para nada a los escritores aficionados que tienen un empleo en otra actividad ni a los escritores profesionales que viven del oficio.

Los primeros ya están cotizando por el trabajo que realizan y los segundos sí que tienen la obligación de cotizar en el Régimen de Autónomos, al tipo de 29,8% (26,50%, si renuncia a la cobertura por incapacidad temporal), pudiendo elegir la base entre un mínimo de 841,80 euros y un máximo de 3.198,00 euros (1.665,90 euros para mayores de 49 años).

Digo esto porque un par de amigos que también se dedican a escribir ya jubilados me han llamado un poco asustados tras haber leído el dicho artículo. Uno de ellos tiene publicados más de 20 libros, casi todos, por cuenta ajena, con lo cual tendría la obligación de darse de alta en el Régimen de Autónomos de la Seguridad Social, con la consiguiente pérdida de la pensión de jubilación que actualmente percibe y que le ha costado 40 años de cotización. Al menos, eso se desprende de la lectura fría de la legislación vigente…

Calma. Una cosa es lo que dice la Ley y otra su interpretación. Ningún tribunal sería capaz de quitar la pensión a un jubilado que dedica sus años postreros a cultivar una afición tan saludable y a aportar un saber acumulado durante toda una vida… eso sí, siempre que los ingresos que perciba no sobrepasen ciertos niveles, como es el caso de la mayoría de los que nos dedicamos a este menester. Al menos, ésta es mi humilde opinión. Si alguien discrepa, que lo diga.

El escritor y la Seguridad Social

Categoría (General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 09-09-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

Artículo actualizado el 21 de junio de 2012: “Pensión y derechos de autor son compatibles”

¿Tiene un escritor que darse de alta en Seguridad Social? En España, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos determina que quedan incluidos en su ámbito de aplicación los escritores profesionales de libros publicados por cuenta ajena, según decreto 3262/1970 de 29 de octubre por el que se regula el Régimen de Seguridad Social de los escritores de libros, publicado en el B.O.E. de 17 de noviembre de 1970.

¿Pero qué se entiende por escritor profesional? La profesionalización viene determinada por las siguientes causas:

1.- La publicación por cuenta ajena y en ediciones comerciales españolas de cinco libros distintos, como mínimo.

2.- O, alternativamente, haber percibido de una o más empresas editoriales españolas, en concepto de liquidación de derechos de autor o en el de premio, una suma no inferior a 150.000 pesetas, es decir, unos 900 €.

3.- Se entenderá por libro, a los efectos indicados, los que tengan tal carácter, de conformidad con la legislación vigente en la materia (Instituto Nacional del Libro) y sean obras de creación de carácter imaginativo, de los géneros de novela, ensayo, poesía o teatro editado, en los que la aportación del autor consista en un original completo debido a su iniciativa y sea realizado totalmente por él.

4.- A efectos de lo establecido en el apartado anterior, no se computarán los libros cuya edición haya sido financiada por su propio autor o cuya tirada sea inferior a 500 ejemplares, si se trata de obras poéticas, o a dos mil, si se trata de obras de otro género.

5.- La disposición transitoria segunda del citado decreto, en su página 18611, hace referencia a los escritores mayores de 65 años, de difícil interpretación.

Es increíble que, en 2010, esté vigente una ley del año 1970 habida cuenta que, en aquella época, los escritores profesionales tenían que estar incorporados a alguna de las entidades asociativas profesionales que había homologado el Ministerio de Trabajo.

Un consejo práctico: Olvídate del tema… a menos que hayas obtenido  un importante éxito editorial, en cuyo caso consulta a un experto.

Obligaciones fiscales de un editor II

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 30-08-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

Claro que también puedes vender tu libro sin darte de alta en Hacienda. Es una actividad ilegal, pero no creo que sea un delito, si lo que pretendes es hacer una tirada de 200-300 ejemplares y venderlos en un entorno próximo. No se trata de evadir impuestos ─es casi seguro que vas a perder dinero─ sino de simplificar las cosas, incluso para Hacienda. Maldita la gracia que le hará al funcionario de turno dedicar unas cuantas horas de su tiempo a controlar la declaración de un negocio que apenas factura mil euros al año…

Un buen objetivo para un autor desconocido que ha escrito su primera novela es vender 200 ejemplares. Si te decides por la autoedición, podrías hacer un pedido de 300 libros, pensando que 100 se te pueden ir en obsequios a amigos y familiares, entregas a la prensa… a algunas instituciones. Esta tirada te va a costar algo así como 1.300 € (para un libro de menos de 300 páginas en formato DIN A5), a los que tendrás que añadir otros gastos (es importante el diseño de una portada decente) que pueden elevar la inversión hasta los 2.000 €.

Eso quiere decir que, para quedar empate, tienes que ser capaz de vender los 200 ejemplares a un precio medio neto de 10 €. Como tendrás que conceder algunos descuentos ─las librerías trabajan con un 30% de margen─,  el precio de venta al público podría ser de 13 €, un importe razonable que no va a asustar a nadie.

Mas ¿cómo vender esos 200 ejemplares? Puedes hacerlo entre familiares y amigos y a través de librerías pequeñas o quioscos de prensa. También si eres capaz de que alguna institución local organice un acto de presentación de tu libro u otro evento promocional, el público asistente te puede comprar el libro en mano al terminar la charla, para lo cual es bueno ofrecer un pequeño descuento promocional (diez euros, por ejemplo). También puedes anunciar tu novela a través de una página web. Más adelante, escribiré un par de artículos sobre cómo promocionarte en la red.

Has de tener en cuenta que, si no te das de alta en Hacienda, no estás autorizado a emitir facturas, con lo cual tendrás cerrada la venta a instituciones y librerías importantes, aunque ya encontrarás alguna solución a través de entidades intermediarias, siempre que hablemos de cantidades pequeñas. Quiero matizar que no se trata de engañar al fisco, sino de hacer fáciles las cosas.

Página 10 de 12« Primera...89101112