La descripción

Categoría (General, Taller literario) por Ana Merino y Ane Mayoz el 09-12-2015

Tags : , , , ,

Todo escritor se sirve alguna vez del hecho descriptivo. Aunque puede parecer sencillo, dibujar con palabras, es necesario ser consciente de que además de hacérselo ver al que está leyendo debe provocar en él una impresión. Por esto, quien maneja la descripción engancha al lector.

Consiste en explicar, detalladamente, las cualidades y características de un objeto, de un paisaje, de una persona o de un sentimiento. Suele paralizar la acción; de ahí su visión estática de la realidad.

Para conseguir que alguien vea lo que lee, es preciso que, con anterioridad, el escritor lo haya visto bien. Dicho de otro modo: la observación es la condición previa de la descripción. Pero observar es algo más que mirar. Es mirar fijándose en lo que se ve; es concentrar la atención. Este hecho comprende el ejercicio de los cinco sentidos corporales: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Mediante la técnica descriptiva se reflejan las sensaciones recibidas de los objetos y de la realidad viva y, a su vez, se asocia con el espacio. Read the rest of this entry »

La narración

Categoría (General, Taller literario) por Ana Merino y Ane Mayoz el 13-11-2015

Tags : , , , , ,

Narrar es contar una o varias acciones. Éstas pueden reflejarse en una escena compleja y, también, en un encadenamiento de escenas. La narración se considera como un relato de hechos, reales o imaginarios, donde varios personajes participan en los sucesos y circunstancias que se van produciendo en el desarrollo. Aunque está marcada, principalmente, por la acción, suele combinarse con el diálogo. Y cuando se caracteriza a los personajes o se pintan los ambientes o las situaciones en que discurre la acción, se introduce la descripción.

301.- La narración

Hay que contar hechos o sucesos con habilidad, con el fin de que se mantenga constantemente la atención del lector. En la narración se busca, ante todo, el interés del que lo lee, de ahí que esté marcada por cierto dinamismo. Importan los hechos esenciales, no los detalles ni las puntualizaciones excesivas. Así la acción avanza con rapidez. Para ello hay que arrancar bien; el principio, el buen comienzo es esencial en toda narración. Es necesario evitar los principios blandos, explicativos, lentos…  Conviene buscar desde la primera línea, un hecho, una idea, una escena o un dato significativos que atraigan la atención.

A su vez, en la narración hay un predominio del verbo y de los pronombres como indicadores de referencia contextual y situacional. Dentro de las formas verbales, se da prioridad al tiempo pasado. Por el proceso dinámico que contiene, prevalecen los verbos sobre los adjetivos y sustantivos.

 

El tiempo narrativo

Categoría (General, Taller literario) por Ana Merino y Ane Mayoz el 06-10-2015

Tags : , , , ,

Un relato se puede plantear como una serie de hechos que ocurren a lo largo de la vida de dos o tres generaciones de personas o bien como historias que suceden en unos días o en unas horas. Suponiendo que en ambos casos la extensión sea aproximadamente  la misma, habrá gran desproporción entre el tiempo que pasa y las páginas que dedicas a narrarlo.

Sabemos que existe el tiempo objetivo, pero escribimos según el tiempo subjetivo, el que exige el relato. El tiempo objetivo o tiempo cronológico es el que marcan el reloj y los calendarios. El tiempo subjetivo, por el contrario, se define como la percepción que de ese tiempo tienen los personajes (horas que se hacen  eternas o días que pasan como un soplo). Por lo tanto, existe un tiempo lógico, pero el escritor, de acuerdo a las necesidades del relato, lo fragmenta, lo tergiversa, lo transforma.

En la narración del XIX, para expresar este tiempo subjetivo, se utilizaban fórmulas como: “el minuto de espera se me hizo un siglo”. En la narración actual se amontonan en un periodo muy corto una serie de vivencias,  recuerdos, deseos…; realmente parece que pasa un siglo respecto a lo que va a ocurrir a continuación. Esto se consigue con la técnica del monólogo interior; a través de la superposición de planos temporales el autor habla —sin casi distinguirlos— de recuerdos del pasado, de sucesos presentes que se entienden gracias a hechos pasados…

A la hora de escoger uno u otro tiempo, no se puede dejar la elección al azar, sino que depende del punto de vista y de la estructura escogidos. Por ejemplo: no tiene sentido una visión objetiva del tiempo en un monólogo interior. Ni es compatible una estructura totalmente lineal con la visión subjetiva. Es decir, si hay un narrador omnisciente y una estructura lineal, el tiempo tenderá a ser objetivo.

El espacio narrativo

Categoría (General, Taller literario) por Ana Merino y Ane Mayoz el 05-09-2015

Tags : , , , ,

El espacio es uno de los componentes esenciales de cualquier relato. Debe ser creíble, coherente con el resto de los elementos, necesario, significativo y no tópico. Por ello, a la hora de describirlo, hay que tener en cuenta dónde se desarrolla la acción, en qué época se sitúa y qué personajes forman parte de ella.

Describir con eficacia equivale a describir todo aquello que el lector necesita para comprender la historia y para situarse en ella. Es decir, si se habla de un mundo especial en el que todo es diferente, y no se describe lo especial ni lo diferente, el relato carecerá de fuerza. Pero si se describe indiscriminada y minuciosamente aquello que no modifica los hechos, lo prescindible, se desvía la atención del centro principal, en lugar de potenciarlo. Read the rest of this entry »

Talleres literarios. ¿Escuelas de escritores?

Categoría (El oficio de escribir, General, Taller literario) por Manu de Ordoñana, Ana Merino y Ane Mayoz el 28-07-2015

Tags : , , , , ,

Mucho se habla últimamente de los talleres de escritura que tanto han proliferado (existen en todos los barrios)  bajo denominaciones diferentes. Y se cuestiona si sirven para enseñar a escribir, si habría que convertir la materia que imparten en título universitario. ¿Vale la pena pagarle a un experto para aprender a escribir? El escritor Hanif Kureishi, autor de “El buda de los suburbios” declaró el año pasado en el festival literario en Bath (Reino Unido) que pagar dinero para aprender a escribir era un absurdo y que para eso sólo hacía falta leer buena literatura.

Antes de nada, vamos a conocer su origen. Fue nada menos que en 1936 cuando se fraguó todo en el Iowa Writers Workshop. Aquí se encuentran las bases de las escuelas de escritura creativa o talleres literarios que se conocen hoy en día.  De ahí que, en Estados Unidos la enseñanza literaria hace ya tiempo que se ubica dentro del marco universitario. A América Latina (Chile y Argentina, en concreto) llegó en los años 70 y escritores como el chileno José Donoso, se encargaron de que aterrizara en Barcelona: primer destino en la península una década después. Read the rest of this entry »

Los personajes de una novela

Categoría (General, Taller literario) por Ana Merino y Ane Mayoz el 06-07-2015

Tags : , , , , ,

Los personajes dan sentido a todos los demás aspectos que conforman el relato. Son seres ficticios a los que hay que otorgar un nombre, un físico y una personalidad para que sean verosímiles.

Es posible inventar uno como si fuera la expresión de una realidad abstracta. Por ejemplo: paz, fraternidad… Así surge un personaje simbólico e interesa por el valor que encarna, no por su propia personalidad. Otra forma de crear un personaje es a través de la realidad externa. Esto es, siendo la reproducción fotográfica de un ser real o únicamente escogiendo unos rasgos que se toman de un determinado modelo. En ocasiones, el mismo autor aporta características propias de su personalidad al personaje de su historia (puede ser lo que no es y más o menos secretamente ambiciona). Read the rest of this entry »

Página 4 de 6« Primera...23456