El escritor y la era pirata

Categoría (General) por Manu de Ordoñana el 25-04-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

El “Diario de Noticias” publicaba el pasado viernes 22 de abril de 2011 un interesante artículo firmado por Paula Echeverría en el que nueve escritores navarros opinan sobre la situación actual del escritor, del cual hemos seleccionado el apartado correspondiente a los derechos de autor. Éste es el texto:

Sólo el 10% del precio de un libro acaba, en teoría, en el bolsillo de su autor. Una remuneración que, según Epaltza, “ronda lo ridículo”. “La gran paradoja del arte es que la riqueza económica que ésta genera revierte mayoritariamente en gremios sin relación con la actividad cultural. En el caso del libro, el distribuidor se lleva un 45% del precio del mismo. El librero, un 30%. El editor un 15-20%. Y el autor, un 8-10%. Sólo si el libro goza de un apoyo mayoritario del público, ese 8-10% puede llegar a reportar algo de dinero al autor. ¿Es esto justo?”, se pregunta Roberto Valencia. “El Ministerio de Industria y el de Economía dirán que sí: para el bien común es preferible alimentar cuatro profesiones que una. El problema es que este criterio castiga la especificidad del artista, el carácter único de lo que hace, y premia el trabajo homologado por el sistema: la venta de objetos ─libros─ en negocios estandarizados, su distribución o su edición”, añade.

La figura del autor literario “está económicamente devaluada”, en palabras de Alvira. Aunque Chivite opina que los pocos escritores que logran vivir de su oficio sí son y se sienten valorados: “Hoy nadie te da dinero porque sí. Inténtalo, ya verás como no”. A Marina Aoiz ni le interesa ni le perturba la cuestión económica. “Escribo por el placer de ejercer la libertad expresiva”, dice. Y ante el desaliento, añade Reyes Calderón, “nos salva un simple e-mail, una palabra de aliento en una firma de libros o por la calle”. Josetxo Azkona, que escribe en lengua vasca y primordialmente cultiva la poesía, se sitúa entre los autores “puramente vocacionales”. Y es que, resume Patxi Irurzun, “la mayoría de los escritores no viven de su pluma, pero también es cierto que la mayoría no están en esto por dinero. Y eso es lo que debe dar el verdadero prestigio y reconocimiento al autor”.

 

Escribe aquí tu comentario