El Mataburros. El haya es una madera

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 25-03-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

La mañana del domingo es para mí uno de los momentos más agradables de la semana. A primera hora voy a nadar un rato a la piscina. Luego compro dos periódicos (uno de ámbito regional y otro nacional) y vuelvo a casa. Me hago una café y me siento a leer la prensa. En ese menester estaba el pasado domingo, indignado con el crimen de Amaia Azkue, una mujer de 39 años, natural de Orio y vecina de Getaria, casada y con dos hijas, cuyo cadáver apareció flotando en las aguas de un pantano, atada de pies y manos y con signos evidentes de haber recibido una brutal paliza.

Bajo el título “Vecinos de Azpeitia aseguran haber visto al asesino de Amaia”, el periodista escribía lo siguiente en el Noticias de Giupuzkoa del 20 de mayo de 2011: “… agentes de paisano tomaron huellas del cajero de una entidad bancaria de Zarautz, al parecer, con el fin de recabar pruebas que podrían guardar relación con los movimientos del presunto autor del crimen. El caso se haya bajo secreto de sumario”.

No es la primera vez que descubro el uso incorrecto del presente del subjuntivo del verbo haber, en lugar del presente de indicativo del de hallar. Es un error que se comete con harta frecuencia en muchos foros abiertos en Internet y hasta en algún medio escrito de comunicación. Hallar es dar con alguien o algo que se busca, descubrir la verdad de algo o estar en cierto estado. Bajo esta tercera acepción, el cronista debería de haber escrito: “El caso se halla bajo secreto de sumario”.

El caso contrario es menos habitual. Aun así, El Pais se permitió el desliz ─aunque de esto hace ya algún tiempo─ en un artículo aparecido el 11/01/2002 en sus páginas deportivas, en las que anunciaba que Gaddafi quería comprar el 20% del equipo de fútbol “La Juventus” de Turín: “El dirigente lamentó la marcha al Real Madrid del centrocampista francés de origen argelino Zidane. Es una lástima que se halla ido, me apena que se marchase un árabe y un musulmán como yo”. Hoy también se estará lamentando, pero por la situación en que se halla… aunque quizá ya se haya ido, cuando el lector lea estas líneas.

Escribe aquí tu comentario