Guía para escribir un relato de terror

Categoría (Consejos para escritores, General) por Manu de Ordoñana, Ana Merino y Ane Mayoz el 12-03-2018

Tags : , , ,

El terror es una emoción que experimentamos cuando nos sentimos amenazados por un peligro que desafía nuestra propia integridad. Este sentimiento intenta causar el escritor en los lectores que leen un relato de este tipo; una emoción que se adentra dentro de ellos, los persigue y no los abandona ni durmiendo.

He aquí la Guía de Oro para escribir un relato de terror que, con fecha 2 de octubre de 2013, publicó en su blog la Asociación de Escritores Noveles.

1.- Argumento sólido, personajes bien caracterizados, un escenario creíble y una dosis indispensable de intriga son las herramientas para construir una convincente historia de terror. Pero, ¿cómo utilizar estas herramientas para lo que queremos crear?

2.- El terror en lo cotidiano. Para generar una mayor sensación de miedo es mejor emplear elementos próximos, cotidianos. De esta manera, el lector reconocerá con mayor facilidad la situación, le parecerá más familiar, más próxima. ¿Qué pasaría si aparece una mancha extraña en una pared de nuestro piso? ¿Y si esa mancha tiene vida propia? ¿Y si al tocarla…?

3.- Utilizar un narrador protagonista, en primera persona. Así el lector irá percibiendo los hechos directamente, experimentará lo mismo que el personaje; su angustia, sus nervios… irán creciendo al lado de los del narrador.

4.- Un final abierto, manteniendo el miedo una vez terminada la lectura, para que su fuerza siga acechando al lector. El mal persiste…

5.- No revelar la amenaza hasta que la narración esté avanzada. Dosificar la información es una norma básica de la intriga, todo debe estar dispuesto para la sorpresa final.

6.- Elegir bien el léxico. Utilizar adjetivos que refuercen la acción y acompañen la atmósfera que hemos creado.

7.- La descripción tiene un papel importante en este género: personajes, situación, espacios, atmósfera.

8.- El componente psicológico, capaz de transformar algo cotidiano en macabro, el placer en… pánico.

Escribe aquí tu comentario