Hacer una edición electrónica y colgarlo en la red

Categoría (El libro digital, General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 12-03-2010

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Ésta es una opción que un escritor diletante no puede desechar. Es más, yo diría que, en el futuro, ésta va a ser la gran oportunidad para los autores que no pretendemos hacernos ricos… que sólo queremos que nuestra novela sea leída. La necesidad de crear fantasía está por encima del mero interés pecuniario… de dar rienda suelta a nuestra imaginación… de dar vida a los personajes que llevamos dentro  y… ¿por qué no?… de satisfacer nuestra pequeña vanidad cuando acariciamos con nuestras manos el libro que hemos publicado.

Si para las editoriales y los autores consagrados, la edición electrónica y su difusión por Internet es una amenaza severa, para nosotros, los diletantes, puede ser una ocasión favorable para darnos a conocer sin gastar dinero… o muy poco.

En próximos artículos, voy a intentar explicar en qué consiste este universo de posibilidades, pero primero conviene que todos sepamos  qué es un libro electrónico.

Dispositivos de lectura o e-readers

Los e-readers son dispositivos de lectura especialmente preparados para leer textos en una pantalla plana de fácil manejo. Funciona igual que un ordenador portátil, pero su tamaño es de 18 x 13 cms, su espesor, de unos 10 mm y su peso, en torno a 200 gramos. Hay proyectos para conseguir que la pantalla pueda plegarse, con lo cual, en el futuro, se podría llevar en el bolsillo de la camisa.descarga gratuita, dispositivos de lectura, edicion electronica, libro digital, ser-escritor, escritores-noveles,

Su capacidad de memoria permite albergar miles de libros que se han descargado antes desde la web. Su funcionamiento es muy cómodo. Dispone de un pequeño teclado que permite seleccionar el libro de la biblioteca interna, visualizar la página deseada y pasar a la siguiente pulsando una tecla.

Si bien la pantalla de un ordenado fatiga la vista, la lectura en los e-readers cansa mucho menos, con lo cual el libro, en su concepción actual, tiene un futuro bastante complicado. Hoy se pueden encontrar en Internet miles de libros gratuitos, unos legales –por haber  prescrito la propiedad intelectual a los setenta años de la muerte del autor─ y otros ilegales, digitalizados por procedimientos cada vez más sofisticados e incorporados a la red por personas particulares. Se estima que Google Books dispone de un biblioteca de más siete millones de libros que se pueden descargar de forma gratuita.

El advenimiento del e-book o libro digital parece inevitable, a no ser que el mundo editorial cambie su orientación y adopte medidas para defender su negocio. Otro problema es la protección de la propiedad intelectual de los escritores, aunque se me ocurre que la batalla legal está perdida para ellos… para nosotros. Si como ocurre con las obras musicales, puedes encontrar en la red el último “bestseller” escaneado por un cibernauta aficionado y bajarlo gratis a tu ordenador y de allí al ipod… ¿por qué no hacer lo mismo con los libros? ¿Qué recursos tiene la justicia para perseguir tales desmanes?

No lo dudes… dentro de unos pocos años, vas a poder encontrar cualquier libro en la red… te lo vas a poder bajar a tu ordenador… y de allí a tu e-reader que, para entonces, costará no más de 100 €.

Por si acaso, una advertencia. Todavía no es el momento de comprar ninguno de los dispositivos de lectura que hay en el mercado. Son caros ─alrededor de 300 €─ y no se sabe cuál va a ser la tecnología dominante y el software que se va a imponer. Hay muchos intereses en juego y están ahí todos los grandes. Hay que esperar un año o quizá algo más.

Escribe aquí tu comentario