Mikel Alvira. Recetas mágicas para hacer una novela

Categoría (Consejos para escritores, General) por Manu de Ordoñana el 31-03-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

Mikel Alvira

Dentro de las VIII Jornadas Literarias Barakaldo Hitza, Mikel Alvira pronunció anteayer en el Centro Cívico Clara Campoamor de Barakaldo una conferencia bajo el título “Recetas mágicas para hacer una novela“. El escritor bilbaino ha participado en la realización del documental Barakaldo Inmemorial con la firma del cineasta Iñaki Arteta y ha escrito varias novelas; las dos últimas son las más conocidas:

–      El silencio de las hayas (2009).

–      Cuarenta días de mayo (2010).

Con estilo desenfadado y lenguaje festivo, Mikel Alvira nos ofreció un resumen de su experiencia como narrador, dirigido a aquellos escritores noveles que quieran iniciarse en el oficio. He aquí algunas de sus recomendaciones:

  • El mensaje. Lo primero de todo es saber lo que quieres contar, el mensaje que quieres transmitir. Ha de ser breve y conciso: se ha de describir en una o dos frases.
  • La historia. Para transmitir ese mensaje, necesitas adornarlo. Para ello, hay que seleccionar una historia… una historia consistente y, al mismo tiempo, convincente. Una historia que te enamore, en la que te sientas a gusto, como pez en el agua. Pero tienes que descubrir cuál es la pecera que más te conviene, la que más se adapta a tu carácter. Si, por ejemplo, decides escribir novela histórica, porque sabes que se vende bien y no has leído ninguna novela histórica en tu vida… apaga y vámonos.
  • La estructura. Luego tienes que definir la estructura de la novela: tipo de narrador, el espacio, el tiempo… todas esas cosas que se aprenden en un curso de creación literaria.
  • La dimensión. Es también importante establecer de antemano la dimensión de la novela. Si un escritor te dice que quería hacer una novela de unas 250 paginas y le han salido 600, lo más probable es que le sobren 400.
  • Los personajes. Ahora tienes que pensar en los personajes. Todos ellos han de ser creíbles y te tienes que identificar con todos ellos, entender su forma de ser para que su comportamiento sea coherente.
  • Sentir emoción. Ya tenemos los mimbres para hacer la novela: ya te puedes sentar a escribir. Pero ¡Cuidado! Te falta una cosa: emocionarte, enamorarte de lo que vas a hacer y dejarte llevar. Hay muchos manuales que te explican cómo hay que escribir una novela, pero si no sientes emoción, la vida no vale nada. Tienes que vivir la historia, ponerte en el pellejo de los personajes, sufrir y padecer como ellos… sentir las mariposas.
  • Errar es humano. Hay que ser capaz de tropezar. Si no te encuentras a gusto con lo que estás haciendo, déjalo y empieza otra cosa… no pasa nada. Esto es bastante difícil y aquí necesitas una buena dosis de autocrítica.
  • Tener paciencia. Escribir una novela es trabajo arduo que lleva tiempo. Si te has decidido a ello, sé constante e imponte una disciplina. No abandones la tarea por periodos largos, no desenganches… si puedes, escribe todos los días, aunque sólo sea un párrafo.
  • Mimar el estilo. Cuida la sintaxis, respeta las normas gramaticales y no cometas faltas de ortografía. Es lo menos que se le puede pedir a un escritor. Si no te consideras preparada, aprende. No es difícil encontrar algún curso que se adapte a tu perfil… incluso por Internet. Por preciosa que sea la historia, por sublime que sea el mensaje, por pintorescos que sean los personajes, si el estilo no es preciso, tu magnífica novela no tendrá recompensa.

Escribe aquí tu comentario

Comentarios: