Obligaciones fiscales de un editor II

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 30-08-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

Claro que también puedes vender tu libro sin darte de alta en Hacienda. Es una actividad ilegal, pero no creo que sea un delito, si lo que pretendes es hacer una tirada de 200-300 ejemplares y venderlos en un entorno próximo. No se trata de evadir impuestos ─es casi seguro que vas a perder dinero─ sino de simplificar las cosas, incluso para Hacienda. Maldita la gracia que le hará al funcionario de turno dedicar unas cuantas horas de su tiempo a controlar la declaración de un negocio que apenas factura mil euros al año…

Un buen objetivo para un autor desconocido que ha escrito su primera novela es vender 200 ejemplares. Si te decides por la autoedición, podrías hacer un pedido de 300 libros, pensando que 100 se te pueden ir en obsequios a amigos y familiares, entregas a la prensa… a algunas instituciones. Esta tirada te va a costar algo así como 1.300 € (para un libro de menos de 300 páginas en formato DIN A5), a los que tendrás que añadir otros gastos (es importante el diseño de una portada decente) que pueden elevar la inversión hasta los 2.000 €.

Eso quiere decir que, para quedar empate, tienes que ser capaz de vender los 200 ejemplares a un precio medio neto de 10 €. Como tendrás que conceder algunos descuentos ─las librerías trabajan con un 30% de margen─,  el precio de venta al público podría ser de 13 €, un importe razonable que no va a asustar a nadie.

Mas ¿cómo vender esos 200 ejemplares? Puedes hacerlo entre familiares y amigos y a través de librerías pequeñas o quioscos de prensa. También si eres capaz de que alguna institución local organice un acto de presentación de tu libro u otro evento promocional, el público asistente te puede comprar el libro en mano al terminar la charla, para lo cual es bueno ofrecer un pequeño descuento promocional (diez euros, por ejemplo). También puedes anunciar tu novela a través de una página web. Más adelante, escribiré un par de artículos sobre cómo promocionarte en la red.

Has de tener en cuenta que, si no te das de alta en Hacienda, no estás autorizado a emitir facturas, con lo cual tendrás cerrada la venta a instituciones y librerías importantes, aunque ya encontrarás alguna solución a través de entidades intermediarias, siempre que hablemos de cantidades pequeñas. Quiero matizar que no se trata de engañar al fisco, sino de hacer fáciles las cosas.

Escribe aquí tu comentario