La propiedad intelectual en España (2)

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 09-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Salvo los libertarios ─¿son unos pocos o son más de lo que creemos?─, la mayoría de la gente admite la propiedad intelectual que corresponde al creador de un bien cultural, de la misma forma que reconoce la propiedad industrial o la propiedad de una vivienda. No creo yo que se pueda discutir este privilegio.

canon-digital, formato-digital,cultura-bien-público, propiedad-intelectual, ser-escritor, escritores-noveles, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-literario, publicar-un-libro, morir-de-pieEl problema surge cuando vamos de compras. El día de Reyes, quise yo regalar un libro a mi hijo, concretamente, “La caída de los Gigantes”, de Kent Follet (Plaza y Janés 2010). Me acerqué la víspera a una librería y pregunté su precio. Me quedé alelado… 24,90 €. Se lo había prometido y no tuve más remedio que comprarlo, con harto disgusto y no menos mengua.

Nadie pone en tela de juicio el derecho que tiene Ken Follet a recibir  un canon por la venta de su libro. Lo que sí se puede objetar es la cuantía… o al menos, el margen que obtiene la cadena de intermediación. Es probable que el coste de producción del libro no haya rebasado los 4 €. De ahí a los 20 que paga el librero (le hacen un descuento del 20%), quedan 16 para retribuir al escritor, al editor y al distribuidor. Demasiado…

Por curiosidad, cuando regresé a casa, me metí en Internet y accedí al portal casadellibro.com para ver a qué precio se podía comprar el libro en Internet. En papel, el mismo precio que en la librería +  gastos de envío. Y en formato digital, 16,99 €. Más que demasiado, para un proceso de coste CERO…

Y aquí sí me sirve el argumento de que la cultura es un bien público y ha de ser accesible a todos los públicos. No me opongo a aportar mi óbolo para retribuir a un escritor que vive de su profesión. Lo que sí me opongo es a pagar un precio abusivo que, probablemente, beneficia más a los intermediarios que al creador de la obra.

Alguien me puede recordar que vivimos en una economía de mercado y que cada agente tiene la potestad de fijar el precio que le dé la gana al producto que fabrica. De acuerdo… aunque no estoy yo muy seguro de que se respete aquí la libre competencia, principio esencial en que se funda esa doctrina. ¿No estamos quizá ante un oligopolio que te obliga a pasar por el aro? Pues olvídate de Ken Follet y compra otro libro más barato, podrá argüir alguno. Sí, pero mi hijo quiere leer “La caída de los Gigantes”. Pues entonces paga los veinticinco euritos. Vale. ¿No podrías utilizar el mismo argumento cuando vas a comprar un coche y te has de conformar con un utilitario cuando a ti te gustaría conducir un Mercedes? Sí, que sí, que tienes razón, pero…

En la medida en que estemos obligados a pagar 25 euros por un libro en papel ─no encontrarás un bestseller por menos de 22 €─ o 17 por bajarlo a tu tablet en edición digital, estaré más cerca de lo que piensan los libertarios que de lo que hacen los patronos.

El Mataburros

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 06-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Mataburros es un término que se utiliza en Argentina para desinar el diccionario. Bajo ese título, iniciamos una nueva sección que pretende alertar sobre barbarismos y palabras o expresiones incorrectas o mal empleadas que utilizan habitualmente los medios de comunicación, para ser analizadas y discutidas por los amantes de las letras que visitan esta página. En ese sentido, pedimos la participación de todo aquel que tenga algo que aportar, algo que opinar sobre los malos usos del lenguaje, con objeto de despertar la conciencia del público y evitar la adopción de vocablos inexactos o no deseados.

Como punto de referencia, utilizaremos el criterio de la Real Academia Española, cuyo objeto es procurar las normas que regulan la lengua española, siendo su principal tarea mantener el léxico a través de un diccionario, el DRAE, que se actualiza periódicamente.

Me consta que hay algunos estamentos que cuestionan la existencia de un organismo regulador que vele por la pureza de la lengua. Yo mismo puedo incluirme en esa corriente, cuando veo algunos de los desaguisados que la RAE ha consentido (mi retina se irrita cuando ve escrita la palabra “güisqui”). Pero el ente está ahí y más nos vale confiar en su juicio certero y en su capacidad para aunar voluntades, a fin de aviar un repertorio común que sirva para que todos los hispanohablantes nos entendamos en la lengua que tantas obras maestras ha producido a lo largo de la historia. Respetemos su parecer. Amén.

 

 

La propiedad intelectual en España (1)

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 04-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

La aprobación en el Congreso de la nueva Ley de Propiedad Intelectual en España está creando una fuerte controversia entre las dos partes implicadas en la contienda:

  • Desde la perspectiva del consumidor, los que invocan la libertad de expresión y defienden la descarga gratuita de contenidos en la red, sin restricción alguna. Son los libertarios.
  • Desde la perspectiva del productor, los que alegan el derecho del autor a proteger su obra y a percibir el emolumento que ellos establecen para su difusión. Son los patronos.

bloquear-paginas-web, descarga-gratuita-contenidos, propiedad-intelectual-España, todo-gratis, barra-libre,  ser-escritor, escritor-debutante, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-literario, publicar-un-libro, morir-de-pieAunque entre los jóvenes de 15 a 25 años, se ha generado una corriente de pensamiento que justifica la “barra libre”, la mayoría de los ciudadanos pensamos que la cultura no debe de ser gratis y que es preciso y conveniente remunerar a los creadores, aunque luego podamos discrepar en el cuánto y en el a quién.

El problema es que cuando se redactó la actual Ley de Propiedad Intelectual, no existía Internet y la cultura se comercializaba en un soporte físico: un libro, un video, un disco de vinilo, una cinta o un CD. Así, los internautas son capaces hoy de bajar gratis en la red cualquier libro, obra musical o película, lo que ha reducido notablemente los ingresos de editoriales, compañías discográficas y distribuidoras. La Ley sigue vigente y los jueces consideran que la descarga gratuita no es un delito, si quien lo hace no persigue el lucro personal

¿Qué pretende ahora el legislador? Pues ni más ni menos que aprobar una ley que permita bloquear páginas web que facilitan la descarga gratuita de contenidos no autorizados para cuya explotación carecen de licencia, con objeto de evitar la piratería y acabar con la filosofía del “todo gratis” en Internet.

La clave está en las garantías judiciales que establezca la ley para la clausura de esas páginas web y en cómo impedir el aluvión de enlaces que abren la puerta a bajar de bóbilis películas, música, libros o series de televisión sujetas a derechos de autor, al día siguiente de su estreno.

Como la polémica está servida y las posiciones enfrentadas, en próximos artículos vamos a intentar reflexionar sobre el problema que se plantea y buscar puntos de encuentro para respetar los derechos de los internautas y, al mismo tiempo, asegurar una remuneración digna a los diferentes escalones de la industria cultural que ponen a nuestro alcance el disfrute de sus composiciones.

La venta de tu libro por Internet

Categoría (General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 31-12-2010

Tags : , , , , , , , , , ,

Hemos visto los canales de distribución tradicionales que puedes utilizar para vender el libro que has publicado por tus propios medios. Tienes todavía otro recurso que te puede ayudar a colocar unos cuantos ejemplares. Me refiero a la venta por Internet.

Para ello, tienes dos caminos. El primero es crear tu propia página web y ofrecer al internauta la posibilidad de comprar tu libro mediante un formulario en el que el cliente te proporciona sus coordenadas para que tú se lo envíes por correo. Como ya me he referido a este procedimiento en artículos anteriores, no voy a extenderme más sobre él. Si alguien quiere más información, no tiene más que investigar el contenido de este sitio.

El segundo camino es encontrar alguna plataforma que te permita anunciar tu libro en Internet y al cliente, incluso siendo inexperto en la red, pedirlo de forma sencilla. Hay muchos portales que ofrecen este servicio. El mayor de todos ellos es ebay, pero tiene el inconveniente de no ser un especialista, ya que en su sitio, puedes encontrar infinidad de artículos de todo tipo. Pero veamos cómo funciona:

Pincha en http://www.ebayanuncios.es/ebay/ y entrarás en su página principal. A la izquierda, aparecen las categorías. Seleccionas libros y de nuevo libros, con lo cual aparece un listado de 9889 ofertas, que todavía puedes reducir filtrando por precio, autor, lugar donde está ubicado el producto, etc. Suele haber dos fórmulas para adquirirlo: a precio fijo o mediante subasta. En este segundo caso, tienes que pujar y esperar hasta el plazo de cierre para saber si has ganado. No es complicado.

Esto que acabamos de ver es para comprar un libro. Como tú lo que quieres es vender, tendrías que registrarte en ebay y seguir el proceso indicado, eligiendo la opción de precio fijo (la subasta es más interesante cuando tienes un lote único para vender). Verás que te comprometes a enviar el artículo directamente al comprador y a seguir un protocolo que parece razonable.

Hay muchos portales que permiten a los particulares anunciar artículos. Pero a mí se me ocurre que para vender tu libro, sería más conveniente conectar con una plataforma especializada… aunque nunca se sabe… es cuestión de probar. El problema es que no hay muchas. Los especialistas en la venta de libros por Internet pertenecen a librerías y editoriales y no admiten las obras editadas por los propios autores. Hace unos meses, yo me dirigí a Casa del Libro con el propósito de incorporar mi novela a su librería… me contestaron muy amablemente que ese portal, por ahora, está limitado a los profesionales del sector y no está abierto a particulares. Una pena…

La distribución de un libro (2)

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 24-12-2010

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Nuevas formas de venta de un libro, complementarias a las que expusimos en el artículo anterior:

Venta directa a particulares. Hablar con familiares, amigos, conocidos y hacerles un pequeño descuento. Es otra vía, pero se agota pronto…. aunque si tienes capacidad para relacionarte, puedes llegar a vender unos cuantos. Incluso, puedes pedir ayuda a algún compañero para que te promocione la novela y la venda a sus amistades.

Venta directa a instituciones. En ciertos casos, es posible vender un buen puñado de ejemplares a determinadas instituciones que tengan algún tipo de relación con el contenido de tu obra. Por ejemplo, si has escrito novela histórica, la puedes ofrecer a casas de cultura de los municipios en los que desarrolla la acción o parte de ella. Lo mismo a instituciones y asociaciones culturales relacionadas.

También te puedes dirigir a las bibliotecas de tu provincia o comunidad autónoma, mediante una carta de presentación explicando el argumento y proponiendo que, si tienen interés en incorporar tu título a su librería, les puedes enviar el libro por correo y pago contra reembolso o mediante transferencia bancaria. No es difícil encontrar una relación de las bibliotecas públicas que existen en cada provincia. Las del Euskadi, se recogen en Liburutegiak.

 Si perteneces a alguna asociación profesional, cultural, deportiva o de lo que sea, podrías dejar en depósito unos cuantos ejemplares para que lo compren los socios, si te garantizan que el libro permanecerá expuesto en lugar visible, en el mostrador de la oficina o en una estantería próxima a la recepción, con un pequeño cartel anunciando que se hace un descuento. Otra opción sería hacerles una oferta especial (por ejemplo, treinta o cuarenta ejemplares a un precio algo superior al de coste) para que ellos lo regalen a su mejor criterio.

Venta acompañada. Me refiero a negociar con un periódico de carácter local que ofrezca tu libro a un precio módico con la compra, por ejemplo, del dominical, mediante el recorte de un cupón. Es difícil pero no imposible. Si tal consiguieres, podrías hacer una tirada de cierta importancia y reducir su precio de compra, aunque a ti no te quede nada en la operación. Obtendrías beneficio al bajar su coste.

Venta directa en eventos. Es posible organizar o participar en ciertos eventos en los que se congregan amantes de la literatura que podrían estar interesados en adquirir el libro de un autor local. Pongamos algunos ejemplos:

  • Ferias del libro que se celebren en tu ciudad o en poblaciones de tu entorno. Podrías utilizar el espacio de alguna librería de confianza, hacer un precio especial y estar presente para firmar los ejemplares que se vendan.
  • Campañas promocionales a la puerta de alguna librería, por ejemplo el domingo por la mañana. Sería cuestión de montar una pequeña estantería a la entrada y estar tú presente para firmar ejemplares. Podrías probar en algún quiosco de tu barrio… no te va a costar mucho.
  • Este mismo evento se podría organizar en grupo, entre media docena de escritores de tu mismo nivel, de tu misma ciudad. Eso permitiría darle una mayor proyección mediática. Incluso, lo podría patrocinar alguna asociación de escritores… seguro que perteneces a alguna.

Presentaciones públicas. No suele ser difícil conseguir que las asociaciones culturales, ayuntamientos, bibliotecas, etc. organicen actos de presentación de una obra escrita por un autor local. Ese suele ser el momento de vender directamente el libro a los asistentes, haciendo un pequeño descuento. En general, no acude mucha gente a este tipo de actos. Tienes que elegir bien y conseguir que los medios de comunicación anuncien el evento un par de días antes.

La distribución de un libro (1)

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 18-12-2010

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Ya tienes en tu casa los 500 ejemplares del libro que has publicado por tu cuenta. ¿Y ahora qué? Vamos a analizar las posibilidades que existen para vender esas 300 unidades que necesitas para cubrir la inversión que has realizado, bien entendido que estamos hablando de libro en papel. Dejaremos el libro digital o e-book para un próximo artículo.

distribucion-de-libros, libro-en-papel, quioscos-de-prensa, tiendas -de-barrio, ser-escritor, escritor-aficionado, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-pieCadenas de distribución. Existen cadenas de distribución de ámbito local o regional que quizá admitan que dejes en depósito una determinada cantidad de libros para que ellos los coloquen en sus tiendas. Tú impones el precio de venta al público y ellos se quedan con el 40-50% de la facturación, en función de si van a hacer o no de almacenistas. Cada cierto tiempo ─quizá una vez al año─, hay que hacer un recuento de existencias y liquidar los ejemplares vendidos. Para ello, tienes que haberte dado de alta en licencia fiscal como editor y hacer una factura oficial aplicando un IVA del 4%.

Puedes intentar también conectar con cadenas de distribución de ámbito estatal ─tipo FNAC o Casa del Libro─, pero es difícil que acepten distribuir la obra de un autor desconocido.

Grandes superficies. Tarea inútil. Las grandes superficies ─tipo Eroski, Carrefour─ trabajan con las grandes cadenas de distribución y no quieren proveedores pequeños. Están en otra dimensión. No pierdas el tiempo.

Librerías. Algunas sólo reciben libros de las distribuidoras y no quieren tratar directamente con el autor o con editores pequeños. Otras están agrupadas y se suministran a través de centrales de compra, con las que resulta difícil contactar. Lo mejor es dirigirse directamente a las librerías independientes y a las pequeñas tiendas de barrio que venden periódicos, quioscos de prensa, estancos y similares.

La mayoría de estos establecimientos no tienen inconveniente en poner tu libro a la venta. Tendrás que dejarles unos cuantos ejemplares ─para empezar, cinco es una cifra razonable─ y ofrecerles un descuento de 25-30%. Claro que tendrás que llevarlos tú personalmente y luego acudir cada cierto tiempo para ver cómo van las ventas. Cuando se agotan, cobras el importe correspondiente y repones otros tantos. Este es un sistema que da un cierto  resultado. El problema es que los puntos de venta están atomizados y tu capacidad de gestión es limitada.

El artículo de esta URL refleja bastante bien la situación actual que presenta la distribución de libros en España.

 

Página 50 de 59« Primera...102030...4849505152...Última »