Nueva novela de Espido Freire

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 20-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Noticia aparecido en ADN, con motivo de la publicación de La flor del Norte (Planeta), en la que la escritora bilbaína retrata a Cristina de Noruega:

Cristina-de-Noruega, Espido-Freire, Felipe-de-Castilla, Haakon-IV, ser-escritor, escritores-noveles, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-pie“No sabemos cómo sonaba su voz. Sólo habla dos veces: cuando elige a Felipe como su marido y cuando le pide una iglesia para San Olav. Lo que más me ha fascinado es el proceso de crear esa voz”. La voz de la que Espido Freire habla es la de la princesa Cristina de Noruega. Desconocida, misteriosa, nostálgica, “desconcertante” e infravalorada en su tiempo y por la historia. La escritora ganadora del  Planeta en 1999 con Melocotones helados y columnista de ADN incurre en la novela histórica para darle vida en La flor del norte (Planeta), que presentó el miércoles en Covarrubias, donde descansa la princesa.

 Cristina de Noruega, conocida como la extranjera, el regalo dorado o la pobre doña Cristina, fue la mujer del infante Felipe de Castilla (hermano de Alfonso X el Sabio) e hija del rey Haakon IV. Abandonó el mar, el frío y la nieve de su tierra para ir a Castilla. Aunque todo apuntaba a que sería reina “al final tuvo que conformarse con un segundón (uno de los hermanos del rey)”, explicó Freire. Tras viajar por Inglaterra, Francia y Aragón para desposarse, se instaló en Sevilla. Sólo estuvo cuatro años porque murió en 1262 con 28 y bajo causas misteriosas. Se habla de nostalgia, enfermedad o envenenamiento.

Y hasta aquí los datos sobre Cristina, últimamente en boga editorial. “Cuando la descubro tenemos más o menos la misma edad y me fascinó que no se supiera nada de su vida”, cuenta Espido Freire, quien se encontró con la princesa vikinga gracias a un recorte de un periódico de los años 70 que le envió un amigo a Noruega, donde se instaló tras ganar el Planeta.

El Mataburros. Álgido

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 18-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

A mediados del pasado siglo XX, los periodistas deportivos  empezaron a utilizar la palabra álgido para referirse al momento culminante de un partido de fútbol.

El DRAE admite las siguientes acepciones del adjetivo;

1)   Muy frío.

2)   Acompañado de frío glacial. Fiebre álgida. Período álgido del cólera morbo (Medicina).

3)   Se dice del momento o período crítico o culminante de algunos procesos orgánicos, físicos, políticos, sociales, etc.

Como la fiebre álgida, acompañada de frío intenso en el cuerpo, ocurre en el periodo agudo de una enfermedad, en el siglo XIX, el vocablo comenzó a emplearse impropiamente en el lenguaje vulgar como equivalente a “culminante” o “máximo”, aplicado a cualquier situación, incluso a la que implica excitación o acaloramiento. El término se ha generalizado de tal forma que ha llegado a suplantar su sentido originario, de forma que poca gente asocia hoy álgido con frío, sino todo lo contrario.

 

 

Diccionarios de la Lengua Española

Categoría (Cultura y democracia, El mundo del libro, Estafeta literaria, General) por Manu de Ordoñana el 15-01-2011

Tags : , , , , , , ,

Mañana, 16 de enero de 2011, El País lanza una selecta colección con los grandes diccionarios de la Lengua Española, una obra  imprescindible para todo aquél que tenga interés en hacer un uso correcto de la lengua escrita y hablada:

  • Diccionario de uso del Español, de María Moliner (3 volúmenes).
  • Diccionario Oxford Español-Inglés e Inglés-Español (2 volúmenes).
  • Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana, de Joan Corominas (1 volumen).
  • Diccionario de Sinónimos y Antónimos, de Gredos (2 volúmenes).
  • Diccionario Enciclopédico Ilustrado Larousse (3 volúmenes).
  • Dudas y Dificultades de la Lengua Española (1 volumen).

Las entregas se harán los domingos con la compra del diario, la primera, a un precio de 4,95 € y las once siguientes, por 9,95 €.

La propiedad intelectual en España (3)

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 14-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

La intención de la nueva Ley de Protección Intelectual en España es cerrar o bloquear páginas web que alojen contenidos descargables sin disponer de la licencia correspondiente, mediante un mecanismo de denuncia a través de un organismo administrativo y posterior sentencia judicial. Me cuesta entender que sea precisa la intervención de un tribunal cada vez que a un ciudadano de este país se le ocurre bajarse a su iPod el Txoria Txori de Mikel Laboa. ¿No creen ustedes que acudimos con demasiada frecuencia a los tribunales de justicia para dirimir nuestros conflictos, sin preocuparnos por las consecuencias? ¿No estaremos así otorgando al órgano judicial un poder casi omnímodo para intervenir en cuestiones que nosotros tendríamos que saber solucionar?

Da la impresión de que nos estamos adentrando en un modelo de sociedad prohibicionista, en la que se pretende regular la vida del ciudadano por la única vía de la sanción, en lugar de educar a la gente hacia el respeto a los demás para que todos fuéramos capaces de modificar nuestras costumbres y cumplir las ordenanzas motu propio, sin guincho que nos apriete. Aprender a convivir es tarea ardua que no se consigue a golpe de decreto, sino con diálogo y buen talante. Porque no sólo es esta ley…

Pero es que además, no veo yo muy claro como el Estado vaya a ser capaz de hacer cumplir la sentencia, cuando el juez ordene cerrar una página web cuyo titular resida en Japón, por poner un ejemplo, una página web que permita la descarga a tu tablet de la última novela de Vargas Llosa. ¿Tendría derecho el juez a bloquear este sitio al que acabas de entrar si incorporara un enlace a esa página web de nuestro amigo japonés? Demasiado.

Esto no quiere decir que estemos de acuerdo con las descargas ilegales ni en contra de la Ley de Propiedad Intelectual. Ni mucho menos. ¿Cómo no vamos a apoyar un manifiesto como el que ha hecho la Plataforma de Creadores y Artistas por el Copyright? Lo que defendemos es, primero, que el mecanismo de la ley sea más humano y, segundo, que realmente se proteja al autor y no al intermediario.

Tenemos que favorecer la existencia de los creadores culturales y remunerarles adecuadamente para evitar su extinción y que puedan seguir deleitando nuestros ratos de ocio… ocupando nuestros espacios solitarios. Para que la cultura no se acabe, hay que pagar por ella, si no queremos que el artista, si quiere sobrevivir, se vea obligado a convertirse en un funcionario público, sometido al desmán de una clase política cada vez más endiosada.

El Mataburros. Remarcar

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 11-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Hace ya algún tiempo que los medios de comunicación han incorporado a su vocabulario habitual el verbo “remarcar” ─procedente del francés “remarquer” que también existe en catalán─,  como sinónimo de destacar, relacionado con el adjetivo “remarcable” ─galicismo que se introdujo al castellano en el siglo XVIII, hoy prácticamente en desuso─, como de notable o destacable.

“… LA RAZÓN pudo conversar con el Premio Sájarov, que remarcó que el galardón supone un reconocimiento para todos los cubanos y un mayor compromiso con la causa de la libertad”, texto leído en el diario La Razón del 16 de diciembre de 2010, en una entrevista que el periodista hizo al disidente cubano Guillermo Fariñas.

Según el DRAE, remarcar es marcar otra vez y estaría bien empleado cuando se trata de remarcar un paso de cebras.  Para el significado que le atribuye el periodista de La Razón, hubiera sido más correcto emplear alguno de los vocablos siguientes: destacar, hacer notar, subrayar, insistir, recalcar, confirmar, resaltar, llamar la atención, hacer notar, reiterar o hacer hincapié.

 

 

La propiedad intelectual en España (2)

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 09-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Salvo los libertarios ─¿son unos pocos o son más de lo que creemos?─, la mayoría de la gente admite la propiedad intelectual que corresponde al creador de un bien cultural, de la misma forma que reconoce la propiedad industrial o la propiedad de una vivienda. No creo yo que se pueda discutir este privilegio.

canon-digital, formato-digital,cultura-bien-público, propiedad-intelectual, ser-escritor, escritores-noveles, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-literario, publicar-un-libro, morir-de-pieEl problema surge cuando vamos de compras. El día de Reyes, quise yo regalar un libro a mi hijo, concretamente, “La caída de los Gigantes”, de Kent Follet (Plaza y Janés 2010). Me acerqué la víspera a una librería y pregunté su precio. Me quedé alelado… 24,90 €. Se lo había prometido y no tuve más remedio que comprarlo, con harto disgusto y no menos mengua.

Nadie pone en tela de juicio el derecho que tiene Ken Follet a recibir  un canon por la venta de su libro. Lo que sí se puede objetar es la cuantía… o al menos, el margen que obtiene la cadena de intermediación. Es probable que el coste de producción del libro no haya rebasado los 4 €. De ahí a los 20 que paga el librero (le hacen un descuento del 20%), quedan 16 para retribuir al escritor, al editor y al distribuidor. Demasiado…

Por curiosidad, cuando regresé a casa, me metí en Internet y accedí al portal casadellibro.com para ver a qué precio se podía comprar el libro en Internet. En papel, el mismo precio que en la librería +  gastos de envío. Y en formato digital, 16,99 €. Más que demasiado, para un proceso de coste CERO…

Y aquí sí me sirve el argumento de que la cultura es un bien público y ha de ser accesible a todos los públicos. No me opongo a aportar mi óbolo para retribuir a un escritor que vive de su profesión. Lo que sí me opongo es a pagar un precio abusivo que, probablemente, beneficia más a los intermediarios que al creador de la obra.

Alguien me puede recordar que vivimos en una economía de mercado y que cada agente tiene la potestad de fijar el precio que le dé la gana al producto que fabrica. De acuerdo… aunque no estoy yo muy seguro de que se respete aquí la libre competencia, principio esencial en que se funda esa doctrina. ¿No estamos quizá ante un oligopolio que te obliga a pasar por el aro? Pues olvídate de Ken Follet y compra otro libro más barato, podrá argüir alguno. Sí, pero mi hijo quiere leer “La caída de los Gigantes”. Pues entonces paga los veinticinco euritos. Vale. ¿No podrías utilizar el mismo argumento cuando vas a comprar un coche y te has de conformar con un utilitario cuando a ti te gustaría conducir un Mercedes? Sí, que sí, que tienes razón, pero…

En la medida en que estemos obligados a pagar 25 euros por un libro en papel ─no encontrarás un bestseller por menos de 22 €─ o 17 por bajarlo a tu tablet en edición digital, estaré más cerca de lo que piensan los libertarios que de lo que hacen los patronos.

Página 55 de 64« Primera...102030...5354555657...60...Última »