Realismo mágico

Categoría (El mundo del libro, General, Taller literario) por Ana Merino y Ane Mayoz el 05-09-2018

Tags : , , , ,

Creo que, si uno sabe mirar, las cosas de la vida diaria
pueden volverse extraordinarias. La realidad diaria es
mágica pero la gente ha perdido su ingenuidad y ya no
le hace caso. Encuentro correlaciones increíbles en
todas partes (Gabriel García Márquez).

A la hora de crear textos siguiendo este movimiento literario, cuyo espíritu queda muy bien reflejado en esa cita de García Márquez, habrá que tener en cuenta sus características más relevantes:

* Los elementos mágicos serán percibidos por los personajes como parte de la “normalidad” y nunca serán explicados.
* Los narradores serán varios, utilizarán distintas personas para presentar una misma idea desde diferentes puntos de vista.
* El tiempo no será lineal, sino cíclico. Y se distorsionará, para que el presente se repita o se parezca al pasado.
* Los personajes podrán morir y volver a vivir.
* Lo sensorial formará parte de la percepción de la realidad.

Pero hagamos un poco de historia para conocer su origen. Hacia 1930 Borges habló de realismo fantástico y más tarde Arturo Uslar Pietri de realismo mágico para referirse a la narrativa hispanoamericana. Alejo Carpentier prefería el término de lo real maravilloso. Los críticos recurren al nombre de realismo mágico para definir el estilo narrativo de algunos autores. El realismo puro es incapaz de recoger la asombrosa realidad del mundo americano, por tanto, se trata de un intento de renovación literaria, muy unido a las renovaciones estéticas de las vanguardias europeas. A partir de esta década, se produce una renovación en la prosa de la misma manera que antes se había producido en la poesía y que se caracteriza por la atención a la peculiaridad americana desde una estética que aúna el realismo y lo fantástico como forma única de expresar las características de ese mundo americano.

Hay que dejar claro que la mezcla de fantasía y realidad surge de una línea directa nacida también en Europa de la mano de narradores como Kafka que pretenden reflejar lo absurdo de la sociedad humana a través de lo fantástico hecho cotidianidad, precisamente como forma de reflejar el absurdo de la existencia. Si lo fantástico moderno se pone en Europa al servicio por ejemplo de un pensamiento filosófico existencialista, en América lo hace también como identificador de una realidad peculiar, sin descuidar ni la denuncia social ni la problemática de la existencia humana.

En el realismo mágico aparece lo real presentado como maravilloso o bien lo maravilloso presentado como real. Los sucesos más fantásticos se muestran como parte de la realidad cotidiana. Lo real, lo cotidiano se torna en algo fantástico y maravilloso en la narrativa hispanoamericana. Las novelas que mezclan realidad y fantasía tienen también una preocupación estilística importante; la técnica narrativa se renueva con el uso de formas nuevas de innovación que ya se venían utilizando también en Europa, como, por ejemplo, en el Ulises de Joyce. Asimismo la temática tradicional se ve reforzada por un nuevo tratamiento y por la inclusión de nuevos elementos. Sin abandonar temas propios de la novela realista anterior —como la naturaleza, el mundo indígena o los problemas políticos— se da cabida al mundo urbano con mayor amplitud que antes, y se da también paso a la reflexión sobre problemas humanos y existenciales. El mundo de las vanguardias europeas, y especialmente el psicoanálisis y el mundo de los sueños, influye también en esta narrativa.

Aunque es en los años cuarenta cuando surge de la mano de escritores como Miguel Ángel Asturias, Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges o Juan Rulfo, no se consolidará hasta los 60 cuando una nueva generación de escritores dé lugar al llamado boom hispanoamericano. Se trata de autores como Mario Vargas Llosa o Gabriel García Márquez que, con el éxito editorial alcanzado en Europa, hacen volver la vista a los narradores de décadas anteriores quienes ya habían iniciado esa renovación.

Escribe aquí tu comentario