Roald Dahl. Las siete cualidades de un escritor

Categoría (Consejos para escritores, General) por Manu de Ordoñana, Ana Merino y Ane Mayoz el 21-01-2017

Tags : , , , ,

Roald Dahl (Cardiff 1916 – Oxford, 1990) fue un escritor británico de ascendencia noruega que se hizo famoso como autor de narraciones infantiles y juveniles, cuyos personajes excéntricos y divertidos le han caracterizado y han entretenido a jóvenes de todo el mundo. Charlie y la fábrica de chocolate (1964 ) es su novela más celebrada.

Roald Dahl escribió también obras para mayores de indudable interés y calidad, entre las que sobresale Relatos de lo inesperado, una brillantísima colección de cuentos de intriga y humor negro. Con su obra Matilda, pasa algo muy curioso. Es uno de los 100 mejores libros juveniles de todos los tiempos ─según la revista Time─ y sin embargo ese libro, al igual que toda su obra, es muy leída también por adultos.

Historias extraordinarias (The Wonderful Story of Henry Sugar and Six More) es una colección de siete cuentos cortos, en uno de los cuales ─Racha de suerte”─, Roald Dahl explica cómo se convirtió en escritor sin haberlo buscado de forma consciente. Abel Amuchategui recoge en su blog un breve fragmento del libro en el cual ofrece una lista de las cualidades que debe tener un buen escritor de ficción:

1.- Debes tener una viva imaginación.

2.- Debes ser capaz de escribir bien. Con eso me refiero a que debes ser capaz de hacer que una escena cobre vida en la mente del lector. No todo el mundo tiene esta cualidad. Es un don que se puede tener o no.

3.- Debes tener aguante. En otras palabras, debes ser capaz de seguir trabajando en un mismo proyecto sin rendirte jamás hora tras hora, día tras día, semana tras semana y mes tras mes.

4.- Debes ser un perfeccionista. Eso quiere decir que nunca estarás satisfecho con lo que hayas escrito hasta no haberlo reescrito una y otra vez, para hacerlo tan bueno como realmente puede llegar a ser.

5.- Debes ser disciplinado. Recuerda que vas a trabajar en soledad. No vas a tener ningún jefe. Nadie va a estar a tu lado para echarte la bronca si no te presentas a trabajar o si empiezas a hacer el vago.

6.- También ayuda mucho tener sentido del humor. No es del todo necesario a la hora de escribir para el público adulto, pero es esencial a la hora de escribir para niños.

7.- Debes ser humilde. El escritor que piensa que su trabajo es maravilloso se está buscando problemas.

Escribe aquí tu comentario