El formato de tu eBook

Categora (El libro digital, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 25-12-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Ya que estamos metidos en esta rebosante revolución digital, el escritor diletante tiene ahora una oportunidad para hacerse un hueco en el mercado. El número de dispositivos de lectura va a aumentar vertiginosamente en los próximos años y, por otra parte, están apareciendo numerosas editoriales digitales que te permiten colgar la última novela que has escrito a coste cero ─o casi─ para que el lector la descargue a un precio que tú previamente has decidido, precio del cual te corresponde un porcentaje que la editorial se encargará de liquidarte cada cierto tiempo, en función de las condiciones del contrato. Hasta aquí, todo perfecto.

El problema se plantea cuando tú eliges una plataforma cualquiera y quieres subir tu libro. Normalmente, el proceso de incorporación no es complicado, cada editorial tiene su procedimiento, pero suelen ser parecidos y, a poco que poseas algún conocimiento informático llegas casi siempre a puerto y consigues el esperado mensaje de “instalación concluida felizmente” o algo parecido.

Ya sabes que tienes que tener disponible la información que te van a pedir a lo largo del proceso: título de la obra, sinopsis, texto completo de la novela, datos del autor y seudónimo si lo tienes, foto del autor, imagen de la portada ─las dos en 72 ppp para que no ocupen mucho espacio─, diez o doce palabras descriptivas (palabras clave para que tu título aparezca en las primeras posiciones cuando el visitante teclea una o varias de esas palabras para buscar el libro que le interesa) y el nº de tu cuenta para que te transfieran las ganancias.

Te recuerdo que la sinopsis es una poderosa herramienta para tener éxito: si el comprador ha descubierto tu libro, querrá saber de qué va el asunto, así que tienes seis u ocho líneas para convencerle de que eso es lo que él está buscando. Tampoco hay que despreciar el diseño de la portada: muchas compras se deciden por cosas nimias o triviales.

Y ahora llegamos a lo importante: convertir el texto de tu novela a un formato compatible con el e-reader. Pero antes, quisiera darte un consejo: elimina las páginas iniciales que se incluyen en un libro impreso, con el título, la editorial, el ISBN y demás información que nada aportan, incluidas las páginas en blanco que aquí no sirven para nada. Se trata de que el lector, en cuanto abre el e-book, se encuentra de inmediato con el título de la novela en la primera línea, el nombre del autor en la segunda ─ambos con algún tipo de letra resaltada─ y el inicio del relato en la cuarta. Ni siquiera creo que hace falta incorporar la portada, aunque claro esto es una opinión muy particular…

Vamos con el formato del texto. Hasta ahora, se ha utilizado con éxito el formato PDF, fácil de convertir partiendo de un texto .doc escrito en Word. Pero eso ya no vale. Ahora, el texto tiene que ser visible en cualquiera de los dispositivos de lectura que hay en el mercado ─con anchos de pantalla diferentes─ y ha de permitir la lectura horizontal y vertical. El PDF tiene fija la anchura del texto y no se adapta a los diferentes estándares.  

Siempre que tu documento sea de texto y no esté basado en imágenes, la solución al problema se llama ePub. En los tres próximos artículos, intentaré aportar unas instrucciones sencillas sobre estos tres aspectos:

  • Convertir un texto Word en ePub.
  • Convertir un texto PDF en ePUB.
  • Mejorar un texto ePUB con Sigil.

Pero antes quisiera recordarte que yo no soy un experto informático, simplemente un aficionado. Sólo pretendo aportarte mi experiencia, (al parecer ya soy capaz de hacer las conversiones con una cierta facilidad), aunque para ello tendrás que tener unos mínimos conocimientos de cómo se descargan programas y cómo se manejan archivos y carpetas. Ya verás lo fácil que es.