La distribución de un libro (1)

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 18-12-2010

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Ya tienes en tu casa los 500 ejemplares del libro que has publicado por tu cuenta. ¿Y ahora qué? Vamos a analizar las posibilidades que existen para vender esas 300 unidades que necesitas para cubrir la inversión que has realizado, bien entendido que estamos hablando de libro en papel. Dejaremos el libro digital o e-book para un próximo artículo.

distribucion-de-libros, libro-en-papel, quioscos-de-prensa, tiendas -de-barrio, ser-escritor, escritor-aficionado, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-pieCadenas de distribución. Existen cadenas de distribución de ámbito local o regional que quizá admitan que dejes en depósito una determinada cantidad de libros para que ellos los coloquen en sus tiendas. Tú impones el precio de venta al público y ellos se quedan con el 40-50% de la facturación, en función de si van a hacer o no de almacenistas. Cada cierto tiempo ─quizá una vez al año─, hay que hacer un recuento de existencias y liquidar los ejemplares vendidos. Para ello, tienes que haberte dado de alta en licencia fiscal como editor y hacer una factura oficial aplicando un IVA del 4%.

Puedes intentar también conectar con cadenas de distribución de ámbito estatal ─tipo FNAC o Casa del Libro─, pero es difícil que acepten distribuir la obra de un autor desconocido.

Grandes superficies. Tarea inútil. Las grandes superficies ─tipo Eroski, Carrefour─ trabajan con las grandes cadenas de distribución y no quieren proveedores pequeños. Están en otra dimensión. No pierdas el tiempo.

Librerías. Algunas sólo reciben libros de las distribuidoras y no quieren tratar directamente con el autor o con editores pequeños. Otras están agrupadas y se suministran a través de centrales de compra, con las que resulta difícil contactar. Lo mejor es dirigirse directamente a las librerías independientes y a las pequeñas tiendas de barrio que venden periódicos, quioscos de prensa, estancos y similares.

La mayoría de estos establecimientos no tienen inconveniente en poner tu libro a la venta. Tendrás que dejarles unos cuantos ejemplares ─para empezar, cinco es una cifra razonable─ y ofrecerles un descuento de 25-30%. Claro que tendrás que llevarlos tú personalmente y luego acudir cada cierto tiempo para ver cómo van las ventas. Cuando se agotan, cobras el importe correspondiente y repones otros tantos. Este es un sistema que da un cierto  resultado. El problema es que los puntos de venta están atomizados y tu capacidad de gestión es limitada.

El artículo de esta URL refleja bastante bien la situación actual que presenta la distribución de libros en España.

 

El nombre del autor

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 11-12-2010

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Éste es un aspecto que pocos autores valoran cuando escriben su primera novela y que luego se ven abocados a mantener, porque ya no lo pueden cambiar.

La mayoría de los escritores eligen su nombre y apellido o apellidos para la firma. Esto tiene la ventaja de establecer una relación biunívoca entre autor y persona, lo que simplifica la identificación. Pero muchas veces, esos nombres son vulgares, difíciles de pronunciar o ya existen en el mercado editorial.

Este último caso es el mío. Me llamo Manuel Vázquez. Es un nombre que no estaría mal… suena bien. Pero resulta que ya existe un escritor Manuel Vázquez… el gran Montalbán (1939-2003). Y por si fuera poco, también está el otro Manuel Vázquez (1930-1995), el genial dibujante de la segunda mitad de siglo XX, del que acaban de hacer una película. Así que tuve que pensar en utilizar un seudónimo y se me ocurrió utilizar mi nombre y mi segundo apellido para componer Manu de Ordoñana.

No niego que tardé bastante tiempo en decidirme por esta opción. Todavía no estoy convencido de haber acertado. Lo que sí puedo decir es que he tenido problemas con la “ñ”, a la hora de incorporarme a Internet. Ya sabéis que, por ahora, no se puede registrar ningún dominio que incluya dicha letra. Además, los ordenadores de países no hispánicos no disponen de la “ñ” en su teclado, con lo cual no pueden escribir Ordoñana para una búsqueda en Google. Es un incordio bastante serio.

Lo recomendable pues sería utilizar nombre y apellido si son fáciles de recordar ─si no lo son, buscar un buen seudónimo─ y evitar incluir la letra “ñ” tanto para el nombre como para el título de la novela.

El título de una novela

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 28-11-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

La elección de un buen título es una de las tareas más complejas para un escritor. Si encima eres autor poco conocido, tendrás que esmerarte mucho más. Es un complemento importante a la portada y a la contraportada. Piensa que, cuando un cliente potencial vea tu libro en la estantería de una librería, se dejará seducir por su aspecto exterior. Para llamar su atención, tienes que ofrecerle un título sugestivo y una portada elegante con un bonito diseño… Ya lo tiene en sus manos. Has conseguido el primer objetivo.

Ahora, le dará la vuelta y, en la contraportada, leerá la sinopsis. Éste es otro de los momentos importantes, quizá el definitivo, antes de tomar la decisión de comprar. Esfuérzate en proponer un texto claro, conciso y atractivo. Finalmente, hojeará el libro, se fijará en el cuerpo de letra, en el tipo de papel, en su extensión. Todo eso ha de ser de su agrado. Luego mirará el precio y evaluará si le cuadra o no.

Es conveniente que el título tenga alguna relación con la historia que se narra, aunque sea simbólica. Pero es necesario que las palabras elegidas tengan fuerza, causen impacto y se recuerden sin mucho esfuerzo. Pío Baroja ha cuidado siempre este aspecto y, dentro de su magistral e ingente obra, tiene algunos títulos que nos pueden ilustrar:

  • Zalacaín el aventurero.
  • Las inquietudes de Shanti Andía.
  • El mayorazgo de Labraz.
  • El cura de Monleón.
  • Aventuras, inventos y mixtificaciones de Silvestre Paradox.

Algunos autores utilizan un subtítulo que muchas veces sirven para que el lector sepa lo que se va a encontrar en el interior. Éste es un artilugio que emplea con frecuencia Toti Martínez de Lecea, una escritora de novela histórica que ha tenido un importante éxito editorial:

  • El verdugo de Dios: Un inquisidor en el camino de Santiago.
  • La comunera: María Pacheco, una mujer rebelde.
  • La voz de Lug: El origen de los astures.
  • La abadesa: María la excelente.

Aunque ahora parece que la moda se decanta por títulos cortos de dos o tres palabras, no tengas empacho en atribuir uno largo a tu novela, si lo juzgas oportuno… como se hacía antaño. ¿Sabes cuál es el verdadero título del Robinson Crusoe de Daniel Defoe? Pues búscalo en  la red y verás.

Mi recomendación es pues que dediques todo el tiempo que te haga falta hasta encontrar un buen título y no cejes hasta conseguir algo que sea de tu agrado.

El precio de un libro

Categoría (General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 20-11-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

El precio es uno de los componentes que más influye a la hora de comprar un producto. Si tú, escritor debutante, puedes decidir el precio de la novela que has escrito, no te dejes influir por los precios de los libros que ves en los estantes destacados de una librería. Son editoriales conocidas o autores consagrados que se pueden permitir algún exceso. En general, yo creo que los libros son caros, aunque observo que han bajado algo en los dos o tres últimos años. Y el libro digital hará que esa tendencia se mantenga.

Yo te recomendaría que el precio de venta al público no pase nunca de 15 €, mejor si puede ser 10. Yo me decidí por venderlo a 13 €, es decir, a 12,50 sin contar el IVA (4%), con lo cual obtenía un margen de poco más de 4 € por ejemplar vendido, ya que el coste de impresión fue de 3,40 €/unidad y el distribuidor se quedaba con 5 € (en general, te piden entre un 40 y un 50%).

Claro que si decides hacer tú mismo la distribución, el descuento que tienes que hacer a la librería es del 25-30% y así te queda algo más de beneficio. Pero el trabajo de llevar tú mismo los libros, hacer el control de existencias y luego ir a cobrar, no es despreciable y al final creo que no compensa.

Tú tienes que hacer tus números, tú tienes que fijar tus objetivos y tú sabes el tiempo y los medios de que dispones. En base a todo ello, podrás establecer el precio de venta al público, tratando de que ese precio final que va a pagar el comprador sea siempre el mismo, cualquiera que sea el lugar o la forma en que adquiera el libro.

Si decides ofrecerlo también en versión digital, creo que un precio de 2-3 € es un buen punto de partida. Ya sabes que hay unas cuantas plataformas digitales que te permiten incorporar tu título a su librería. Te cobran un porcentaje, pero a ti, no te cuesta nada. Yo creo que ésta es una fórmula interesante para un novato que se complementa con la autoedición en papel.

De todos modos, no esperes nunca resultados excepcionales, a no ser que seas conocido o adquieras una cierta notoriedad por alguna causa. No me cansaré de recalcar esto. Nadie compra un libro, ni siquiera gratis, si no conoce al autor o alguien le ha hablado de él favorablemente. Y esto no es fácil de conseguir. Sobre ello, hablaremos más adelante, pero ya te adelanto que no hay recetas mágicas, aunque alguno ya lo consigue.

El producto. Diseñar el formato de un libro

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 14-11-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

Me refiero al continente, no al contenido. Aquí no voy a explicar cómo se escribe una novela, sino los aspectos externos de un libro impreso en papel que hay que tener en cuenta para predisponer al lector a comprarlo, cuando lo examine en el estante de una librería.

Si consigues que una editorial publique tu libro, ella se encargará de todo; se supone que el editor tiene experiencia y sabe qué es lo que mejor se vende. Pero si decides publicarlo por tus propios medios, tendrás que adoptar una serie de decisiones:

Formato. Muchas veces me pregunto por qué los libros que hay en el mercado presentan medidas tan variadas; los hay de todas las dimensiones y luego no hay forma de organizar con éxito tu biblioteca. Con lo cómodo que sería definir tres o cuatro formatos estándar… Un tamaño adecuado para una novela de unas 300 páginas podría ser 210 x 150 mm, es decir un DIN A5. Probablemente, conseguirás ahorrar papel, ya que es un formato que las imprentas utilizan habitualmente.

Extensión. Si eres nuevo en el oficio, te recomendaría que no te pases en la extensión de tu primera novela. Salvo excepciones, limítate a escribir 200 ó 250 páginas… nunca más de 300. Hay muchos lectores que se asustan cuando ven un libro gordote… yo, el primero. De no ser un autor consagrado o una obra apreciada, rara vez compro libros que tengan más de 300 páginas. Claro que aquí hay gustos para todo.

Tipo de letra. Utiliza un cuerpo de letra que sea fácil de leer. Tienes una multitud de tipos para elegir en tu ordenador. Yo me incliné por el Verdana 14 para escribir el texto en Word sobre DIN A4. Luego, al imprimir sobre hojas DIN A5, el tamaño se reduce y resulta cómodo para la mayoría de los lectores. Por cierto, entrega el original en formato Pdf, ya que el formato Word puede sufrir desajustes en la imprenta.

libro-gordote, autor-consagrado, diseñar-portada, ser-escritor, escritores-noveles, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-piePortada. Gástate algún dinero en diseñar una portada digna… aquí encontrarás algunas ideas. Ten en cuenta que es lo primero que va a ver el comprador. Tienes que impactarle de alguna forma, para conseguir que tome el libro en sus manos, lo hojee y lea la contraportada, en la que explicas el argumento.

Contraportada. Sirve para exponer la sinopsis del libro. Aquí tienes que hacer el mayor esfuerzo para obtener un mensaje claro, conciso y llamativo. Éste es el momento en que el cliente va a decidir si lo  adquiere o no. Se supone que nadie te conoce… tienes que convencerle con esas 5 ó 6 líneas. Tarea complicada.

Solapas. Te recomiendo que utilices solapas en la tapa. Es algo más caro, pero el libro es más consistente y se conserva mejor. En la solapa de la portada, puedes incorporar tu foto y una breve biografía. En la de la contraportada, la relación de libros que has escrito. Si es el primero, la dejas en blanco… no pasa nada. 

Papel. Lo normal es utilizar papel ahuesado de 80 gramos o mejor 90; no hay mucha diferencia de precio y siempre queda mejor.

Si te decides por subir el libro a la web y permitir su descarga a un e-reader, te sirve el mismo texto que has escrito en Word, pero aquí es indispensable transformarlo a formato Pdf o ePub. El primero es sencillo con un Pdf Creator. El segundo es más complicado. Hace una semana, ya escribí algo sobre este asunto.

Segmentar el mercado para vender tu libro

Categoría (General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 25-10-2010

Tags : , , , , , , , , , , ,

La segmentación del mercado consiste en dividirlo en grupos de consumidores homogéneos, cuyo comportamiento sea más o menos similar, a fin de desarrollar para cada uno de ellos, planes de marketing diferentes que respondan a sus necesidades específicas.

En líneas generales, la estrategia comercial para vender un libro se puede considerar indiferenciada, en el sentido de que puede ser de interés para toda la población que tenga un cierto nivel cultural ─salvo quizá algunas producciones destinadas a un público concreto como la literatura infantil, la romántica o la de aventuras─, con lo cual resulta válido establecer un plan de marketing único.

Lo primero que vas a hacer, escritor debutante que has terminado de escribir tu primera novela, es buscar un editor que lo publique o un agente literario que te represente. Si lo consigues, no sigas leyendo este artículo… no te servirá de nada.

Si no lo consigues ─y es lo más probable─ y te decides por editarlo tú mismo, sigue leyendo… todo lo que viene a continuación te puede interesar. Te recuerdo que no sólo lo has publicado, sino que también te tienes que dar de alta en actividades económicas para poder venderlo. Hete aquí que ya tienes pues tu licencia de editor y decides encargar la impresión de 500 ejemplares de tu novela. Por cierto, si eres editor, pagarás un 4% de IVA, pero si no lo eres, pagarás un 18%.

Muy bien. La imprenta te ha avisado que el pedido está preparado. Pide que te los embalen en paquetes de 30 unidades o incluso menos. Aun así, te ocupará un buen espacio. No olvides nunca la logística. Tendrás que pensar dónde los vas a guardar. Prepara en tu casa ─en el garaje, en el trastero─ una estantería adecuada de fácil acceso. Cuando vayas a buscarlos, te encontrarás con un bulto ─quizá un palet─ con 500 libros que no será fácil de manejar. Su peso andará por los 200 kilos. Lleva un coche grande o mejor una pequeña furgoneta. ¡Perfecto! Ya los tienes en tu casa, bien ordenados.

¿Y ahora qué? Es obvio que lo primero que harás será contactar con familiares, amigos y conocidos para que te lo compren. Pronto te darás cuenta que por ahí no van los tiros. Probablemente, conseguirás colocar alguno… y regalar los más. Tendrás que pensar cómo vas a vender los 200 o 300 ejemplares que necesitas para recuperas la inversión que has hecho y no perder dinero.

Supongo que hay varias formas de conseguirlo. Yo aquí voy a contar lo que hice y qué resultados he obtenido. Lo primero de todo fue decidir que iba a utilizar dos canales vender para vender la novela:

  • A través de un número limitado de librerías de la ciudad en que resido ─Donostia-San Sebastián, una urbe que alberga unos 200.000 habitantes─, a las que podía llegar con mi propio coche, ofrecer la mercancía y dejar en depósito cinco o diez ejemplares.
  • A través de Internet, para lo cual hube de crear una página web y dentro, un formulario para que los clientes que la visitaran pudieran formular su pedido. Lo recibo en mi PC y yo mismo me encargo de realizar el envío por correo. Más adelante, hablaremos de la forma de pago

Posteriormente, descubrí que había otro canal de venta que se iba abriendo camino y que hoy tiene visos de convertirse en dominante. Me refiero al e-book o libro digital que el usuario puede descargar desde la nube a su PC y desde éste a un dispositivo de lectura o e-reader y allí leerlo con comodidad en una pantalla. Lo adopté también… ahora estoy viendo como implementarlo.

Pues bien, esos son los tres segmentos de mercado que he seleccionado para vender mi primera novela, una novela histórica. En próximos artículos, daré cuenta de los criterios que he utilizado en cada uno de ellos para fijar los diferentes componentes y los pasos que he dado durante este primer año, ya que por estas fechas se cumple el primer aniversario de su publicación. Habrá que encender una velita…

Página 8 de 12« Primera...678910...Última »