5 consejos de John Grisham para futuros escritores

Categoría (General) por Manu de Ordoñana, Ana Merino y Ane Mayoz el 15-09-2017

Tags : , , , ,

El pasado 6 de junio de 2017, la sección Noticias de la página web Universia publicó un artículo titulado “5 consejos de John Grisham para jóvenes escritores”, escrito por Sara Rivero. Universia es una red constituida por 1.401 universidades de 23 países, que representa a 19,2 millones de estudiantes y profesores. Es la más importante de Iberoamérica y un referente internacional de relación universitaria.

John Grisham, autor de destacadas obras como Tiempo de Matar o Cámara de Gas, ha vendido más de 250 millones de libros, y puede jactarse de contar con numerosos premios en su haber. En sus obras, Grisham mantiene el suspense hasta la última página y lo logra gracias a un pensado proceso de escritura. Estos son sus cinco consejos:

1.-  Trabaja con constancia. Cuando estaba escribiendo Tiempo de Matar, no disponía de demasiado tiempo, ya que trabajaba a tiempo completo. Para llevar a cabo su proyecto, se marcó una meta: una página por día. Sin importar la calidad del texto o la inspiración del momento, escribía una página cada mañana antes de ir a trabajar, para así completar su obra. Su primer consejo es que seas constante y hagas de la escritura tu rutina.

2.- Realiza un plan de escritura. Establece marcas para saber qué tanto debes avanzar en determinado plazo o cuándo deberías tener listo el próximo capítulo. Solo con un plan lograrás terminar a tiempo tu obra maestra.

3.- Lleva papel a todas partes. No sabes cuándo puede surgir una nueva idea, así que por, si acaso, ten disponible en todo momento los elementos que necesitas para escribir.

4.- No escribas el principio hasta que no tengas claro el final. Quizá lo más común es empezar por el principio, pero en una novela lo ideal es justamente lo opuesto. Por eso, John Grisham recomienda pensar en el principio únicamente cuando se tiene claro el final de la historia, para construir todo en base al acontecimiento que queremos alcanzar al final.

5.- No hagas un prólogo. La función del prólogo es, básicamente, enganchar al lector. Grisham recomienda evitarlos y atraer al lector con otros elementos: una portada atractiva, un titular impactante, una historia prometedora… Si tienes eso, no necesitarás más introducciones.

Escribe aquí tu comentario