El miedo en la literatura. Primera parte

Categoría (General, Taller literario) por Ana Merino y Ane Mayoz el 07-10-2018

Tags : , , , ,

El miedo es una de las características principales que forma parte de los cuentos de intriga, suspense, terror…

El miedo con sus diversos síntomas, con sus múltiples vertientes y con su inmensa variedad de factores desencadenantes es uno de esos sentimientos fuertes que se siente, pero que resulta difícil de definir. Según Rafael Llopis: “…lo que caracteriza al verdadero cuento de miedo es la aparición de un elemento sobrenatural e inexplicable, totalmente irreductible al universo conocido, que rompe los esquemas vigentes”. En opinión de Fernando Valls: “…la literatura de terror se caracteriza tanto por el efecto que produce como por la atmósfera de horror y miedo que logra sugerir, dejando en un lugar secundario la preocupación por el lenguaje y la estructura de la narración, porque quizá la temática y los efectos, en general, predominan sobre la estética”.

A lo largo del siglo XVIII, y sobre todo en el ámbito de la literatura anglosajona, surge lo que se conoce como “novela gótica”. Las grandes mansiones, los castillos antiguos y en ruinas son los espacios donde suceden los hechos con la intervención de fantasmas, muertos vivientes u otra clase de seres terroríficos. Además, se nutre de las características del Romanticismo: el amor como una pasión devoradora; la insatisfacción y la rebeldía ante el mundo; el deseo consciente de contradecir las normas convencionales; el redescubrimiento de la Edad Media, del mundo oriental y la vuelta a mitologías como la eslava, germánica y anglosajona. Estas señas de identidad, por un lado, y la tarea de tres escritores originales e inquietantes, por otro, conducen a la definitiva cristalización de la novela de terror.

Ernst Theodor Amadeus Hoffman (1776-1822), escritor y compositor alemán, influyó en la literatura alemana. Sus obras de ficción, que combinan lo grotesco y lo sobrenatural con un poderoso realismo psicológico, se encuentran entre las más destacadas del movimiento romántico. Fue el inventor de una fórmula destinada a hacer fortuna: fundir en sus relatos realidad y fantasía o, lo que es igual, presentar una situación real que poco a poco se va deslizando hacia lo irracional hasta convertirse en símbolo de las fuerzas ocultas que intervienen en la vida del hombre.

Edgar Allan Poe (1809-1849), escritor y poeta estadounidense. Partiendo de la tradición de la novela gótica anglosajona, y a menudo exagerando o parodiando, el autor construye narraciones que fascinan por la capacidad para crear ambientes densos y compactos donde el lector queda inmediatamente atrapado. Está considerado unánimemente como el creador del relato breve moderno; quizá porque al perfecto dominio de la trama y de la intriga une el reflejo preciso de los elementos esenciales de la situación del hombre en el mundo: la omnipresencia de la muerte, la soledad que acecha o la visión de la vida como un espejismo.

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937), autor de relatos fantásticos y de terror al que suele considerarse heredero de su compatriota Poe. Fue el inventor del terror cósmico: sus cuentos hablan de espíritus malignos, posesiones psíquicas y mundos oníricos donde el tiempo y el espacio se alteran irremediablemente.

Las claves para conseguir relatos de miedo:

• El clima y la subjetividad ocupan, en este tipo de cuentos, un puesto mucho más importante que en la mayoría de las otras ficciones.
• Es imprescindible hacerle sentir al lector sensación de desasosiego; no es un cuento de miedo aquel en el que sus protagonistas pasan horrores y los lectores no llegan a estremecerse.
• El miedo puede ir desde una leve inquietud incontrolada hasta el pánico que haga dejar la lectura. No depende de la cantidad y calidad de los monstruos que hagamos aparecer, sino de la tensión que logremos acumular a través del suspense; de la adjetivación; de la descripción de lugares y situaciones…
• Y por último, la sensación de miedo se logra acumulando tensión y no añadiendo horrores sobre los personajes. Analizar hechos y preocupaciones que en uno mismo disparan los mecanismos del miedo y ponerlos en acción a través de la palabra ayudará.

Escribe aquí tu comentario