Cinco consejos para escribir un libro

Categoría (Consejos para escritores, General) por Manu de Ordoñana, Ana Merino y Ane Mayoz el 15-10-2021

Tags : , , , , ,

Muchas personas se han planteado escribir un libro, al menos una vez en su vida, pero carecen de conocimientos para hacerlo. Creen tener algo interesante que contar—un tema, una historia, una idea—, pero no se atreven a emprender la tarea. Sin embargo, eso es lo importante. Será la semilla de la cual crecerá la obra, la columna vertebral. Matthew McCreary pasó por esa etapa, pero superó la prueba y ahora, en un artículo publicado el 3 de diciembre de 2019 en la web entrepeneur.com, nos revela los cinco pasos que siguió para escribir su primer libro.

1.- El primer capítulo es importante

Si quieres llamar la atención de un editor o contratar a un agente literario, tendrás que impresionarle. Piensa que solo leerá una pequeña parte de tu manuscrito para dictaminar tu talento como escritor. Solo tienes una oportunidad. Si no captas su atención en las primeras páginas, no seguirá leyendo y no llegará a conocer el resto, que quizá sea lo más valioso de tu libro.

Eso no significa que tengas que dedicar toda tu energía a componer el capítulo uno. No es necesario decirlo todo en la primera página, pero sí crear un gancho fuerte, presentar personajes interesantes o dar una visión reflexiva para atraer al lector. Y, desde luego, conviene utilizar un estilo claro y conciso que demuestre tu competencia con el lenguaje, factor clave para ganar su confianza.

2.- Cómo termina tu libro

Escribir el primer capítulo es importante, pero no lo es menos saber cómo va a terminar. Es una locura comenzar un trabajo sin haber establecido antes un plan, aunque luego puedas cambiar la distribución si se te ocurren ideas geniales o te das cuenta de que tu propósito inicial no es tan bueno como creías. Todo lo que hagas en esta fase, te evitará revisiones más tarde. El problema es que, en este caso, los manuales no sirven para elaborarlo, como dice Brandon Sanderson.

George R. R. Martin describió su forma de escritura como el quehacer de un jardinero o de un arquitecto. Los jardineros hacen crecer una historia, sin tener una idea firme de hacia dónde van. Los arquitectos tienden a construir su edificio a partir de un esquema previamente establecido y no sesalen nunca de él. McCreary prefiere emular al arquitecto: “Cuanto más compleja sea la historia que quieres contar, más tiempo has de dedicar a planificar”.

3.- Escríbelo

Gran consejo, ¿verdad? Puede parecer básico, pero es fundamental: escribir un libro requiere tiempo y esfuerzo, y no hay forma de evitarlo. No importa si conoces todos los trucos sobre cómo hacerlo; lo que importa es que seas capaz de sentarte para empezarlo y luego tengas la fuerza de voluntad para terminarlo.

Neil Gaiman respondió así a un novicio que le preguntó cómo podía terminar una historia que él consideraba genial: “Me temo que no hay una respuesta mágica para ello. La única forma posible es sentarte en el teclado y poner una palabra detrás de otra, hasta que esté lista. Así de fácil y así de difícil. Tú eres el único que puedes lograrlo, así que… ¡a la tarea!”:

McCreary recomienda minimizar las distracciones. Una manera de conseguirlo es escribir a mano. Es más lento, pero usar el bolígrafo y un cuaderno reduce la posibilidad de distraerte. Sin Internet, no hay acceso a YouTube, a redes sociales, al correo electrónico o a las alertas de noticias. Al no poder borrar palabras, estás obligado a proseguir y no perderás el tiempo en retocar minucias. Solo al final, cuando hayas terminado tu historia y la subas a tu ordenador, será el momento de la corrección definitiva.

Otro consejo no menos importante: No pretendas escribir todo el libro de una sentada. La clave para terminarlo es comprometerse a un progreso constante, llevando un registro del número de palabras escritas cada día. La media de palabras por página está alrededor de las 250, con lo cual, necesitarías 1.500 palabras para llenar seis páginas, un objetivo que Stephen King creía posible. Pero tú no eres tan prolífico: dos páginas al día sería un buen resultado… y una tampoco estaría mal.

4.- Corrígelo

No pienses que tu primer intento será el mejor y el definitivo. Solo cuando te convenzas de que lo que has producido no está a la altura de tu idea primitiva, asumirás que hay que mejorarlo.

Cuando McCreary acometió su primer libro, hizo cuatro borradores antes de enviar el manuscrito a los agentes literarios.

  • El primero lo escribí de principio a fin. La historia no estaba bien definida, el final no me gustó y los personajes eran poco reales. Pero elaboré la trama y conseguí fusionar las partes para crear una unidad narrativa. Tenía 118.000 palabras.
  • En el segundo, completé la historia con los detalles. Al repasar la actuación de los personajes principales, descubrí que eran poco coherentes, lo que me sirvió para redefinirlos. Eso me dio confianza. Creció a 190.000 palabras.
  • En el tercero, quité la grasa y busqué la precisión. Maté mis queridas muletillas y eliminé numerosos pasajes vacuos que no aportaban nada a la historia. Lo reduje a 135.000 palabras.
  • Para el cuarto, pedí consejo a mis lectores. Ellos descubrieron párrafos confusos, pasajes que pretendían ser cómicos y no lo eran, así como pequeños errores que jamás hubiera detectado yo solo. Tras las modificaciones, la extensión se mantuvo, pero la calidad mejoró notablemente.

5.- Acéptalo

Este puede ser el paso más difícil. Muchos escritores son perfeccionistas y no quieren sacar al mercado un producto que no sea impecable. Arreglar la misma oración una y otra vez no sirve para nada. Y hacer cambios en lo fundamental es simplemente improductivo. Te cansarás de hacer cosas que no mejoran significativamente el texto y terminarás agotado.

Tienes que asumir que tu libro no va a ser perfecto. Como dice Stephen King en su libro OnWriting: «No puedes complacer a todos los lectores todo el tiempo; no puedes complacer a algunos lectores todo el tiempo; confórmate con complacer a algunos de los lectores algunas veces«. Así que acéptalo tal como está y muéstrate orgulloso del trabajo realizado.

Escribe aquí tu comentario

Comentarios: