Mi biblioteca

Categoría (El libro digital, General) por Manu de Ordoñana el 26-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Desde hace algún tiempo, los medios de comunicación no hacen más que airear el notable incremento que ha experimentado el mercado de libros digitales en todo el mundo, al mismo tiempo que acreditan el descenso de las ventas del libro en papel. Llegan a decir que, en Estados Unidos, el crecimiento del ebook es explosivo, se ha multiplicado por diez en los últimos tres años.

¿Será cierto que el libro en papel ha iniciado su agonía? Los que ya hemos recorrido buena parte del camino somos bastante más románticos que los que lo acaban de empezar. Me resisto a creer que estemos a punto de arrojar a la basura cosa tan sencilla, tan cómoda, tan fácil de utilizar.

Circula por la Red un vídeo descacharrante sobre la última novedad en materia de lectura, un producto caracterizado por no necesitar cables, circuitos ni baterías, utilizable en cualquier lugar, que puede ser escaneado ópticamente para ser registrado directamente por el cerebro; y cuyo nombre es Book (extraido del artículo “Nadie acabará con ellos”. El País. 24/04/2010).

Veo en otro lugar que el 47,8 por ciento de los españoles lee en soporte digital. Así será si así parece, pero mis observaciones de a pie me indican otra cosa. Si subes a un vagón de tren, a un autobús o a un avión, te vas encontrar con unas cuantas personas leyendo un libro, pero rara vez he visto a alguien con un e-reader en las manos.

Ya sé que, en el futuro, la lectura digital terminará por desplazar al libro en papel, pero no por eliminarlo. Pasará como con las cerillas, que no han desaparecido con la irrupción del encendedor. Quizá se mantenga la demanda de libros de tapa dura como un producto de calidad, incluso un objeto de lujo, para determinado tipo de publicaciones, mientras que la tapa blanda será la que tenga que competir con el ebook. Si los editores se ponen de acuerdo y le echan un poco de fantasía ─¿de sentido común?─, serán capaces de presentar ediciones de un nivel aceptable, a un precio razonable.

En igualdad de condiciones o casi, dudo mucho que el libro en papel tenga perdida la batalla. No hay que olvidar que lo digital evoluciona, que un ebook que compres a día de hoy, quizá no lo puedas visualizar con los dispositivos de mañana. El libro en papel es inmutable, resiste al paso del tiempo. Es además sensual, agradable a los sentidos. Tengo en mi casa una biblioteca con cerca de cinco mil volúmenes, aquí paso la mayor parte de mi tiempo de jubilado, aquí siento el placer de estar acompañado, aquí los libros me estimulan, me transfieren sus esencias, iluminan mi mente, me ayudan a ser feliz. Prometo que nunca los abandonaré… aunque dudo que mis hijos los conserven, cuando yo me vaya al otro lado a jugar al mus.

Escribe aquí tu comentario

Comentarios: