¿Es posible la cultura sin intermediarios?

Categoría (El mundo del libro, General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 14-03-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

Al amparo del debate que se ha producido en el mundo de la cultura con la aprobación de la llamada Ley Sinde, no está de más que nos hagamos una pregunta: ¿Es posible la cultura sin intermediarios? ¿Es posible la literatura sin editores, sin librerías?

La respuesta no es la misma para todos los sectores. Es difícil entender el cine sin la Warner o la Fox. Los grandes éxitos cinematográficos no desaparecerán nunca, pero probablemente sí ese montón de películas de calidad dudosa que a menudo te tragas en la tele, impuestas a las cadenas televisivas por distribuidoras de medio pelo. Por el contrario, emergerá el cine independiente hecho con un presupuesto modesto que cuenta historias complejas desde formatos diferentes. Los creadores que perciban el cambio tendrán una oportunidad para triunfar; los que no, serán los eternos descontentos que demandan protección con leyes conservadoras para mantener el statu quo. En ese sentido, saldremos ganando.

Alguien podrá alegar que precisamente ese tipo de cine es el que busca la mayoría de la gente, de igual forma que los mayores niveles de audiencia en televisión corresponden a esos programas basura que infestan nuestras pantallas. Es entonces cuando uno se pregunta cuál es el rol de la cultura. Os sugiero que hagáis un recorrido por diferentes países europeos y comparéis el nivel cultural (o educativo, si lo preferís) medio del ciudadano con la calidad de los contenidos que la televisión ofrece. A que no os lleváis ninguna sorpresa…

Algo parecido sucederá en el ámbito discográfico. No creo que desaparezcan los grandes sellos, pero sí los de tamaño medio, para dejar paso a plataformas digitales en las que los artistas venderán directamente sus producciones, aunque nunca podrán prescindir del promotor. Éste juega un papel importante en la difusión de un disco y tiene reconocido su derecho a una remuneración.

En la literatura, es probable que ocurra algo similar. No es cierto que los editores garanticen la calidad de los libros que publican. Diría que incluso al revés. Las editoriales han perdido aquella misión sacrosanta que aplicaron en sus inicios de buscar escritores desconocidos, con talento, para lanzarlos a la fama. Hoy se limitan a publicar lo que saben que se va a vender, es decir lo que hacen los autores consagrados. Ése es el espacio que les corresponde y dejémosles que lo ocupen a su legitimo entender. Muchas tendrán que cerrar…

Surgirá con fuerza el libro digital y allí ya no es tan necesaria la presencia de intermediarios y distribuidores. Cada autor tendrá que encontrar la forma de colocar su libro en la red y adquirir notoriedad para que el gran público lo descargue a su tablet. En ese campo, la figura del agente literario se hará indispensable para promocionar a escritores noveles, orientarles en el enfoque de la obra y hacer la publicidad adecuada. Es un oficio con futuro para nuevos profesionales honestos y adaptados a los nuevos tiempos.

Contratar un agente literario

Categoría (El mundo del libro, General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 21-01-2010

Tags : , , , , , , , , ,

Es una de las opciones más atractiva que tiene un escritor debutante para publicar su obra. Encontrar un agente literario es mucho más fácil que convencer a una editorial para que publique tu novela. Y si lo encuentras, ya tienes recorrido la mayor parte del camino. Piensa que, si un agente se interesa por tu libro, será porque tiene un mínimo de calidad y él vislumbra que puede obtener un beneficio. Los agentes literarios trabajan a comisión (no todos) y sólo cobran un porcentaje (entre un 15 y un 20%) de los derechos de autor que te corresponden a ti. Por eso, tienen que seleccionar obras que tengan un cierto valor y que se puedan vender.

agente literario, ser-escritor, escritor-diletante, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-pieCuando Isabel Allende terminó de escribir La casa de los espíritus era una completa desconocida en el mundo literario. Le aconsejaron que presentara su obra a varias editoriales, pero sin resultado alguno. Hasta que alguien le recomendó que enviara el manuscrito a la agencia de Carmen Balcells, en Barcelona, la principal impulsora del boom de la literatura latinoamericana (hoy representa a García Márquez, Vargas Llosa, Isabel Allende y un par de cientos de firmas ilustres). Pronto llegó el éxito: a los pocos meses, la novela estaba publicada y sus derechos de traducción se vendían en la Feria de Frankfurt, comenzando así una carrera fulgurante que la ha convertido en uno de los iconos de la literatura de habla hispánica.

Hay agentes literarios que cobran (en torno a 100 €) por leer el libro, con el único compromiso de emitir un informe que valora la obra y ofrecer indicaciones para mejorarla. Este dictamen te servirá para conocer la opinión de un experto y estimar la aceptación que puede tener entre el gran público. Si además acepta representarte, estás de enhorabuena…

Llega el momento de firmar un contrato con el agente involucrado. Él te enviará un modelo y tú tendrás que estudiarlo, analizando sobre todo las cláusulas que hacen referencia al objeto (sólo la novela en cuestión y no toda tu obra presente o futura), al ámbito geográfico y a la duración del convenio. Desde mi punto de vista, no merece la pena discutir el porcentaje de comisión (siempre que no sobrepase el 20%); no es malo que tu agente gane también dinero…

En la siguiente URL, encontrarás una relación de agentes literarios en lengua castellana. Te puedes poner en contacto con cualquiera de ellos. Por cierto, esa URL está alojada en una web (escritores.org) muy completa, en la que hay recomendaciones prácticas muy valiosas para todo aquél que desee iniciarse en este pequeño universo literario y vincularse al  mundo editorial.

Si has firmado el contrato con tu agente, él se ocupará de encontrar el editor adecuado, negociar la retribución y defender tus derechos de autor, además de asesorarte en aspectos jurídicos y fiscales que te ayudarán a formalizar con la editorial un contrato ecuánime. No olvides que los editores tienen mucha experiencia y pretenderán incorporar cláusulas favorables a sus intereses que tú probablemente ignoras, pero que te pueden coartar el futuro… sobre todo, si tienes éxito.

Recurrir a un agente literario es el camino más corto para publicar tu novela. Si estás dispuesto a gastar 300 €, selecciona a tres de ellos para que la lean y te den su parecer. Si ninguno te acepta, tendrás al menos tres opiniones y quizá indicaciones valiosas para sacar alguna conclusión.