El papel de la Real Academia Española

Categoría (Cultura y democracia, General) por Manu de Ordoñana el 12-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

¿Cuál es el papel que debe cumplir la Real Academia de la Lengua para la conservación del idioma castellano? Si entras en su página web, encontrarás una explicación de en qué consiste su política lingüística panhispánica, escrita en un lenguaje enrevesado impropio de quien ha de velar por la pureza de la lengua y la claridad de expresión. En otra sección, te explica quién hace el diccionario y cómo se actualiza. Por cierto, esta pestaña es muy útil, ya que te permite encontrar la definición de cualquier palabra que figura en el diccionario, escribiéndola ─bien acentuada─ en una ventana que aparece arriba a la derecha, bajo el título: “Búsqueda por aproximación”.

Si tuviera que interpretar su contenido, diría que la Academia se compromete a dar a conocer las nuevas palabras que el vulgo utiliza en todas los países de habla hispánica y dar fe de cómo la lengua evoluciona, para uso y conocimiento de quien la utiliza. En ese sentido, no se trata pues de una institución mandona que impone su criterio, sino que se limita a estar atenta y registrar los movimientos.

Viene esto a cuento por la “Nueva Ortografía de la Lengua Española”, documento aparecido a finales del pasado año 2010, en el que la Academia sí que pretende regular la forma de escribir en castellano, tras un enorme esfuerzo para lograr una obra rigurosa, cercana y comprensible, con el objetivo de velar por el carácter unitario de la palabra escrita.

Como es lógico, el tal documento no ha dejado indiferente a la comunidad literaria, que se ha posicionado en los dos extremos del espectro. Para unos, se trata de una obra sólida, novedosa y bien fundamentada. Otros, por el contrario, expresan de forma apasionada su desacuerdo. Cualquier cambio ortográfico es una agresión a la libertad que afecta al hábito de escribir.

Recuerdo que hace unos cuarentas años o algo así, la Academia de la Lengua introdujo algunas modificaciones para simplificar la escritura y hacerla más didáctica. Entre otras cosas, quiso eliminar la “p” de las palabras que empezaban por “psico”, con lo cual psicología se convertía en “sicología” (a pesar de que algunos dicen que sicología es el tratado de los higos). Aquello causó un enorme revuelo entre escritores y periodistas “cultos”. La mayoría se negó a aceptar la nueva formulación y siguió empleando su inamovible “psiquis”, probablemente hasta el final de sus días, ya que en estos prados no crecen las amapolas. Hoy en día, aquello ya está totalmente olvidado y el DRAE admite las dos acepciones… incluso recomienda el uso de la “p” delante de la “s”, salvo en seudo (seudónimo).

Al parecer, la nueva ortografía no es de obligado cumplimiento, aunque sí establece una serie de normas que habrá que respetar, digo yo. La «y» se llama «ye» y no «i griega»; las letras CH y LL se anulan del abecedario; desaparece el acento en el adverbio «solo»; y también en los pronombres demostrativos «este», «ese» y «aquel». Lo que pretende la RAE es recomendar el uso correcto de la lengua escrita, pero, al final, yo supongo que cada escritor seguirá utilizando lo que realmente le venga en gana. Como tiene que ser. Que cada perro se lama su cipote… con perdón.

La venta de e-books no despega en España

Categoría (El libro digital, General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 01-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Así como en Estados Unidos, el e-book representa ya el 10% del mercado, con clara tendencia ascendente, la venta de dispositivos de lectura digital en España no acaba de despegar, a pesar de que los precios han bajado y seguirán bajando forzados por la competencia. ¿Significa esto que los españoles siguen siendo conservadores y nada amigos de aceptar las últimas novedades que la tecnología ofrece? Es poco probable: quizá existen otras razones:

  • El precio de los e-readers es todavía alto. Hay que esperar a que se sitúen por debajo de los cien euros.
  • El precio de descarga de un libro digital es muy elevado. Portales como Libranda, creado por una agrupación de editores, han adoptado una política conservadora para proteger la cadena tradicional del libro impreso.
  • A pesar de lo que se diga, la piratería digital no es tan rampante como dicen. No hay muchas plataformas que ofrezcan la descarga gratuita de libros digitales en lengua castellana o, al menos, yo no las conozco.
  • Por otra parte, la Ley Sinde aprobada hace unos meses permite a los propietarios actuar con diligencia contra quien se atreve a colgar en la red títulos protegidos para su descarga gratuita.
  • Y para terminar, la juventud “nacida digital” ─que sería la más preparada para asimilar con rapidez el nuevo formato─ no posee un hábito de leer tan arraigado como el de la generación anterior.

Mientras tanto, Amazon anunció hace poco tiempo que, a menos de cuatro años de haber introducido el Kindle Book en el mercado, sus clientes compran ya más libros en formato digital que en impreso.

Anunció también que John Locke es el primer escritor autoeditor que ha logrado vender más de un millón de libros digitales en kindle Stores, ingresando así en el “Kindle Million Club” junto a otros autores ya consagrados como Stieg Larsson, James Patterson, Nora Roberts, Charlaine Harris, Lee Child, Suzanne Collins y Michael Connelly.

¿Cuándo se creará un gran portal de venta de e-books en lengua castellana, para atender un mercado de 500 millones de clientes potenciales? ¿No están viendo los grandes grupos editoriales el enorme potencial que presenta una iniciativa de este tipo? No es normal que un portal como Barnes&Noble ofrezca libros del catálogo de Libranda a mitad de precio. Algo no funciona buen en este país. Al final, llegará Amazon ─o cualquier otro─ con su plataforma en castellano poniendo a disposición del lector libros a un precio asequible y se hará con todo el mercado.

Porque yo creo que la mayoría de la gente ha llegado a comprender que los libros digitales no pueden ser gratuitos, que hay que pagar algo para financiar a los creadores con talento, algo que no sea abusivo, muy por debajo de 12-15 euros que cuesta hoy comprar un título exitoso en Libranda. Si llegáramos a ese destino, no tengo ninguna duda de que la piratería sería residual y su práctica, considerada socialmente reprobable.

Hoy se cumple el 25º aniversario de la muerte de Borges

Categoría (Estafeta literaria, General) por Manu de Ordoñana el 14-06-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Tal día como, hace veinticinco años, murió en Ginebra Jorge Luis Borges, uno de los escritores más celebrados de la literatura universal. Su obra es una fuente inagotable de inspiración para muchos escritores que han sido capaces de leerla. Su forma de escribir tan erudita es, a la mismo tiempo, creativa y de una gran calidad literaria.

No es menos cierto que leer a Borges no resulta fácil. No conviene penetrar en su inmensa obra con la misma intensidad que podrías emplear para acceder a un autor convencional, a un autor de ficción que acaba de escribir el último éxito de ventas que inunda las librerías. No, Borges es otra cosa. Yo intenté hacerlo así y pronto desistí… hasta que alguien me lo advirtió. Borges es como la Biblia… para tenerlo en la mesilla y leerlo de a poquitos; todos los días, un cuarto de hora, media hora a lo sumo. Si le entras así, ya no sales… te harás adicto,

Se presta a ello porque su estilo es fraccionado y las historias en prosa que cuenta son cortas, a mitad de camino entre el ensayo y el relato breve. Yo me hice con sus Obras Completas, una edición de 2005 de RBA Coleccionables. Son dos tomos de más de mil páginas y acabo de terminar el primero… he tardado más de un año en leerlo, a una media de tres páginas por día después de comer, antes de que me entrara la modorra.

Quizá Borges no es un escritor para el gran público; es más un escritor que necesita un lector minucioso y atento capaz de realizar un esfuerzo intelectual notable para disfrutar del placer de su lectura.

Borges es ante todo un fabulador, un falseador de historias ya escritas, capaz de interpretar a su antojo los personajes y hacerlos al gusto de su fantasía. En ese sentido, me ha llamado la atención la enorme cantidad de libros y documentos que ha tenido que leer este hombre a lo largo de su vida: su cultura era amplísima y se extendía a numerosos dominios del saber. Y eso que se quedó ciego a los 55 años.

Como afirmaba Fernández Mallo, Borges es “el grado cero de la literatura”. Mallo ha compuesto un remake de “El hacedor” y dice que cuando leyó el original con 18 años se le abrió un mundo desconocido. Exacto, esa frase lo resume todo: “Borges te abre a un mundo desconocido” que si, al principio cuesta un poco entender, termina luego por ser familiar y hacerse entrañable. Hay que leerlo con lápiz y papel y apuntar lo que nos sorprenda, lo que más se aproxime a nuestro imaginario, para luego recordarlo y volverlo a leer… seguro que es mucho.

Quizá algunas veces, Borges se pasa en sus disquisiciones filosóficas  y peca de sofisticado, en el sentido de adulterar con sofismas los razonamientos de los grandes pensadores del siglo XIX y anteriores. Lo mismo hace en el campo de la teología para llegar a conclusiones que sólo pueden ser permitidas en el terreno de la lírica. Pero a un personaje como Borges, los dioses todo le permiten…

El Mataburros. El haber

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 10-06-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

Y como el haber tiene que ser igual al debe para que cuadren las cuentas, no podemos dejar de mencionar el uso indebido que se hace del verbo “haber”, en lugar de la expresión “a ver” que, en tono interrogativo o exclamativo, sirve para acercarse a mirar un cosa, mostrar interés o curiosidad por algo, confirmar lo que parecía dudoso o corroborar el buen trato que le corresponde a uno.

El diario “El Correo” de Bilbao, en su edición del 02.05.2011, recoge el parecer de los partidos Aralar y  Ezker Batua sobre la decisión del Tribunal Supremo español de anular las listas de Bildu para las elecciones provinciales y municipales del 22-M y el recurso presentado al Tribunal Constitucional para recomponer la situación.

Bajo el título “Aralar dice que hay un claro impulso político en la anulación de Bildu”, la agencia de noticias “Vasco Press” publica un artículo en cuyo último párrafo, la candidata de EB a diputada general de Gipuzkoa, Arantza González, dice lo siguiente:

«Desde el punto de vista jurídico esta sentencia no tiene mucho recorrido, no tiene justificación jurídica pero habrá que ver haber que pasa y concluye diciendo: Es muy difícil aventurar nada”.

Ser escritor y adquirir notoriedad

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 29-05-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

Desde la creación de este blog, hemos venido insistiendo en que una cosa es escribir un libro y otra bien diferente es publicarlo y obtener éxito en la venta. Cualquiera que sea la forma que hayas elegido para editarlo, siempre estarás obligado a promocionarlo y a darte a conocer como autor, a realizar determinadas acciones comerciales para que el público lo compre y adquirir notoriedad, aunque sólo sea en tu pequeño entorno geográfico. Me estoy refiriendo, claro está, a ti como escritor diletante, desconocido, sin editor ni agente literario comprometidos en divulgar tu obra, que te has decidido a publicar por tus propios medios y quieres ahora, cuando menos, recuperar la inversión que has realizado.

¿Qué cosas se nos ocurren para adquirir notoriedad? Si quieres alcanzar un cierto nivel de popularidad, tienes que convertirte en hombre o mujer públic@ y conseguir que la gente hable de ti ─fíjate en Arturo Pérez-Reverte… aparece hasta en la sopa─, aunque no necesariamente como escritor de novelas. Puedes llegar a ser célebre por otros muchos caminos. Vamos a explorarlos:

  • Conseguir un premio literario, aunque sea modesto.
  • Dar conferencias sobre temas preferiblemente literarios y destacar tu condición de escritor.
  • Aparecer en prensa y radio ─si es TV mejor─ el máximo número de veces.
  • Salir a la calle a presentar el libro en determinados lugares y en fechas señaladas.
  • Disponer de una página web atractiva que fomente la participación de los lectores.
  • Subir a Youtube un video novedoso, gracioso, pintoresco… que despierte en el cibernauta el deseo de pasárselo a un amigo.

Esto del video puede ser un filón si tienes algo de imaginación. Sólo te recuerdo el caso de ese sastre de Granada que se ha hecho famoso con un video tan simple como éste de “Cómo planchar una camisa”. Su autor, Bere Casillas, además de atender personalmente a los clientes en su tienda,  a escribir en el blog, a mantener el contacto con sus seguidores en Facebook y Twitter y a viajar para dar conferencias por toda España. Su nombre da 293.000 resultados en el buscador de Google y 24.900 con el nombre exacto… todo un record. ¿No serías tú capaz de hacer algo parecido?

En próximos artículos, trataré de desarrollar cada una de esas posibles actuaciones de Marketing para vender un libro, cuya finalidad es aumentar la popularidad del autor, algo que muchos de vosotros no estáis dispuestos a hacer ─porque pensáis que ese proceder es impropio─, pero que tendréis que asumir si queréis alcanzar la gloria. Un escritor de prestigio no es muy diferente de un político, un artista de cine o un personaje de la jet… hay que estar siempre en portada.

¿Quién cubrirá la misión del editor?

Categoría (El mundo del libro, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 09-05-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

Estaba yo el otro día fisgando en la librería Manterola ─ese pequeño templo del libro vasco antiguo en Donostia que tan animosamente regentan las hermanas Arbelaiz─ cuando descubrí uno que me llamó la atención: “Tradiciones vasco-cántabras”, escrito por Juan Venancio de Araquistain (1828-1906), publicado por primera vez en Tolosa ─donde el autor ejercía como registrador─ en 1886. La edición actual era del año 2000 y costaba diez euros: lo compré de inmediato. Lo leí despacio, sin prisa, disfrutando de una verdadera joya literaria que poca gente ha leído, a pesar de que entre las ocho historias que cuenta, dos son leyendas populares en la cuenca del Deba: “La hilandera” y “La emparedada de Irrarazabal”.

Según dicen las estadísticas, el 90% de los libros que se publican no sobreviven más de un año, se mantienen en las librerías durante unos seis meses y luego desaparecen. Solo el 10% tiene una vida más larga. La desgracia es que dentro de ese 90% de libros olvidados hay sin duda obras meritorias, incluso verdaderas obras de arte perdidas para siempre. ¿Tiene derecho la Humanidad a desperdiciar semejante caudal de conocimiento?

Alguien tiene que cumplir esa función de exhumar piezas extraviadas capaces de suscitar el interés de esos lectores curiosos que todavía se dejan orientar. Los criterios no son iguales a lo largo del tiempo, el pensamiento varía a lo largo de la vida y algunos escritores son capaces de percibir esos cambios antes de que el ciudadano tome conciencia… de adelantarse a su tiempo.

No es infrecuente que literatos que, en vida, fueron despreciados, alcanzaran la fama después de la muerte. Alguien destapó su obra y la resucitó, alguien llegó, la leyó y dijo: “Esto es una maravilla, esto tiene que gustar al público de hoy, de este momento preciso, aunque pasara desapercibido en su tiempo”. Y se lanza a la aventura de publicar algo escrito hace un montón de años por un autor anónimo y… tiene éxito en el mercado.

La pregunta es quién es ese alguien que es capaz de arriesgar sus dineros con tan poco bagaje. Hasta hace muy poco tiempo, ésa ha sido la tarea del editor, del editor profesional que amaba su trabajo, que disfrutaba con la lectura de textos desconocidos, que se exaltaba cuando descubría uno insigne, que alentaba a los nuevos creadores y les ayudaba a culminar su obra.

Por desgracia, esta figura ha desaparecido… o está en trance de desaparecer. El editor de hoy en día no lee, no tiene tiempo, no disfruta con la lectura, solo se ocupa de los autores consagrados, a lo seguro, a lo que sabe que le va a reportar beneficio. Vivimos muy de prisa, solo pensamos en lo inmediato… poco podemos hacer para recuperar los viejos hábitos. Por eso, yo defiendo el papel que puede jugar una nueva generación de agentes o asesores literarios, menos preocupados por hacer rentable una inversión y más orientados a promocionar nuevos valores. Pero no me hacen caso…

Juan Bas en versión digital

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 05-05-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

El libro electrónico no termina de triunfar en España. A pesar de las grandes expectativas que manejaba el sector hace un año,  los españoles sólo han comprado 260.000 dispositivos de lectura o “e-readers” a lo largo de 2010, con lo cual el peso del libro digital tan sólo ha representado el 1% de la facturación total de contenidos digitales, frente al 6% de los videojuegos y el 8% del cine o el vídeo.

Aun así, algunos escritores ya empiezan a publicar su obra en versión digital. Uno de ellos es Juan Bas, que forma parte de la Asociación de Escritores de Euskadi AEE/EIE. De la mano de Editorial Alberdania, ha digitalizado nueve de los libros que ha escrito y que se pueden descargar al precio de 4,90 € cada uno. Son los siguientes:

  • Páginas ocultas de la historia (escrito con Fernando Marías, 1999) (edición revisada para formato digital en 2010).
  • La taberna de los 3 monos y otros cuentos alrededor del póquer (2000).
  • El oro de los carlistas (2001).
  • Alacranes en su tinta (2002) (edición revisada para formato digital en 2010).
  • Tratado sobre la resaca (2003) (edición revisada para formato digital en 2010).
  • La cuenta atrás (2004).
  • Voracidad (2006).
  • La resaca del amor (2009).
  • En mi furor interno y otros jocosos surrealismos semánticos (2011).

Escribir una novela está al alcance de muchos

Categoría (Estafeta literaria, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 23-04-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

En este Día Internacional del Libro que celebramos hoy, me apetece provocar a esos talentos sin descubrir a quienes  les gustaría ser escritores, para que se decidan a cruzar el Rubicón.

Cuando fui joven, varias veces leí que escribir una novela era fácil, que lo verdaderamente difícil era escribir la segunda. Eso lo repetían con machacona insistencia autores consagrados de los años sesenta y setenta, quizá para satisfacer su ego, o quizá para evitar la llegada de intrusos.

A tenor de la experiencia que he adquirido en este mi nueva profesión de escritor, he comprobado cuán errónea es esa opinión. Yo ahora estoy escribiendo mi segunda novela y doy fe de que las cosas me están resultando mucha más fáciles, las durezas que encontré al principio se han ablandado, la técnica ha mejorado y mi trabajo es mucho más fluido. Me he dado cuenta de los errores que cometí, de las cosas que no hay que hacer y de lo que el lector pide para que el relato resulte ameno. Y eso no va en contra de la calidad literaria… que puede haberla y mucha, sin necesidad de utilizar un lenguaje afectado o simplemente culto. Es que, como todo en la vida, el entrenamiento es indispensable.

Cualquier persona es capaz de escribir una novela sobre la historia de su vida… o de parte de ella. No hay vida que no tenga algún mérito, que sea tan mediocre como para no ser escuchada; siempre hay episodios singulares que te han ocurrido, personajes anecdóticos que te han llamado la atención, situaciones emocionales que te han impresionado…  si eres capaz de evocar el pasado y poner el alma en transmitirlo. Y si no, recuerda el diario que escribió Ana Frank con trece o catorce años…

La dote narrativa no es exclusiva de los escritores consagrados. Hay muchos individu@s que hoy se dedican a una profesión cualquiera para poder vivir, pero que en su fuero interno mantienen su vocación de escribir. Algunos no tuvieron la valentía de dar el primer paso, siendo jóvenes, cuando sintieron el “gusanillo”, quizá por temor a fracasar, quizá por miedo al “qué dirán” o simplemente porque sus padres no se lo permitieron y le obligaron a estudiar una carrera más “crematística”.

Aún es tiempo. Escribir una novela no es privilegio exclusivo de unos iluminados, ni hace falta estar especialmente dotado para la oratoria. Es más un problema de constancia, de disciplina, siempre claro que tengas un cierto dominio de la lengua y te preocupes por perfeccionarlo. En esto de escribir, hay bastante de oficio y eso se aprende, primero en la escuela ─de verdad que hay talleres de creación literaria que aportan esos rudimentos─ y luego con la práctica. Solo tienes que extirpar el miedo.

 

Libro digital. Una oportunidad para el escritor diletante

Categoría (El libro digital, General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 17-04-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Tengo la impresión de que cada vez hay más personas que se aplican a escribir libros ─muchas de ellos, dignos, muy dignos─, no precisamente profesionales, sino aficionados, diletantes, que solo pretenden que la gente los lea, sin propósito crematístico alguno. Son escritores que dedican un montón de horas a esta tarea, con el único objeto de sentir la satisfacción de ver cumplido un sueño.

La mayoría ignora las dificultades que va a encontrar para publicarlo y se lleva una gran decepción cuando empieza a conocer cómo funciona el mercado editorial. Piensan que si escriben una buena novela y el libro se publica en buena calidad de papel y con una portada atractiva (como la de “Ángeles y Mariposas”), ya está todo hecho. Por eso, se embarcan en la autoedición y se gastan un buen montón de euros para tocar con sus manos el libro que han escrito. Son hasta capaces de conseguir que su obra esté expuesta en un lugar preferente de las librerías de su entorno… durante cierto tiempo. Pronto llega el desengaño cuando descubren que, al cabo de una o dos semanas, desaparece de la circulación y que apenas han conseguido vender algún que otro ejemplar… siempre hay un amigo que te echa una mano.

Mientras tanto, las estadísticas nos dicen que el mercado del libro ha descendido un 30% en los dos últimos años, aun con el auge que ha supuesto esa infraliteratura que se consume en los hipermercados. Somos esclavos de nuestra tradición, de nuestra cultura, inmersos en la galaxia Gutemberg que hizo posible el auge de la novela, sin darnos cuenta de que eso se ha acabado, que la imprenta se ha quedado atrás y que la sociedad actual demanda otro tipo de formato… y hasta otro tipo de literatura.

Éste es un mensaje para ti, escritor inédito que no sabes cómo hacer llegar tu obra al gran público. Métete con el libro digital, dedica algo de tiempo a conocer lo que es Internet y sube tu libro a la red. Gástate el dinero en pedir consejo a un experto en estas nuevas tecnologías… que te explique las mil fórmulas que existen para estar presente. Hace 15 días ya escribí algo sobre el éxito que ha conseguido la joven escritora Amanda Hocking con iTunes. Es un ejemplo a seguir…

Amazon anuncia su desembarco en España para finales del presente año. Su dispositivo de lectura, el Kindle, se ha sumado a los tablets de otros fabricantes para mejorar su cuota de mercado de libros digitales. En el momento actual, su librería virtual ya vende una cantidad similar de libros en ese formato que en papel.

¡Anímate, hombre! Todavía estás a tiempo.

El escritor busca la venta directa

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 03-04-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

Las nuevas tecnologías permiten hoy al escritor acercarse al lector y proponerle la venta del último libro que ha escrito a un precio al alcance de cualquier bolsillo. Si eres capaz de encontrar un editor que quiera publicar tu libro ─ardua tarea si eres un desconocido─, descubrirás que tan sólo te vas a llevar el 10% del precio de venta y que probablemente no vas a vender muchos ejemplares. Con esta perspectiva, los nuevos creadores tienen poco que perder si apuestan por otros canales de distribución, aunque todavía no estén maduros. Os sugiero que leáis el artículo que escribió Julián Díez en Cinco Días, el pasado 12 de marzo de 2011:

  • Bruce Holland Rogers, escritor de literatura fantástica, tiene un grupo de suscriptores que le pagan 10 € al año por recibir 3 relatos al mes, a través de e-mail.
  • Amanda Hocking, una joven norteamericana de 27 años que escribe novelas de amor con vampiros, lleva vendidas 900.000 copias de sus nueve novelas, autoeditadas, a través de iTunes, con precios entre uno y tres dólares. La tienda de Apple le da un 70% de los ingresos, con lo que Hocking se ha hecho, cuando menos, millonaria en el último año. El Diario Vasco de hoy nos cuenta algo sobre la joven escritora.
  • En España, Juan Gómez Jurado (Enemigo de Dios) y Manuel Loureiro (Apocalipsis Z) han vendido por ese canal más de 65.000 ejemplares, ambos con precios en torno al euro y medio. Los dos autores son ahora promotores de la iniciativa 1libro1euro.com, en la que es posible descargar esos textos gratis y solo se pide que se destine un euro a una ONG a cambio.
  • Otra alternativa es la autoedición. En este segmento, Bubok es una de las empresas más exitosa y ha vendido más de 120.000 libros. Ofrece tanto la opción de editar gratis el libro en papel como permitir su descarga a través de Internet. En mi opinión, la segunda fórmula me parece muy atractiva, ya que el autor percibe el 80% del PVP. Sólo hace falta un poco de ayuda en publicidad.

Por el contrario, la experiencia de las editoriales españolas con sus canales de venta de ebooks ha sido decepcionante, porque no han sido valientes: han preferido mantener precios altos por la descarga, para no perjudicar su negocio principal, la venta de libros en papel. Es muy posible que el panorama cambie a finales de 2011 con el esperado desembarco de Amazon en España.

Página 3 de 41234