Diana Morales. 8 consejos para convertirse en escritor

Categoría (Consejos para escritores, General) por Manu de Ordoñana, Ana Merino y Ane Mayoz el 15-10-2019

Tags : , , , ,

¿El escritor nace o se hace? ¿Todos podemos escribir? ¿Qué necesitamos para sacar el Cervantes que llevamos dentro? ¿Hay alguna edad ideal en la que lanzarse a la escritura? Para la escritora y formadora en escritura creativa, Diana P. Morales, cualquiera es capaz de escribir un libro. No importa el momento ni la edad. Es más, muchos de los grandes escritores comenzaron su carrera literaria pasada la mediana edad. Estos son los ocho consejos prácticos que ella propone para aquellos que deseen convertirse en escritores.

1.- Escribe regularmente. Escribe, escribe mucho, escribe regularmente y pese a todo. Escribe al menos una página al día y trata de ser preciso. Escribir mucho y de forma habitual es la mejor receta para aprender y mejorar como escritores.

2.- Pide opiniones y aprende de ellas. Si aspiras a ser escritor, en algún momento tu obra tendrá que ver la luz y será juzgada por los lectores. Antes de ese momento comparte tu manuscrito con personas de tu absoluta confianza, aquellas que sabes que van a ser críticas, de manera constructiva, y sinceras. Cuando recibas la crítica o comentario, valóralo y aprende de ello. No te lo tomes como un ataque personal, solo quieren ayudarte.

3.- Lee (casi) todos los días. No hay mejor maestro para un escritor que los grandes autores de todas las épocas. Para ser escritor la lectura diaria es casi casi una obligación que no muchos sentirán como tal. La lectura es el alimento de la escritura.

4.- Escribe para tu propio placer. No es necesario que escribas únicamente pensando en publicar. La escritura que surge en momentos de relajación o para uno mismo también es práctica y de ella  igualmente se aprende. Escribir un diario personal es la gimnasia del escritor creativo. Que no te intimide tu intimidad. Este ejercicio cotidiano es fundamental. En el diario no hay más reglas que las que tú te impongas. Es la gimnasia del escritor creativo. Algunos de los diarios más famosos de todos los tiempos son los de Anaïs Nin, escrito en varios tomos a lo largo de toda una vida, más de treinta y cinco mil páginas.

5.- Plazos, objetivos y rutina. Márcate plazos y objetivos claros. Te ayudarán a no perder el foco* pero sé realista. Si te marcas objetivos imposibles de cumplir solo conseguirás frustrarte y bloquearte aún más. Fija una rutina. «Para todos aquellos que escribimos, muchas veces lo más difícil es sentarse a escribir. El simple acto de escribir y de crear algo nuevo te enfrenta a todas tus dudas e inseguridades: si escribes pese a todo, las dudas se irán desvaneciendo». Observa cuándo eres más creativo, cuándo tu mente está más despejada, si es por la mañana o por la noche. Busca al menos un hueco en tu horario semanal —puede ser una hora, dos o tres— y resérvalo para la escritura; eso sí, hay que ser constante. Incluso una hora a la semana es más que suficiente para empezar y en pocos meses vas a notar un gran avance.

6.- Descansa. Porque igual de importante es cultivar el hábito de la escritura marcándote horario, como descansar para que fluyan las historias; debemos tener la mente despejada y clara. Hay un momento para crear y otro para revisar. Todo escritor tiene dentro un niño que juega y un adulto que pone orden, pero nunca pueden estar juntos al mismo tiempo en la misma habitación, porque se anulan; ambos son necesarios en el proceso de escribir, pero deja pasar un tiempo entre uno y otro. Además, es necesario dejar descansar también al texto. Te recomiendo que pase al menos una noche entre el proceso de escritura y el de revisión; incluso, si es más, mejor. Volverás a ver el texto con nuevos ojos.

7.- Estudia técnicas de escritura. Como en toda profesión para poder ejercerla como el mejor y estar a la vanguardia, hay que formarse con el fin de sacar el máximo provecho de tus habilidades, e incluso hacerte un hueco en el mercado.  Existen multitud de cursos de escritura creativa adaptados a tus intereses o necesidades. Un curso de escritura te fuerza a escribir con regularidad y sirve para probar técnicas nuevas, así como diferentes géneros y posibilidades; además, conocerás a gente que ama la escritura y en este oficio tan solitario nunca viene mal tener una tribu de afines.

8.- Ten fe, aprende de tus errores y de las críticas. Escribir también es una actitud mental y un proceso de autoconocimiento. La tentación de tirar la toalla es alta y a todas las personas que escribimos nos ha ocurrido. Ten fe, date espacio y distancia con el texto. Siéntete orgulloso de lo que has creado, aprende de tus errores y de las críticas. Ya se lo decía don Quijote a Sancho: «Déjales que rían, Sancho; que a nosotros siempre nos quedará la gloria de haberlo intentado». Cuida tu escritura, no te conformes con lo primero que escribes, lee mucho (muchísimo), sobre todo buena literatura. Y sal ahí fuera a mostrar lo que haces, aunque dé miedo o vergüenza al principio. Búscate una tribu que te anime y te empuje. Y cree en ti: escribir, como cualquier oficio creativo, exige mucho coraje y tú ya lo tienes.

 

Escribe aquí tu comentario