Un santuario para los amantes de los libros

Categoría (Cultura y democracia, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 08-12-2013

Tags : , , , , , ,

El pasado 30 de noviembre tuve la suerte de presentar mi segunda novela “Vivir de rodillas” en el “Euzko Etxea” de La Plata (Argentina), lo que me permitió visitar ese maravilloso país. Fue un viaje rápido, tan sólo una semana, pero con tiempo suficiente para ver cumplida una de las pocas ilusiones que todavía uno conserva para subsistir en ese tránsito de la madurez del otoño al gélido invierno de la nostalgia: visitar una de las librerías más importantes del mundo.

El Ateneo es la primera cadena de librerías de Argentina. Creada en 1912, posee 34 tiendas repartidas en todo el territorio. La joya de la Corona es “El Ateneo Grand Splendid”, ubicada en la calle Santa Fe 1860, en pleno centro de Buenos Aires, en un hermoso edificio que antes había sido teatro. Su construcción se inició en 1917 sobre los cimientos del que fuera “Teatro Nacional Norte” y se inauguró en mayo de 1919, en la zona conocida entonces como “el Saint Germain porteño”. Estaba considerado como el cine-teatro más lujoso de Buenos Aires; por él desfilaron grandes personalidades del tango como Ignacio Corsini, Roberto Firpo y Carlos Gardel. Read the rest of this entry »

Los costes de la autoedición

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 12-09-2013

Tags : , , , , , , , , ,

A finales del año pasado, terminé de escribir mi segunda novela y, como no he encontrado un editor que se atreva a publicarla, no he tenido más remedio que hacerlo por mis propios medios: “Vivir de rodillas” se titula. Si quieres ver de qué trata, pincha en: http://serescritor.com/obra-manu-de-ordonana/vivir-de-rodillas/ Ya sé que no va a ser un bestseller ni recibir el Cervantes… aunque nunca se sabe. Por cierto, si la quieres comprar, lo puedes hacer en ese mismo enlace, tanto en papel (sólo para España), como en digital. Pero antes de hacerlo, te sugiero que leas la selección para que te hagas una idea del tipo de novela que es. Pero vayamos al grano, para conocer los costes de la autoedición y ver si los números cambian los conceptos. Read the rest of this entry »

Noticias de prensa

Categoría () por administradorweb el 19-07-2013

Tags : , , , ,

1) Diario Vasco (20-09-2013)
El 20 de septiembre de 2013, el Diario Vasco de Donostia-San Sebastián dedica una página entera a presentar el libro “Vivir de rodillas“. El periodista y escritor Santiago Aizarna hace un análisis de la novela que describe la historia de una joven empeñada en descubrir los pormenores de la muerte de su padre en San Sebastián al terminar la guerra civil española.

Santiago-aizarna

2) Diario Vasco (22-10-2013)
El 22 de octubre de 2013, el Diario Vasco de Donostia-San Sebastián publica un crónica que da cuenta de la presentación del libro Vivir de rodillas, escrito por el donostiarra Manu de Ordoñana, que ya en 2009 editó su primera novela, Árbol de sinople. El acto se celebró en la sede central de la biblioteca municipal de San Sebastián. La presentación corrió a cargo de Sebastián Agirretxe.

Sebastian-Agirretxe

José Borondo en la revista Ecoescritura

Lo mejor que se puede decir de un libro autoeditado, al menos en un primer golpe de vista, es que no parezca una autoedición. Estamos tan acostumbrados a que muchos de los libros que carecen de editorial estén plagados de errores garrafales y la calidad brille por su ausencia, que se agradece encontrar novelas como la que hoy nos ocupa. En ese sentido, Vivir de rodillas, segunda obra del escritor donostiarra Manu de Ordoñana, podría pasar sin problemas por pertenecer a cualquier editorial de renombre, tanto por su forma (del libro en su presentación y de su escritura) como por su contenido (el rigor de los episodios que cuenta, así como los conflictos que plantea).

Leer le reseña completa

José Borondo entrevista a Manu de Ordoñana en la revista Ecoescritura

‘He cuidado mucho la corrección del texto original. Me ha costado dinero pero ha sido la mejor inversión que he hecho, ya que tengo la garantía de que no hay errores ni gramaticales ni lingüísticos, no hay palabras repetidas en la cercanía, ni las faltas de ortografía ─que aun creyéndome sabio, cometí─, además de proponerme algunas modificaciones en la estructura de la novela, en las actitudes de los personajes y, sobre todo, convencerme para eliminar la mucha zaborra que los escritores solemos incorporar en nuestra obra, creyendo que es relevante y que sólo sirve para aburrir al personal y hacer que abandonen la lectura\’, afirma el autor de Vivir de rodillas.

Leer la entrevista completa

Algo más que un agente literario

Categoría (General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 14-03-2013

Tags : , , , , , , , ,

La función del agente literario es proponer a los editores las obras escritas por sus representados, conseguir que las publiquen y asesorarles en la negociación del contrato. Ése ha sido su principal cometido, sin perjuicio de que pueda también hacer alguna recomendación al escritor para corregir el texto con el fin de potenciar su valor de mercado y hacerlo más atractivo.

Hasta ahora, el agente literario no cobraba por su trabajo al seleccionar los manuscritos recibidos, ni por corregirlos. Su remuneración se iniciaba en el momento en que el libro aparecía en las librerías, y consistía en un porcentaje sobre los derechos que el autor recibía por cada ejemplar vendido, un porcentaje a pactar entre las dos partes y que suele variar entre el 10 y 20%. Es decir, por cada euro que el escritor percibe, el agente se embolsa 0,15 euros, un importe poco oneroso para retribuir trabajo tan ingrato como es leer multitud de originales, seleccionar los más interesantes, ayudar a reconvertirlos y, sobre todo, encontrar un editor que asuma el riesgo, tarea ingrata de la que los escritores huyen, como el gato escaldado del agua fría.

Freelancer

Es una figura bastante común en el ámbito literario de algunos países, sobre todo, en los anglo-sajones, bajo el apelativo de editores freelance (en Francia, por ejemplo, no existe o es muy poco frecuente). Un freelancer es un trabajador autónomo que ofrece sus servicios profesionales a terceros para realizar tareas concretas que son retribuidas en función del resultado ─una cantidad fija, rara vez  una comisión─, no del tiempo empleado, mediante un contrato que sólo obliga durante el tiempo que dura la realización del encargo. Se utiliza en campos muy variados, generalmente en aquéllos relaciones con Internet y las nuevas tecnologías (libros, música, periodismo, producción de videos, programas informáticos, diseño y un largo etcétera).

En España, el nombrecito no ha calado todavía, cosa extraña con esa vocación tan arraigada que tienen nuestros medios de extranjerizar vocablos nuevos. Así pues seguiremos utilizando el término “agente literario” o mejor todavía “asesor literario”, ya que el primero parece limitarse a la simple tarea de intermediar entre el editor y el autor.

El “asesor literario” tendría que cubrir otros campos, ofrecer servicios complementarios que hoy demanda y no encuentra el escritor diletante, perdido en un universo desconocido, creyendo todavía que una pléyade de editores lo están esperando para subirlo a las alturas, sin que él tenga que poner un “duro”.

A través de lo que opinan los visitantes de esta web, deduzco que existe un nicho de mercado para aquellos “mercenarios” que sean capaces de proponer a esos escritores una solución global a cuatro tipos de necesidades, que voy a enumerar en un orden que no necesariamente ha de ser el cronológico:

  • La elaboración de un boceto, su ámbito económico y geográfico, un objetivo de ventas, siquiera aproximado, así como el dinero que el autor está dispuesto a invertir en el proyecto, todo ello, recogido desde el primer momento en un documento que comprometa a las dos partes.
  • El consejo literario en todas sus facetas, antes, durante y después del proceso creativo, con carácter subsidiario, de forma que el escritor conserve siempre su condición de propietario.
  • Un plan comercial para el lanzamiento del libro, las características del producto (maquetado, título, tipo de letra, de papel, diseño de la cubierta, sinopsis y demás atributos para la versión electrónica), los canales de distribución de cada formato (papel y digital) y las acciones a emprender para contactar con las editoriales que quizá han de iniciarse antes de concluir la redacción.
  • La definición de una campaña de promoción y difusión del libro capaz de llegar al público objetivo seleccionado en la primera fase, quizá la tarea más compleja, la más difícil, la que requiere más esfuerzo y una amplia dosis de imaginación en la que todos los recursos harán falta.

Y he empleado adrede la palabra “mercenarios” ─no en su sentido despectivo─ para designar a este tipo de asesores o “freelancers”, con el fin de que los autores que se dedican a este noble arte de escribir sepan de una vez por todas que, para publicar, hay que pagar, que la sociedad no tiene ninguna obligación para con ellos, sentimiento que algunas veces trasciende de los lamentos amargos que algunos manifiestan porque nadie les hace caso. Tendrían que recordar que, en España, todos los años aparecen 80.000 títulos nuevos, los intermediarios no dan abasto y los profesionales que se dedican a esto tienen que vivir, no pueden subsistir con sólo comisiones, porque se arriesgan a leer un montón de manuscritos y no encontrar ninguno digno.

El IVA del libro digital

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 07-03-2013

Tags : , , , , , , , , ,

Según la última encuesta “Hábitos de lectura en España”, el porcentaje de ciudadanos que posee un e-book alcanza el 9,7 %, cuando en 2010 no llegaba al 2%, y el de lectores de libros en soporte electrónico ha pasado en dos años del 5,3% al 11,7% de la población. Poco a poco, lo digital se impone, aunque sin llegar a la catástrofe que auguraban los gurús hace unos años.

Mientras tanto, arrecia en España la polémica sobre el IVA (impuesto sobre el valor añadido) que el Gobierno aplica a la cultura. La reforma fiscal de septiembre de 2012 incrementó el tipo general que se aplica al libro electrónico del 18 al 21%, pero mantuvo el superreducido del 4% que corresponde al libro impreso, un gesto claro para proteger a la industria editorial que ve cómo, año a año, cae la facturación y descienden sus beneficios.

iva-del-libro-digital, tributos-laxos, homo hispanicus, proteger-industria-editorial, industria-editorial-potente, iva-superreducido-libros, visión-cortoplacista

No hay ninguna razón para explicar ese desajuste. En mayo del 2009, la Comisión europea modificó la directiva del IVA para considerar como libro toda tecnología digital con un soporte físico, lo que de inmediato induce a pensar que el libro digital ha de tener el mismo tratamiento fiscal que el libro impreso. Al parecer, Bruselas prevé este año presentar una propuesta para igualar el IVA de ambos formatos en todos los países de la Unión Europea.

Y sin embargo, el pasado mes de febrero, las autoridades comunitarias denunciaron a Francia y Luxemburgo por aplicar a ambos el mismo tipo de IVA reducido (en Luxemburgo es el 3% y en Francia, el 5,5%). Son los dos únicos países europeos que siguen esta pauta.

  • Luxemburgo, porque con ella ha logrado atraer a su territorio la sede de varias multinacionales norteamericanas que facturan desde allí, de forma que, cuando tú compras a Amazon un libro digital, ese 3% va a parar a las arcas del pequeño estado centroeuropeo, lo que no deja de ser un contrasentido cuando estamos hablando de un impuesto al consumo que debería de ser recibido por el país en que reside el comprador.
  • Francia, porque ha visto atacados sus intereses económicos por la competencia que le hace el país vecino. Posee una industria editorial potente (lo que no ocurre en Luxemburgo) y, por eso, el gobierno del socialista François Hollande decidió reducir del 7% al 5,5% la tasa que se aplica a los libros impresosy digitales, a partir del uno de enero de 2013.

No es fácil de entender la postura de Bruselas. La directiva de 2009 equiparaba la fiscalidad de ambos soportes. No tiene sentido ahora, en vísperas de una legislación paritaria, imponer una sanción económica a quien ha adelantado su puesta en vigor. La Comisión ha confirmado su discrepancia y ha anunciado que en breve denunciará a ambos países en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Con esa medida, Bruselas pretende que el cambio se produzca al mismo tiempo en todos los estados y que, en el interín, no se permitan prácticas desleales que den ventaja a aquellos países que han aprobado tributos más laxos.

¿Tendría España que imitar la actitud de Francia? Probablemente, sí. Una rectificación a la baja del importe del IVA aplicado a los libros digitales sería un estímulo para la colaboración entre el mundo del libro y las “startups” (empresas tecnológicas de reciente creación). La industria editorial es importante y hay muchos intereses en juego, aunque no estoy yo muy seguro de que los empresarios hayan apostado por lo digital. Da la impresión de que prefieren mantener su posición de privilegio en el segmento tradicional del libro impreso y dejar para otros la aventura de lo nuevo, con esa visión cortoplacista que tanto caracteriza al homo hispanicus.

Libros en la calle

Categoría (General) por Manu de Ordoñana el 21-02-2013

Tags : , , , , , , , , ,

La semana pasada coincidí en el portal de mi casa con un vecino que llevaba en una bolsa un montón de libros con la malsana intención de tirarlos a la basura. Eran ejemplares casi nuevos, bien encuadernados: cuentos y novelas para público infantil: “Eran de mi hija pero ya tiene veinte años… es que no tenemos sitio en casa”, dijo el hombre a modo de disculpa.  Le pedí que me los diera. Los llevé a la escuela del barrio y la encargada de la biblioteca los recibió con muestras de satisfacción.

Es habitual escuchar a la gente que no compra libros porque no tiene sitio dónde guardarlos. Las casas de hoy en día son pequeñas y están llenas de cachivaches que no sirven para nada. Quizá ésta sea una de las razones que esgrimen los defensores del e-book, aunque a mí me parece que sólo es una excusa de quien ha perdido el háb¡to de la lectura y no quiere parecer inculto. En cualquier caso, es una realidad constatar cómo, a la muerte de una persona mayor, lo primero que hacen sus herederos es desprenderse de la biblioteca, que con tanto esmero se empleó en construir el finado.

cantinela-de-siempre, libros-en-la-calle, BookCrossing, caritas-de-libros, cachivaches, libros-en-lugares-publicos, vestir-la-mente

Viene esto a cuento porque, en una de esas incursiones que suelo hacer en los buscadores de Internet cuando estoy vago, me topé con otra palabreja en inglés que me sorprendió por su sonoridad. Me metí en Wikipedia y allí descubrí su significado: “BookCrossing o BC (pronunciado becé) es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo tras haberlos leído. La idea es liberar “libros en la calle” para que sean encontrados por otras personas, una forma de permitir el acceso a la cultura a las personas con recursos escasos, aunque algunas voces se han levantado en contra de esta práctica, alegando que los libros así se “devaluan” y, al mismo tiempo, se reducen los derechos de autor. La cantinela de siempre…

A mí me ha parecido una excelente idea y por eso la traigo aquí, para que tú, si te quieres desprenderte de un libro, pruebes a dejarlo en un banco, en un bar, en la iglesia, en el autobús, en cualquier sitio visible, antes de arrojarlo al contenedor, para que otro ciudadano se lo pueda llevar si lo encuentra interesante. Y eso lo puedes hacer sin dejar rastro o inscribiéndolo en un fichero para seguirle la pista. En realidad, ésa es la fortaleza del BC. Así se explica que, en poco más de diez años, la red cuente con cerca de 40.000 usuarios en España.

Si decides liberar un libro por esta vía, regístralo antes en BookCrossing: es gratis, aunque se aceptan donaciones para mantener el servicio. Así conseguirás un número de identificación BCID que se incorporará a la base de datos del sistema y obtendrás una etiqueta que deberás incorporar en la cubierta del libro, de forma que la persona que lo encuentre, sea capaz de entrar en la web de BookCrossing y escribir un pequeño comentario para notificar el hallazgo. Una vez leído, se reinicia el proceso. Así de sencillo.

Si existen instituciones como Cáritas que proporcionan asilo y cubren las necesidades básicas a los desvalidos, no sería un disparate crear un organismo al que donar los libros que nos estorban, para ser distribuidos entre quienes los solicitaren, no ya en préstamo ─que para eso están las bibliotecas públicas─ sino en propiedad, que así nace la afición y se transmite la cultura. Primero hay que alimentar el cuerpo, pero luego hay que vestir la mente.

Página 1 de 812345...Última »