Publicar un libro

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 08-01-2010

Tags : , , , , , , , ,

Has terminado de escribir tu novela, la has corregido con extremo cuidado y ahora te preguntas cuál es el siguiente paso. Está claro:  buscar un editor que quiera publicarla. Es lo primero que se nos ocurre a todos… ¡Ardua tarea! Si no eres un personaje célebre por tu actividad profesional o por tu vida pública, lo tienes complicado. Pregunta a los libreros y verás que todos te contestan lo mismo: la gente no compra un libro si no conoce al autor.

A no ser que hayas escrito una obra maestra, te resultará muy difícil convencer a una editorial para que publique tu libro. Los tiempos no son buenos y el negocio es incierto, con lo cual nadie quiere correr riesgos. A no ser que seas un escritor afortunado, esa rara avis que todos deseamos ser… 

006.- Camilo José CelaUn día le llega a Camilo José Cela (http://es.wikipedia.org/wiki/Camilo_Jos%C3%A9_Cela) un encargo delirante. Escriba usted –que lleva cuarenta años escribiendo novelas- un drama, paga la Administración Pública. El escritor, que no es dramaturgo, responde lanzando un órdago de farol: 100 millones de las antiguas pesetas (unos 600.000 euros) por la obra, o nada. Le dan los cien millones y el escritor escribe, naturalmente, una obra irrepresentable. La obra no se representa. La profesión le pone a parir como siempre. Lea en la revista Proscritos el artículo completo Escritores con dinero de Miguel Pérez de Lema en: (http://www.proscritos.com/larevista/notas.asp?num=7&d=m&s=m2&ss=1).

Es verdad que, en las grandes ciudades, existen pequeños editores que se animan a publicar novelas de autores debutantes (casi siempre a cambio de alguna aportación económica), pero luego viene el problema de la distribución a través de librerías y se vuelve a plantear el problema inicial: si el autor no es conocido, el libro no se vende y, al cabo de un mes, desaparece de las estanterías y duerme olvidado en un sótano oscuro.

Yo intenté este camino y desistí de inmediato, cuando recibí la primera negativa. Me dí cuenta que ese no era el camino y que corría el riesgo de consumir esfuerzos inútiles deambulando de editorial en editorial para recibir siempre la misma respuesta: la novela no está mal, pero nadie compra el libro de un desconocido. Así que exploré otras vías…

Preguntando aquí y allá, descubrí que había otras alternativas posibles. Pronto descarté algunas de ellas por su elevado coste, mas no obstante las voy a reseñar en próximos artículos, aunque sólo sea para mantener el rigor de la investigación. Son las siguientes:

  • Buscar una editorial alternativa
  • Contratar un agente literario.
  • Conseguir un patrocinador que financie la publicación.
  • Presentar la novela a algún concurso literario.
  • Hacer una edición electrónica y colgarlo en la red.
  • Editar la novela por tu cuenta y crear tus propios canales de distribución.

En próximos artículos, escribiré sobre la opinión que me merecen cada una de estas estrategias.

Escribe aquí tu comentario

Comentarios: