Algo huele mal en la SGAE

Categoría (Derechos de autor, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 04-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Hace algún tiempo, hablamos en esta página web de la SGAE, la Sociedad General de Autores y Editores, una entidad sin ánimo de lucro especializada en el segmento audio-visual, cuya misión es gestionar el canon digital ─es decir el impuesto que los fabricantes y distribuidores de equipos y soportes electrónicos han de pagar al Estado por poner en el mercado artilugios que permiten la descarga gratuita de contenidos─ para luego redistribuirlo entre sus asociados en concepto de derechos de autor.

Pues al parecer varios miembros de su equipo directivo han sido detenidos, acusados de un posible desvío de fondos en la filial digital de la sociedad. La Guardia Civil ha detenido al presidente del Consejo de Administración, Teddy Bautista, al director financiero de la entidad, Ricardo Azcoaga, y al director general de la citada filial, José Neri.

El juez de la Audiencia Nacional les dejó en libertad ayer tras tomarles declaración, a pesar de imputarles dos delitos graves como administración fraudulenta y apropiación indebida, al haber creado alrededor de la SGAE una serie de compañías vinculadas a alguno de estos directivos, que se habrían podido beneficiar de la actividad de la empresa matriz. La práctica totalidad de las compañías son sociedades limitadas, es decir, sí tienen ánimo de lucro. Y su facturación procede básicamente de servicios prestados a la SGAE que ésta paga con el dinero que percibe  de la recaudación por derechos de autor. La Guardia Civil estima que lo presuntamente sustraído asciende a unos veinte millones de euros. Los imputados se enfrentan a penas de prisión de hasta diez años.

A finales de 2009, la SGAE contaba con 91.000 asociados, 3.385 más que en 2008, con un repertorio de cinco millones y medio de creaciones. La recaudación alcanzó la cifra record de 377,2 millones de euros, un 10% más que el años anterior.

Teddy Bautista (Las Palmas, 1943) lleva 34 años en la SGAE, es miembro de su junta directiva desde 1982 y preside su consejo de Administración desde 1995, con el apoyo generalizado de los asociados, aunque su lucha por el cobro universal de derechos y su postura radical en defensa de la propiedad intelectual de los autores les haya costado numerosas críticas. La gestión de Bautista se ha visto respaldada una y otra vez en las urnas, pero ha sido cuestionada públicamente por el cobro de derechos en determinados eventos de carácter público y/o benéfico (por ejemplo, su pretensión de que las peluquerías paguen un canon si ponen música en sus establecimientos), así como el canon digital y las descargas por Internet.

Algunos expertos en Propiedad Intelectual ya habían advertido que la SGAE carecía de transparencia y control por parte del Estado y que la democracia interna de la sociedad no era perfecta ni mucho menos, ya que menos del 10% de sus socios tenía derecho a voto en La Asamblea General. En las elecciones del pasado 30 de junio de 2011, tan sólo 8.271 socios fueron llamados a las urnas, obteniendo la candidatura que preside Bautista el respaldo mayoritario.

No es la SGAE una entidad que goce de estima popular ni parecen decentes los medios que el Estado le reconoce para recaudar los fondos que necesita a fin distribuirlos entre sus asociados por una fórmula que la junta directiva no ha rebelado nunca. Pero si encima su cúpula está asociada a sindicatos del crimen, ese sentimiento de rechazo va a salir reforzado y millones de agraviados van ver confirmadas sus sospechas de que algo huele mal, muy mal, alrededor de la SGAE. Veremos cómo termina…

Hoy hace 50 años murió Hemingway

Categoría (Estafeta literaria, General) por Manu de Ordoñana el 02-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Fue un testigo excepcional de las dos guerras mundiales y también de la Guerra Civil en España que cubrió como corresponsal en Madrid. Autor de cinco novelas y multitud de relatos cortos, fue un hombre preocupado por reflejar la influencia nefasta que la guerra produce en la condición humana.

Su estilo de párrafos cortos y diálogo rápido, fácil de ser leído, le hicieron popular entre sus lectores, que muchos escritores intentaron imitar y que muy pocos lo consiguieron. Recibió el premio Nobel en 1954.

Si yo tuviera que opinar sobre cuál ha sido la mejor de sus obras, me quedo con “El Viejo y el Mar” (1952), una novela corta que yo leí de joven y que me llegó a subyugar. Hace apenas ocho años que tuve la oportunidad de visitar “Finca Vigia”, el lugar en que escribió este relato que recibió el premio Pulizter 1953, en un viaje de regreso que hice de Santa Clara a La Habana, para conocer Varadero.

Otro de las grandes novelas de Hemingway es “Por quién doblan las campanas”, escrita en 1940, cuenta una historia preciosa de la Guerra Civil Española, en la que intervienen personajes heroicos junto a algún otro cobarde, para al final lanzar un canto al amor y a la importancia de guardar la dignidad por encima de cualquier otra cuestión. Por el contrario, me parece que “Fiesta” (1926) no es lo mejor que él ha escrito. En “Adiós a las Armas” (1929) tan sólo apunta.

Hemingway se suicidó en 1961. Un año antes, abandonó definitivamente Cuba para recluirse en su residencia de Ketchum (Idaho). Al poco tiempo, se publicó su última novela “Paris era una fiesta”, una jovial representación de sus años de juventud en la capital francesa, en la que convivió con un grupo de escritores estadounidenses como Gertrude Stein, Ezra Pound, Hohn Dos Passos y F. Scott Fitzgerald.

 

La venta de e-books no despega en España

Categoría (El libro digital, General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 01-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Así como en Estados Unidos, el e-book representa ya el 10% del mercado, con clara tendencia ascendente, la venta de dispositivos de lectura digital en España no acaba de despegar, a pesar de que los precios han bajado y seguirán bajando forzados por la competencia. ¿Significa esto que los españoles siguen siendo conservadores y nada amigos de aceptar las últimas novedades que la tecnología ofrece? Es poco probable: quizá existen otras razones:

  • El precio de los e-readers es todavía alto. Hay que esperar a que se sitúen por debajo de los cien euros.
  • El precio de descarga de un libro digital es muy elevado. Portales como Libranda, creado por una agrupación de editores, han adoptado una política conservadora para proteger la cadena tradicional del libro impreso.
  • A pesar de lo que se diga, la piratería digital no es tan rampante como dicen. No hay muchas plataformas que ofrezcan la descarga gratuita de libros digitales en lengua castellana o, al menos, yo no las conozco.
  • Por otra parte, la Ley Sinde aprobada hace unos meses permite a los propietarios actuar con diligencia contra quien se atreve a colgar en la red títulos protegidos para su descarga gratuita.
  • Y para terminar, la juventud “nacida digital” ─que sería la más preparada para asimilar con rapidez el nuevo formato─ no posee un hábito de leer tan arraigado como el de la generación anterior.

Mientras tanto, Amazon anunció hace poco tiempo que, a menos de cuatro años de haber introducido el Kindle Book en el mercado, sus clientes compran ya más libros en formato digital que en impreso.

Anunció también que John Locke es el primer escritor autoeditor que ha logrado vender más de un millón de libros digitales en kindle Stores, ingresando así en el “Kindle Million Club” junto a otros autores ya consagrados como Stieg Larsson, James Patterson, Nora Roberts, Charlaine Harris, Lee Child, Suzanne Collins y Michael Connelly.

¿Cuándo se creará un gran portal de venta de e-books en lengua castellana, para atender un mercado de 500 millones de clientes potenciales? ¿No están viendo los grandes grupos editoriales el enorme potencial que presenta una iniciativa de este tipo? No es normal que un portal como Barnes&Noble ofrezca libros del catálogo de Libranda a mitad de precio. Algo no funciona buen en este país. Al final, llegará Amazon ─o cualquier otro─ con su plataforma en castellano poniendo a disposición del lector libros a un precio asequible y se hará con todo el mercado.

Porque yo creo que la mayoría de la gente ha llegado a comprender que los libros digitales no pueden ser gratuitos, que hay que pagar algo para financiar a los creadores con talento, algo que no sea abusivo, muy por debajo de 12-15 euros que cuesta hoy comprar un título exitoso en Libranda. Si llegáramos a ese destino, no tengo ninguna duda de que la piratería sería residual y su práctica, considerada socialmente reprobable.

Adquirir notoriedad. Dar charlas sobre temas literarios

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 28-06-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

En esto de adquirir notoriedad, presentar el libro en público tiene alguna limitación. No creo que sea posible organizar más de media docena de eventos, a no ser que vivas en una gran urbe y lo hagas por barrios. O si no, que seas lo suficientemente conocido como para que tu nombre tenga capacidad de convocatoria en poblaciones fuera de tu entorno geográfico.

A ese respecto, hace un par de meses leía las declaraciones de Michael Krüger director de Hanser, una de las grandes editoriales literarias de Europa, con sede en Múnich. Decía que, en Alemania, los autores hacen giras por el país para presentar su obra. Algunos llegan a dar más de doce presentaciones al año, con lo cual consiguen llegar directamente al público y vender lo suficiente como para vivir de eso, aparte de lo que obtienen por las ventas.

Agotado el procedimiento de presentar tu propia obra, todavía existe otra fórmula para mantener el contacto con el público y vender tu libro de forma personal e íntima. Si te ha gustado el oficio de orador y tienes dones, puedes dar charlas sobre temas literarios, sin tener que hablar precisamente de tu libro. Tendrías que escoger temas de interés y especializarte en dos o tres que tengan gancho. De esta manera, puedes repetir la misma lección en diferentes ciudades y ampliar tu ámbito geográfico a nivel nacional.

Para empezar, podrías empezar con Borges (como la conferencia que dio José Ramón Zabala en San Sebastián con el título “Los laberintos de Jorge Luis Borges”). Necesitarás quizá un año para leerlo, estudiarlo a fondo y organizar una conferencia de una hora de duración y dejar otra media para el turno de preguntas y respuestas. Si eres capaz de hacerlo, estate seguro de que tendrás éxito. Al acto acudirá un numeroso público que se declarará admirador de la obra del escritor argentino, sin haber leído nada de él, con lo cual es poco probable que te hagan una pregunta comprometida. Como alguien habrá hecho al principio la presentación del orador, tu obra ya será conocida y también las librerías de la ciudad que venden tus libros. Incluso, si te lo permiten, al término del acto, una azafata podría ofrecer alguno en la puerta de salida a un precio reducido y con la firma del autor.

A Borges lo puedes agotar, por ejemplo, en un año. Durante ese tiempo, tendrás la posibilidad de preparar otro autor, por ejemplo, Sábato. Y al siguiente, Cortázar… Ya eres un trovador reconocido y te llamarán de muchos sitios.

Ahora te atreverás con el Ulises de Joyce y, más tarde, con Proust y su tiempo perdido. Quizá la historia no te recuerde como un escritor de talento, pero ganarás dinero y te lo pasarás “bomba”.

Adquirir notoriedad. Ganar un premio literario

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 04-06-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Una forma de adquirir notoriedad es, sin duda, ganar un premio literario de postín… pero eso está sólo al alcance de los elegidos. Sin embargo, hay otras alternativas. No me refiero a presentar tu libro a un concurso de ámbito nacional, sino escribir dos o tres cuentos y presentarlos a certámenes de carácter local. Seguro que en tu espacio geográfico, tendrás más posibilidades. Conseguir una distinción ─aunque sea modesta─ te ayudará a obtener prestigio… a ser considerado por los medios y a ser conocido por el público en general.

Es algo que eché de menos ahora hace un año, cuando terminé la pequeña campaña de promoción de mi primera novela que publiqué a finales de 2009. Noté que, a partir de agosto de 2010, se agotó el manantial. Desde entones, tan sólo he vendido diez libros, a una media de uno mensual.

Para eso de adquirir notoriedad, me decidí a escribir un cuento y presentarlo al XXVIII Concurso de Cuentos Gabriel Aresti que convoca todos los años el Ayuntamiento de Bilbao. El fallo tenía que haber sido anunciado a finales de marzo de 2011, pero el jurado pidió una prórroga, porque se había presentado más mil obras. Es casi imposible que yo pueda obtener un galardón, siquiera de consolación, con tantos candidatos. Quizá elegí mal el certamen… tenía que haber optado por otro más modesto.

Al margen de esto, la experiencia de escribir un cuento fue fantástica y tremendamente pedagógica. Un cuento es algo diferente a una novela. Tienes que seleccionar lo que vas a decir, no te puedes explayar ni recrear en episodios secundarios. Es preciso diseñar un inicio atractivo y entrar de lleno en materia. Debes utilizar un estilo conciso y escueto.  Has de hacer el texto dinámico, sin dar tiempo a que el lector se pierda, con frases cortas, diálogo suelto y personajes coherentes. Lo que escribas ha de estar justificado… que no sobre nada. Todo esto hay que tener en cuenta a la hora de escribir un cuento. Y todo esto te puede servir para evitar que tu novela sea aburrida, confusa y farragosa. Piénsalo…

Si tienes la suerte de obtener un primer premio o un simple accésit, ten preparado un plan de actuación, una batería de eventos para que el acontecimiento tenga la máxima repercusión en los medios. La prensa está necesitada de noticias y te brindará gustosa un par de columnas o una entrevista en la radio. Es el momento de poner en marcha las acciones promocionales para consolidar fama y conseguir que la gente no se olvide de ti durante algún tiempo. Y cuando ese tiempo pase… a empezar de nuevo. Hay que estar continuamente en el candelero.

Para seleccionar el concurso literario que más se adapta a tus condiciones, lo mejor es consultar el libro “Guía de Premios y Concursos literarios en España 2011-2012”, de Dolores Jiménez Morato, que acaba de publicar Fuentetaja Literaria. Lo puedes comprar online al precio de 29,50 € o pedirlo en la biblioteca de tu barrio. Estos dos enlaces también te pueden ayudar:

https://www.escritores.org/index.php/recursos-para-escritores/concursos-literarios

https://www.guiadeconcursos.com/concursosliterarios/

Los mayores de 55 años y el libro electrónico

Categoría (El libro digital, General) por Manu de Ordoñana el 31-05-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

Según un estudio elaborado por Ebook y Biblioteca para conocer la actitud de las personas mayores de 55 años hacia la lectura en soporte digital, los primeros datos obtenidos con una muestra de 40 personas con edades comprendidas entre los 55 y 75 años presentan unos resultados que desmontan el prejuicio de resistencia de la gente de mayor edad al uso de los dispositivos digitales: la práctica totalidad de los lectores de más de 55 años recomendaba el libro electrónico a amigos y familiares. Éstas son las conclusiones:

1.- Los lectores habituales mayores de 55 años muestras una buena receptividad a los nuevos soportes de lectura en tinta electrónica. Se habitúan a su uso y valoran las ventajas sobre los inconvenientes.

2.- A pesar de no ser el grupo más habituado al uso de las nuevas tecnologías, no se producen resistencias en la apropiación de los nuevos dispositivos, prevaleciendo el acto de lectura sobre las características del soporte.

3.- En la adaptación a los dispositivos de lectura electrónica, los mayores buscan más características de eficacia (conformación de páginas, cortes de líneas…) que aspectos técnicos relacionados con la sociedad de información (conectividad, memoria…).

4.- El hecho de recibir un acompañamiento en la lectura con los nuevos dispositivos convierte al grupo experimental en prescriptor. Conoce mejor las fortalezas y debilidades del sistema incluyéndolas en su discurso con más confianza.

5.- Igualmente, el grupo experimental es más proclive a utilizar el lector de libros electrónicos para otras lecturas que el grupo que no tuvo el mismo nivel de acompañamiento. También dedicó más tiempo a la lectura de libros en el dispositivo.

6.- El grado de satisfacción con las aportaciones que puede proporcionar el dispositivo se manifiesta en actitudes como la intención de compra, muy elevada en el grupo experimental.

7.- Este grupo de edad, en general, se muestra a favor de un dispositivo que les permita tener muchos libros que leer con comodidad y claridad, antes que un dispositivo multifuncional que posea características ajenas a la lectura, como la música o incluso el color. En este sentido, son críticos con las carencias en aspectos como el marcado de páginas, adaptación del texto, velocidad en el paso de página. Acceso al texto leído, etc.

Ser escritor y adquirir notoriedad

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 29-05-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

Desde la creación de este blog, hemos venido insistiendo en que una cosa es escribir un libro y otra bien diferente es publicarlo y obtener éxito en la venta. Cualquiera que sea la forma que hayas elegido para editarlo, siempre estarás obligado a promocionarlo y a darte a conocer como autor, a realizar determinadas acciones comerciales para que el público lo compre y adquirir notoriedad, aunque sólo sea en tu pequeño entorno geográfico. Me estoy refiriendo, claro está, a ti como escritor diletante, desconocido, sin editor ni agente literario comprometidos en divulgar tu obra, que te has decidido a publicar por tus propios medios y quieres ahora, cuando menos, recuperar la inversión que has realizado.

¿Qué cosas se nos ocurren para adquirir notoriedad? Si quieres alcanzar un cierto nivel de popularidad, tienes que convertirte en hombre o mujer públic@ y conseguir que la gente hable de ti ─fíjate en Arturo Pérez-Reverte… aparece hasta en la sopa─, aunque no necesariamente como escritor de novelas. Puedes llegar a ser célebre por otros muchos caminos. Vamos a explorarlos:

  • Conseguir un premio literario, aunque sea modesto.
  • Dar conferencias sobre temas preferiblemente literarios y destacar tu condición de escritor.
  • Aparecer en prensa y radio ─si es TV mejor─ el máximo número de veces.
  • Salir a la calle a presentar el libro en determinados lugares y en fechas señaladas.
  • Disponer de una página web atractiva que fomente la participación de los lectores.
  • Subir a Youtube un video novedoso, gracioso, pintoresco… que despierte en el cibernauta el deseo de pasárselo a un amigo.

Esto del video puede ser un filón si tienes algo de imaginación. Sólo te recuerdo el caso de ese sastre de Granada que se ha hecho famoso con un video tan simple como éste de “Cómo planchar una camisa”. Su autor, Bere Casillas, además de atender personalmente a los clientes en su tienda,  a escribir en el blog, a mantener el contacto con sus seguidores en Facebook y Twitter y a viajar para dar conferencias por toda España. Su nombre da 293.000 resultados en el buscador de Google y 24.900 con el nombre exacto… todo un record. ¿No serías tú capaz de hacer algo parecido?

En próximos artículos, trataré de desarrollar cada una de esas posibles actuaciones de Marketing para vender un libro, cuya finalidad es aumentar la popularidad del autor, algo que muchos de vosotros no estáis dispuestos a hacer ─porque pensáis que ese proceder es impropio─, pero que tendréis que asumir si queréis alcanzar la gloria. Un escritor de prestigio no es muy diferente de un político, un artista de cine o un personaje de la jet… hay que estar siempre en portada.

El escritor en la era digital

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 24-05-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

En el artículo anterior, dijimos que la tirada media de libros se había reducido en los últimos años. Para refrendar este hecho, no estaría de más echar un vistazo a las cifras de producción editorial del año 2010 que publica el Instituto Nacional de Estadística.  

Producción editorial 2009-1010

Concepto 2010 2009 Crecimiento %
Millones de ejemplares 132,1 183,9 -28,1
Número de títulos 76.206 74.493 2,3
Tirada media 1.733 2.469 -29,8

 

La producción de libros (incluidos folletos) descendió un 28,1% y la tirada media se redujo un 29,8%. De hecho, el 44,2% de los títulos tuvieron una tirada de entre 1.000 y 2.000 ejemplares y sólo el 3,7% alcanzó tiradas superiores a los 5.000 ejemplares.

Es curioso esto de que aumente el número de títulos y descienda el de ejemplares publicados de forma tan estridente. Parecería que se escribe más y se lee menos. Porque, en España, el libro digital no ha tenido una aceptación masiva y las cifras de venta de dispositivos electrónicos de lectura son todavía modestas.

En este nuevo escenario, ¿qué pasará con el escritor? ¿No habría aquí una oportunidad para el escritor honesto, el escritor comprometido que solo pretende obtener unos ingresos que le permitan vivir de su profesión? Me cuentan que algunos autores han empezado a vender sus libros de forma personalizada: se dedican a dar charlas en ciudades de una cierta población y hacer la presentación de su obra. Algunos son capaces de congregar a un determinado público y conectar con él a través de una exposición amena sobre un tema de actualidad. Así llegan a obtener unos buenos ingresos y hacerse esa publicidad que tanta falta nos hace para tener éxito.

Porque al final, haya o no editores, sea el libro en papel o en versión digital, lo que importa es la notoriedad, ser conocido por algo, que la gente hable de ti, de tu obra… lo que importa es salir en el Hola. Sobre ello, trataré en un próximo artículo… pero no nos hagamos muchas ilusiones; no hay recetas mágicas y yo no soy Dale Carnegie, aquel escritor de libros de autoayuda que, a mediados del pasado siglo, nos explicaba cómo ganar amigos e influir sobre las personas.

¡Qué país Miquelarena!

Categoría (Estafeta literaria, General, La fiscalidad del escritor) por Manu de Ordoñana el 28-04-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

Recuerdo que, en mis años mozos, muchas gentes que se preciaban de poseer una cierta cultura solían utilizar con frecuencia la expresión “qué país Miquelarena” para reflejar la resignación que padecían algunos por las desdichas que afectaban ─y afectan─ al país en que les tocó vivir.

La frase pertenece al escritor irunés Pedro Mourlane Michelena, que la pronunció delante de su amigo, el periodista bilbaino Jacinto Miquelarena, ambos vividos en la primera mitad del siglo XX. Nadie discute la autoría, pero sí el momento y la causa. Se cuentan distintas versiones sobre el porqué del comentario, aunque todas coinciden en el fondo, relacionado al parecer con una guindilla picante y la intención de uno de metérsela a otr@ por el culo.

Yo, sin embargo, soy un poco escéptico sobre esa historia. Me cuesta creer que un motivo tan zafio haya sido capaz de inspirar una sentencia tan elocuente. La enciclopedia Auñamendi afirma que la locución está contenida en una carta que Mourlane dirigió a su paisano Miquelarena. Sería cuestión de investigar esa carta para conocer la verdadera razón del lamento del escritor irunés.

El caso es que el proverbio ha salido de nuevo a la palestra a consecuencia de un par de artículos aparecidos en el mes de marzo en El País que hacen referencia a él, uno de Juan Cruz y otro de Juan A. Ríos. Como yo lo he utilizado un par de veces en este blog ─porque creo que tiene mucho valor para proclamar la incompetencia de nuestros dirigentes─, me ha parecido conveniente ofrecer al lector una explicación… aunque quizá sea innecesaria, ya que la expresión contiene el carácter suficiente como para que cada uno la interprete a su real gana. 

Miquelarena, a pesar de su calidad periodística, no ha dejado más recuerdo para la historia que esa famosa frase. Así él ─con el gran sentido del humor que poseía─  se lamentaba ante Sánchez Mazas diciéndole: «Ya ves, querido Rafael, al final voy a deberle la posteridad a Mourlane». Así ha sido.

 

El escritor y la era pirata

Categoría (General) por Manu de Ordoñana el 25-04-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

El “Diario de Noticias” publicaba el pasado viernes 22 de abril de 2011 un interesante artículo firmado por Paula Echeverría en el que nueve escritores navarros opinan sobre la situación actual del escritor, del cual hemos seleccionado el apartado correspondiente a los derechos de autor. Éste es el texto:

Sólo el 10% del precio de un libro acaba, en teoría, en el bolsillo de su autor. Una remuneración que, según Epaltza, «ronda lo ridículo». «La gran paradoja del arte es que la riqueza económica que ésta genera revierte mayoritariamente en gremios sin relación con la actividad cultural. En el caso del libro, el distribuidor se lleva un 45% del precio del mismo. El librero, un 30%. El editor un 15-20%. Y el autor, un 8-10%. Sólo si el libro goza de un apoyo mayoritario del público, ese 8-10% puede llegar a reportar algo de dinero al autor. ¿Es esto justo?», se pregunta Roberto Valencia. «El Ministerio de Industria y el de Economía dirán que sí: para el bien común es preferible alimentar cuatro profesiones que una. El problema es que este criterio castiga la especificidad del artista, el carácter único de lo que hace, y premia el trabajo homologado por el sistema: la venta de objetos ─libros─ en negocios estandarizados, su distribución o su edición», añade.

La figura del autor literario «está económicamente devaluada», en palabras de Alvira. Aunque Chivite opina que los pocos escritores que logran vivir de su oficio sí son y se sienten valorados: «Hoy nadie te da dinero porque sí. Inténtalo, ya verás como no». A Marina Aoiz ni le interesa ni le perturba la cuestión económica. «Escribo por el placer de ejercer la libertad expresiva», dice. Y ante el desaliento, añade Reyes Calderón, «nos salva un simple e-mail, una palabra de aliento en una firma de libros o por la calle». Josetxo Azkona, que escribe en lengua vasca y primordialmente cultiva la poesía, se sitúa entre los autores «puramente vocacionales». Y es que, resume Patxi Irurzun, «la mayoría de los escritores no viven de su pluma, pero también es cierto que la mayoría no están en esto por dinero. Y eso es lo que debe dar el verdadero prestigio y reconocimiento al autor».

 

Página 5 de 10« Primera...34567...10...Última »