Derechos de autor

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 11-02-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

El derecho a la protección de una obra original es un concepto moderno que emana de las teorías de la Ilustración, plenamente aceptado por la sociedad en que vivimos. Son objeto de protección las creaciones artísticas, científicas y literarias, quedando incluidas en este último epígrafe los libros, cuentos, poesías, ensayos, artículos, obras teatrales, folletos, historietas gráficas, tebeos o cómics.  Es un derecho que nace en el mismo momento en que el autor da a conocer su obra y no requiere registro ni depósito de copia, aunque siempre es recomendable disponer de alguna prueba que demuestre la autoría.

Hay que recalcar la noción de obra original, para diferenciarla de lo que es una copia total o parcial de otra ya existente, sin aportación sustancial de contenido. La producción de algo nuevo enriquece la conciencia del individuo y coadyuva al progreso de la Humanidad. En ese sentido, nada hay para objetar a los llamados “derechos de autor” que, en el entorno anglo-sajón, se conoce como “copyright”.

Viene esto a cuento por el debate que se ha abierto sobre la legislación que los gobiernos pretenden implantar para proteger tales derechos. Algunos colectivos rechazan este monopolio, alegando que el creador no es propietario completo de su obra, ya que se ha inspirado en la creación de otros artistas que le precedieron y se ha aprovechado del conocimiento que subyace en el entorno en que se mueve, al que consideran de dominio público.

En España, hoy todavía existe el derecho a hacer copias privadas de una obra sin permiso del autor, siempre que no exista ánimo de lucro. Pero la nueva ley deroga este derecho y protege al propietario de forma contundente, con lo cual las grandes empresas culturales tienen la puerta abierta para imponer su ley, en detrimento del consumidor que se verá obligado a pagar el precio que aquéllas impongan.

En el ámbito literario, lo que más me sorprende en esta guerra es la postura que han adoptado los escritores. Todos se han posicionado en favor de las editoriales y de las distribuidoras, sin darse cuenta de que a ellos ni les va ni les viene. Claro, no me refiero aquí a los famosos, a los consagrados ─si la piratería desaparece, ellos salen beneficiados─, sino a los del montón, a la mayoría de escritores que a duras penas sobrevive de su profesión. Los derechos que percibe un autor cuando una editorial publica su libro son el diez por ciento de su precio en el punto de venta, es decir, en torno a un euro o poco más, por cada ejemplar vendido. ¿Es eso justo?

A partir de ahí, cada uno sacará sus conclusiones. Pero yo me pregunto: ¿No sería el momento de prescindir de los canales tradicionales y utilizar otros procedimientos para vender el libro que has escrito? La tecnología ha evolucionado e Internet está ahí, a la espera de emprendedores dispuestos a descubrir nuevos caminos. Sólo haría falta el apoyo de portales especializados que nos dieran el soporte informático y se encargasen del cobro, a cambio de un pequeño porcentaje. Todo bastante simple.

Quedaría por solucionar el problema de la publicidad… ¿pero acaso no te encuentras ahora con el mismo problema? Pocas editoriales hacen campañas de promoción de escritores noveles o poco conocidos. Si consigues publicar, tu novela estará quizá una semana en un lugar preferente de la librería, pero al final terminará arrinconada en un sótano que nadie visita.

Para los escritores debutantes, Internet no es una amenaza… y la nueva ley de Propiedad Intelectual tampoco. Constituyen más bien una oportunidad. Dejemos que las librerías vendan los bestsellers a 20-25 € y creemos nosotros plataformas que permitan la descarga de nuestra obra a un precio entre 1,00 y 1,50 €, incluyendo foros donde los lectores aporten sus impresiones y discutan sus preferencias. ¿Creen ustedes que alguien va a discutir ese precio para bajarse a su tablet un título sugestivo o un argumento con encanto que ha encontrado en la web? Algunos quizá sí… la mayoría no.

El Mataburros. Rendibú

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 08-02-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

 

Leía el otro día un libro titulado “Vitrina pintoresca”, de Pío Baroja (Ediciones 98, 2010). Se trata de una reedición de la obra publicada en 1935 en la que se recogen una serie de artículos y ensayos aparecidos en el periódico Ahora. Disfrutaba yo del humor ácido que despiden los análisis políticos, sociales y hasta etnográficos que el escritor donostiarra ofrece sobre la época de la Segunda República, cuando llegué a la página 299 y me quedé paralizado al encontrar escrita la palabra rendibú (así, tal como suena y en cursiva). Decía textualmente: “El pequeño rico y el nuevo rico, que no quieren hacer el rendibú al millonario, cogen su automóvil y se marchan al campo y después al cine. De aquí viene el atomismo social”.

Me fui de inmediato al diccionario y cuál no sería mi sorpresa al comprobar que, efectivamente, la palabra rendibú es aceptada por la RAE como “acatamiento, agasajo que se hace a alguien, por lo general con la intención de adularlo”. Y el “María Moliner” corrobora que “hacer el rendibú” es “lisonjear, obsequiar por adulación a una persona”.

Rendibú es una de las muchas voces extranjeras adaptadas fonéticamente a la lengua española. Proviene del francés “rendez-vous” que se traduce por cita y, en sentido figurado, reunión o tertulia. Es la segunda persona del plural del modo imperativo del verbo “se rendre” (acudir) que habría que traducir literalmente como “acudid” o “acuda usted”. Sin embargo, ya hemos visto que, en castellano, tiene un sentido muy diferente.

Así que no le das ninguna coz al Mataburros si escribes: “Cuando arribó la madama, la encontré muy chic; para hacerle el rendibú, le invité a un güisqui”.

 

 

 

Un fiscal de EE.UU cierra la página web rojadirecta

Categoría (Derechos de autor, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 06-02-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Un fiscal de Manhattan ha ordenado el cierre de diez páginas web que ofrecían espectáculos deportivos sin tener autorización de los dueños de los derechos de retransmisión. Las páginas clausuradas brindaban enlaces para acceder de forma gratuita a partidos de la Liga Nacional de Fútbol Americano, de la NBA, encuentros de fútbol de todo el mundo, veladas de lucha libre y otros muchos eventos.

Entre los dominios clausurados se encuentra rojadirecta.org, uno de los espacios más populares para ver partidos de fútbol por internet. Si entras hoy en esta página, te encontrarás con el siguiente anuncio que ha colgado el attorney:

cierre-pagina-web, contenidos-protegidos, dominios-no-controlados, paginas-clausuradas, ser-escritor, escritor-diletante, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-pie

El pregón recuerda que “es ilegal reproducir o distribuir material protegido por copyright tales como películas, música, software y juegos sin autorización. Los individuos que lo hagan corren el riesgo de ser acusados de un delito criminal, en base a la ley 18 U.S.C. & 2319. Los que violen la ley por primera vez se enfrentan a penas de hasta cinco años en prisión federal, indemnizar a los perjudicados, ser incautados o pagar una multa”.

¿Tiene Estados Unidos capacidad legal para cerrar un portal que se ve en todo el mundo? Al parecer, sí. La página web Rojadirecta.org está registrada en IPR (Intellectual Property Rights), una entidad que tiene su sede en Wasington y, por lo tanto, bajo jurisdicción estadounidense. En noviembre 2010, el Senado aprobó un proyecto de ley que autoriza el cierre de sitios que permiten la descarga de contenidos protegidos y anular el registro de su dirección en internet. A ella se ha acogido el fiscal de Nueva York, aunque la citada ley no ha sido todavía aprobada en el Congreso.

El caso es que, en mayo de 2010, Audiovisual Sport presentó una demanda contra rojadirecta.com ─un portal muy popular en España para ver partidos de fútbol y de baloncesto─ pidiendo su cierre por vulnerar los derechos de propiedad intelectual. La Audiencia Nacional desestimó el recurso por considerar que el sitio era un «intermediario». Entendía que proporcionar enlaces para ver un espectáculo no es ilegal.

¡Qué falta de respeto!

¡Qué atropello a la razón!

¡Cualquiera es un señor!

¡Cualquiera es un ladrón!

¿Sabías que el tango Cambalache fue prohibido por la dictadura militar de Videla… entre otras muchas cosas?

El administrador de rojadirecta ha informado que el sitio web seguirá funcionando en otros dominios no controlados por Estados Unidos y propone difundir sus nuevas direcciones. Ahí van:

https://www.rojadirecta.es/ / https://www.rojadirecta.me/ / https://www.rojadirecta.in/

Nueva novela de Espido Freire

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 20-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Noticia aparecido en ADN, con motivo de la publicación de La flor del Norte (Planeta), en la que la escritora bilbaína retrata a Cristina de Noruega:

Cristina-de-Noruega, Espido-Freire, Felipe-de-Castilla, Haakon-IV, ser-escritor, escritores-noveles, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-pie«No sabemos cómo sonaba su voz. Sólo habla dos veces: cuando elige a Felipe como su marido y cuando le pide una iglesia para San Olav. Lo que más me ha fascinado es el proceso de crear esa voz». La voz de la que Espido Freire habla es la de la princesa Cristina de Noruega. Desconocida, misteriosa, nostálgica, «desconcertante» e infravalorada en su tiempo y por la historia. La escritora ganadora del  Planeta en 1999 con Melocotones helados y columnista de ADN incurre en la novela histórica para darle vida en La flor del norte (Planeta), que presentó el miércoles en Covarrubias, donde descansa la princesa.

 Cristina de Noruega, conocida como la extranjera, el regalo dorado o la pobre doña Cristina, fue la mujer del infante Felipe de Castilla (hermano de Alfonso X el Sabio) e hija del rey Haakon IV. Abandonó el mar, el frío y la nieve de su tierra para ir a Castilla. Aunque todo apuntaba a que sería reina «al final tuvo que conformarse con un segundón (uno de los hermanos del rey)», explicó Freire. Tras viajar por Inglaterra, Francia y Aragón para desposarse, se instaló en Sevilla. Sólo estuvo cuatro años porque murió en 1262 con 28 y bajo causas misteriosas. Se habla de nostalgia, enfermedad o envenenamiento.

Y hasta aquí los datos sobre Cristina, últimamente en boga editorial. «Cuando la descubro tenemos más o menos la misma edad y me fascinó que no se supiera nada de su vida», cuenta Espido Freire, quien se encontró con la princesa vikinga gracias a un recorte de un periódico de los años 70 que le envió un amigo a Noruega, donde se instaló tras ganar el Planeta.

El Mataburros. Álgido

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 18-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , ,

A mediados del pasado siglo XX, los periodistas deportivos  empezaron a utilizar la palabra álgido para referirse al momento culminante de un partido de fútbol.

El DRAE admite las siguientes acepciones del adjetivo;

1)   Muy frío.

2)   Acompañado de frío glacial. Fiebre álgida. Período álgido del cólera morbo (Medicina).

3)   Se dice del momento o período crítico o culminante de algunos procesos orgánicos, físicos, políticos, sociales, etc.

Como la fiebre álgida, acompañada de frío intenso en el cuerpo, ocurre en el periodo agudo de una enfermedad, en el siglo XIX, el vocablo comenzó a emplearse impropiamente en el lenguaje vulgar como equivalente a “culminante” o “máximo”, aplicado a cualquier situación, incluso a la que implica excitación o acaloramiento. El término se ha generalizado de tal forma que ha llegado a suplantar su sentido originario, de forma que poca gente asocia hoy álgido con frío, sino todo lo contrario.

 

 

La propiedad intelectual en España (3)

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 14-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

La intención de la nueva Ley de Protección Intelectual en España es cerrar o bloquear páginas web que alojen contenidos descargables sin disponer de la licencia correspondiente, mediante un mecanismo de denuncia a través de un organismo administrativo y posterior sentencia judicial. Me cuesta entender que sea precisa la intervención de un tribunal cada vez que a un ciudadano de este país se le ocurre bajarse a su iPod el Txoria Txori de Mikel Laboa. ¿No creen ustedes que acudimos con demasiada frecuencia a los tribunales de justicia para dirimir nuestros conflictos, sin preocuparnos por las consecuencias? ¿No estaremos así otorgando al órgano judicial un poder casi omnímodo para intervenir en cuestiones que nosotros tendríamos que saber solucionar?

Da la impresión de que nos estamos adentrando en un modelo de sociedad prohibicionista, en la que se pretende regular la vida del ciudadano por la única vía de la sanción, en lugar de educar a la gente hacia el respeto a los demás para que todos fuéramos capaces de modificar nuestras costumbres y cumplir las ordenanzas motu propio, sin guincho que nos apriete. Aprender a convivir es tarea ardua que no se consigue a golpe de decreto, sino con diálogo y buen talante. Porque no sólo es esta ley…

Pero es que además, no veo yo muy claro como el Estado vaya a ser capaz de hacer cumplir la sentencia, cuando el juez ordene cerrar una página web cuyo titular resida en Japón, por poner un ejemplo, una página web que permita la descarga a tu tablet de la última novela de Vargas Llosa. ¿Tendría derecho el juez a bloquear este sitio al que acabas de entrar si incorporara un enlace a esa página web de nuestro amigo japonés? Demasiado.

Esto no quiere decir que estemos de acuerdo con las descargas ilegales ni en contra de la Ley de Propiedad Intelectual. Ni mucho menos. ¿Cómo no vamos a apoyar un manifiesto como el que ha hecho la Plataforma de Creadores y Artistas por el Copyright? Lo que defendemos es, primero, que el mecanismo de la ley sea más humano y, segundo, que realmente se proteja al autor y no al intermediario.

Tenemos que favorecer la existencia de los creadores culturales y remunerarles adecuadamente para evitar su extinción y que puedan seguir deleitando nuestros ratos de ocio… ocupando nuestros espacios solitarios. Para que la cultura no se acabe, hay que pagar por ella, si no queremos que el artista, si quiere sobrevivir, se vea obligado a convertirse en un funcionario público, sometido al desmán de una clase política cada vez más endiosada.

El Mataburros. Remarcar

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 11-01-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Hace ya algún tiempo que los medios de comunicación han incorporado a su vocabulario habitual el verbo “remarcar” ─procedente del francés “remarquer” que también existe en catalán─,  como sinónimo de destacar, relacionado con el adjetivo “remarcable” ─galicismo que se introdujo al castellano en el siglo XVIII, hoy prácticamente en desuso─, como de notable o destacable.

“… LA RAZÓN pudo conversar con el Premio Sájarov, que remarcó que el galardón supone un reconocimiento para todos los cubanos y un mayor compromiso con la causa de la libertad”, texto leído en el diario La Razón del 16 de diciembre de 2010, en una entrevista que el periodista hizo al disidente cubano Guillermo Fariñas.

Según el DRAE, remarcar es marcar otra vez y estaría bien empleado cuando se trata de remarcar un paso de cebras.  Para el significado que le atribuye el periodista de La Razón, hubiera sido más correcto emplear alguno de los vocablos siguientes: destacar, hacer notar, subrayar, insistir, recalcar, confirmar, resaltar, llamar la atención, hacer notar, reiterar o hacer hincapié.

 

 

La distribución de un libro (2)

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 24-12-2010

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Nuevas formas de venta de un libro, complementarias a las que expusimos en el artículo anterior:

Venta directa a particulares. Hablar con familiares, amigos, conocidos y hacerles un pequeño descuento. Es otra vía, pero se agota pronto…. aunque si tienes capacidad para relacionarte, puedes llegar a vender unos cuantos. Incluso, puedes pedir ayuda a algún compañero para que te promocione la novela y la venda a sus amistades.

Venta directa a instituciones. En ciertos casos, es posible vender un buen puñado de ejemplares a determinadas instituciones que tengan algún tipo de relación con el contenido de tu obra. Por ejemplo, si has escrito novela histórica, la puedes ofrecer a casas de cultura de los municipios en los que desarrolla la acción o parte de ella. Lo mismo a instituciones y asociaciones culturales relacionadas.

También te puedes dirigir a las bibliotecas de tu provincia o comunidad autónoma, mediante una carta de presentación explicando el argumento y proponiendo que, si tienen interés en incorporar tu título a su librería, les puedes enviar el libro por correo y pago contra reembolso o mediante transferencia bancaria. No es difícil encontrar una relación de las bibliotecas públicas que existen en cada provincia. Las del Euskadi, se recogen en Liburutegiak.

 Si perteneces a alguna asociación profesional, cultural, deportiva o de lo que sea, podrías dejar en depósito unos cuantos ejemplares para que lo compren los socios, si te garantizan que el libro permanecerá expuesto en lugar visible, en el mostrador de la oficina o en una estantería próxima a la recepción, con un pequeño cartel anunciando que se hace un descuento. Otra opción sería hacerles una oferta especial (por ejemplo, treinta o cuarenta ejemplares a un precio algo superior al de coste) para que ellos lo regalen a su mejor criterio.

Venta acompañada. Me refiero a negociar con un periódico de carácter local que ofrezca tu libro a un precio módico con la compra, por ejemplo, del dominical, mediante el recorte de un cupón. Es difícil pero no imposible. Si tal consiguieres, podrías hacer una tirada de cierta importancia y reducir su precio de compra, aunque a ti no te quede nada en la operación. Obtendrías beneficio al bajar su coste.

Venta directa en eventos. Es posible organizar o participar en ciertos eventos en los que se congregan amantes de la literatura que podrían estar interesados en adquirir el libro de un autor local. Pongamos algunos ejemplos:

  • Ferias del libro que se celebren en tu ciudad o en poblaciones de tu entorno. Podrías utilizar el espacio de alguna librería de confianza, hacer un precio especial y estar presente para firmar los ejemplares que se vendan.
  • Campañas promocionales a la puerta de alguna librería, por ejemplo el domingo por la mañana. Sería cuestión de montar una pequeña estantería a la entrada y estar tú presente para firmar ejemplares. Podrías probar en algún quiosco de tu barrio… no te va a costar mucho.
  • Este mismo evento se podría organizar en grupo, entre media docena de escritores de tu mismo nivel, de tu misma ciudad. Eso permitiría darle una mayor proyección mediática. Incluso, lo podría patrocinar alguna asociación de escritores… seguro que perteneces a alguna.

Presentaciones públicas. No suele ser difícil conseguir que las asociaciones culturales, ayuntamientos, bibliotecas, etc. organicen actos de presentación de una obra escrita por un autor local. Ese suele ser el momento de vender directamente el libro a los asistentes, haciendo un pequeño descuento. En general, no acude mucha gente a este tipo de actos. Tienes que elegir bien y conseguir que los medios de comunicación anuncien el evento un par de días antes.

La distribución de un libro (1)

Categoría (General, Marketing para vender libros, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 18-12-2010

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Ya tienes en tu casa los 500 ejemplares del libro que has publicado por tu cuenta. ¿Y ahora qué? Vamos a analizar las posibilidades que existen para vender esas 300 unidades que necesitas para cubrir la inversión que has realizado, bien entendido que estamos hablando de libro en papel. Dejaremos el libro digital o e-book para un próximo artículo.

distribucion-de-libros, libro-en-papel, quioscos-de-prensa, tiendas -de-barrio, ser-escritor, escritor-aficionado, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-pieCadenas de distribución. Existen cadenas de distribución de ámbito local o regional que quizá admitan que dejes en depósito una determinada cantidad de libros para que ellos los coloquen en sus tiendas. Tú impones el precio de venta al público y ellos se quedan con el 40-50% de la facturación, en función de si van a hacer o no de almacenistas. Cada cierto tiempo ─quizá una vez al año─, hay que hacer un recuento de existencias y liquidar los ejemplares vendidos. Para ello, tienes que haberte dado de alta en licencia fiscal como editor y hacer una factura oficial aplicando un IVA del 4%.

Puedes intentar también conectar con cadenas de distribución de ámbito estatal ─tipo FNAC o Casa del Libro─, pero es difícil que acepten distribuir la obra de un autor desconocido.

Grandes superficies. Tarea inútil. Las grandes superficies ─tipo Eroski, Carrefour─ trabajan con las grandes cadenas de distribución y no quieren proveedores pequeños. Están en otra dimensión. No pierdas el tiempo.

Librerías. Algunas sólo reciben libros de las distribuidoras y no quieren tratar directamente con el autor o con editores pequeños. Otras están agrupadas y se suministran a través de centrales de compra, con las que resulta difícil contactar. Lo mejor es dirigirse directamente a las librerías independientes y a las pequeñas tiendas de barrio que venden periódicos, quioscos de prensa, estancos y similares.

La mayoría de estos establecimientos no tienen inconveniente en poner tu libro a la venta. Tendrás que dejarles unos cuantos ejemplares ─para empezar, cinco es una cifra razonable─ y ofrecerles un descuento de 25-30%. Claro que tendrás que llevarlos tú personalmente y luego acudir cada cierto tiempo para ver cómo van las ventas. Cuando se agotan, cobras el importe correspondiente y repones otros tantos. Este es un sistema que da un cierto  resultado. El problema es que los puntos de venta están atomizados y tu capacidad de gestión es limitada.

El artículo de esta URL refleja bastante bien la situación actual que presenta la distribución de libros en España.

 

Mikel Alvira publica «Cuarenta días de mayo»

Categoría (El oficio de escribir, General) por Manu de Ordoñana el 14-12-2010

Tags : , , , , , , , , , , , , , ,

AEE/EIE, asociacion-escritores-Euskadi, atentar-contra-Franco, Cuarenta-días-de-mayo, condición-humana, Mikel-Alvira, ser-escritor, escritor-debutante, Árbol-de-sinople, mataburros, ordoñana, rincón-literario, taller-de-escritura, publicar-un-libro, morir-de-pieMikel Alvira ha presentado en Pamplona su novela “Cuarenta días de mayo” (Ttarttalo), la historia de un activista de ETA que llega a Pamplona del otro lado de la frontera para atentar contra Franco.  Durante cuarenta días, Manuel Videa, junto a su inflexible compañera Margot, prepara el magnicidio, en una cuenta atrás en la que los personajes se debaten en la frontera que separa el bien del mal, hasta llegar a un final sorprendente.

 Mikel Alvira (Pamplona-Iruñea, 1969) es un escritor multidisciplinar que pertenece a la Asociación de Escritores de Euskadi (AEE-EIE). Cultiva diferentes géneros: el ensayo, el guión cinematográfico, la novela, el relato y la poesía. “Cuarenta días de mayo” es una novela dura y trepidante en la que reflexiona sobre la condición humana, sin duda la obra más madura de las que ha escrito el autor. El siguiente enlace reproduce la entrevista que el “El Diario de Noticias” hizo al autor, ayer 13 de diciembre, con motivo de la presentación de su libro.

Página 7 de 10« Primera...56789...Última »