El futuro de las librerías (1)

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 03-11-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Predecir el futuro es un ejercicio arriesgado. ¿Podrá el libro digital imponerse al libro impreso, como auguran los entendidos y avala la evolución de ventas en cada uno de los sectores? La respuesta es ambigua ─al menos a corto plazo─, los dos tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Lo que sí parece evidente es que, durante mucho tiempo, los dos formatos tendrán que convivir, repartirse el mercado y adaptarse a las peticiones del cliente. El resultado final dependerá de cómo cada uno se adecúe a las exigencias de la demanda.

Claro que muchas veces las estadísticas son engañosas: las ventas de libros en papel empezaron a decrecer bastante antes de que irrumpiera el libro electrónico:

  • Primero, porque la educación que recibe la juventud no está orientada a las humanidades, se limita a fomentar el conocimiento teórico y producir profesionales bien preparados para atender las necesidades del mercado de trabajo (lo cual es loable, es el papel que la sociedad moderna asigna a la universidad).
  • Segundo, porque la plebe es incapaz de librarse de esos programas basura que, de manera casi generalizada, nos depara la televisión, reduciendo el tiempo de lectura de los ciudadan@s y recortando sus facultades para disfrutar de un relato con cierto contenido intelectual.
  • Tercero, porque el precio que había que pagar por un libro ha sido, hasta hace poco, tan elevado que, en numerosas ocasiones, retraía al público de tan noble propósito, como es comprar un libro.

Fijaos que estoy hablando en pretérito y no en presente: me da la impresión de que las librerías han bajado los precios. No sé si esto es una apreciación objetiva o más bien una dilección. Si es verdad, vamos por el buen camino, los libreros se han dado cuenta del peligro que les acecha y han optado por escuchar la voz del comprador.

Esta actitud debería de ir acompañada de un nuevo ordenamiento en toda la industria editorial ─editores, promotores, distribuidores y puntos de venta─, para achatar la pirámide y hacer que el libro llegue directamente desde el escritor al lector ─desde el productor al consumidor, ¿os suena?─, eliminando la cadena intermedia que no aporta valor, de manera que el precio final sea proporcionado. En esta transformación, se me ocurre que la figura del “agente literario” debe jugar un rol determinante y convertirse en el protagonista único interpuesto entre el autor y la librería.

Los escritores ─no me refiero aquí a los consagrados, sino a los diletantes, los de “a granel”, con mérito suficiente para crear una obra digna capaz de despertar el interés de un público exigente que huye del “best seller”─ tendrán que acostumbrarse a cofinanciar la publicación de su obra ─esto le obligará a limitar su extensión a no más de 300 páginas, mejor 200─ y dejar el resto en mano del agente, que será el que contacte con las librerías, el que administre la parte comercial, sin renunciar por supuesto al formato digital con el que, como hemos dicho al principio, tendrá que convivir durante unos cuantos años.

Aun así, el futuro de las librerías es incierto. La metamorfosis tendría que ser más profunda, la concepción actual del negocio no parece razonable, habría que plantear otro modelo de organización más apropiado, abierto a las nuevas tecnologías, más en consonancia con el tiempo en que vivimos.                

El libro del futuro

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 29-10-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Por lo que leo en algunos sitios de la web especializados en artilugios de lectura electrónica, los expertos coinciden en señalar que los contenidos de los libros del futuro van a ser multifuncionales, es decir, van a ser capaces de ofrecer no sólo texto para ser leído, sino también imágenes fijas o cinéticas con texto agregado y música avenida al escenario del relato, a través de un juego sincronizado de palabras, movimiento y sonido ─la incorporación del olor es cuestión de tiempo─ capaz de brindar un nuevo panorama de ocio integrado estimulador de todos los sentidos.

Asi, cuando el autor nos presente a un personaje, el lector posará el dedo en el lugar en que está escrito su nombre y, automáticamente, aparecerá su imagen en la pantalla, incluso con un pie para describir sus rasgos, evitándose así un largo párrafo que muchos escritores prodigan y que la mayoría de los lectores pasamos por encima.

El recurso tiene enorme valor para muchas situaciones. Imaginaos que el autor quiere relatar una escena de cama ─aquí sí que es aplicable eso de que una imagen vale más que mil palabras─. Pues bien, cuando el dispositivo descubra que tus ojos están llegando a una determinada línea, la pantalla cambiará de formato y ofrecerá una grabación hecha en video, acompañada de una música de fondo, como si estuvieras en el cine viendo una película. Aun es más. Al parecer, existen artefactos que sabrán interpretar tu estado de ánimo para dar mayor o menor intensidad erótica a la escena.

Estos sistemas de visión artificial son capaces de escrutar tu rostro, detectar qué nivel de atención prestas a cada párrafo y deducir cual es el decorado que más te priva, para modificar el vocabulario, conducir la trama y llegar al desenlace que más adapta a tu talante, y también al talante de los demás lectores, con lo cual tendrán que albergar múltiples finales alternativos, como se hace en los videojuegos. Y esto no es ciencia ficción, ya existen experiencias de este tipo que incorporan texto adaptativo. Os sugiero que leáis el artículo que escribió Kevin Kelly en la revista Wired por él fundada: “Cómo serán los libros en el futuro”.

Me resulta difícil asimilar esta nueva concepción de lo que Kelly llama “hiperliteratura”. A mí me parece que el lector de hoy no quiere participar en ese juego de adaptaciones, no está interesado en decidir la trama, prefiere que el autor asuma esa responsabilidad y resuelva el conflicto con un argumento apropiado y una conclusión plausible.

Por otra parte, no creo yo que este formato pueda servir para proponer una obra seria, reflexiva, que te haga pensar, que te ayude a adquirir cultura, eso tan etéreo, tan difícil de definir, ese poso que te queda en el fondo cuando te olvidas de todo lo que has leído. Puede que sea útil para esa literatura trepidante que hoy se lleva, con personajes al límite, intrigas continuas, alta tensión y desenlace inesperado. Sí, es posible que sirva para eso.

El problema es que si este tipo de literatura ─o como quiera que se llame─ se impone, el ciudadano está abocado a perder poco a poco esos valores culturales que ayudan a consolidar una sociedad democrática y plural, a convertirse en ese ente no pensante y bien nutrido que tanto anhela la partitocracia de última generación. Sí, no lo dudes, nos quieren hacer idiotas… y lo peor es que lo están consiguiendo.

Amazon se instala en España

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 23-09-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

El éxito de Amazon en el mercado del punto.com ha sido fulgurante en los tres últimos tres años. Si en 2010 cerró el ejercicio con unas ventas de 34.200 millones de US$, las de 2011 van a rebasar ampliamente los 45.000. Su historia se remonta a 1994, cuando la empresa se creó en Seattle, en el estado de Washington (EE.UU), con la venta por Internet de libros en papel, CD’s y películas en DVD para convertirse con el tiempo en un verdadero hipermercado en el que es posible encontrar cualquier tipo de producto, a un precio difícil de mejorar.

El beneficio de Amazon es tan sólo de 191 millones de US$, apenas un 0,56% sobre la facturación, lo que indica que opera con márgenes reducidos y que amortiza de forma acelerada las enormes inversiones que está realizando para adquirir contenidos y expandir su red comercial.

Así el pasado 15 de septiembre, Amazon inauguró su portal en lengua castellana, aunque por el momento sólo para vender objetos físicos: libros; cine, TV y música; electrónica, informática. Videojuegos, juguetes, pequeño electrodoméstico; relojes. Durante los últimos meses, la compañía ha estado comprando libros a los distribuidores españoles para ofrecerlos en la web. Muchas editoriales han aceptado la propuesta, incluidos libros escritos en otras lenguas y traducidos al castellano, lo que seguramente les vendrá de perillas para aligerar sus stocks y mejorar la tesorería.

Si entras en amazon.es, descubrirás la enorme dimensión de su biblioteca: dos millones y medio de títulos, de los cuales 300.000 son en castellano, 45.000 en catalán, 18.000 en euskera y un número no determinado en gallego. En el apartado de películas, la tienda online dispone de 130.000 DVD y lo mismo ocurre con el resto de productos.

En cuanto a los precios, vamos a fijarnos en los que ofrece para tres de los bestsellers que han figurado entre los más vendidos en los últimos tiempos, libros que hemos tenido que pagar en su momento alrededor de 25 € en las librerías:

Es curioso constatar cómo un mismo título puede tener precios diferentes, en función de la editorial y de los atributos del libro (calidad de papel, formato, número de páginas, tapa blanda o dura). En cada referencia, te indica el número de ejemplares disponibles, lo que demuestra que Amazon ha hecho acopio de existencias, comprando restos de serie a editoriales, distribuidores y librerías de cierta dimensión.

Los costes de envío son también moderados, en torno a 2,50 € para un ejemplar, con el incentivo de que el porte es gratuito para compras superiores a 19 €. Con una suscripción a Amazon Premium que cuesta 14,95 € al año, te garantizan el envío gratuito en 2-3 días laborables. Supongo que ya sabéis lo que cobran por el transporte los distribuidores españoles que venden libros por Internet.

La verdad es que Amazon no ha inventado nada nuevo, sólo ha hecho las cosas bien, bastante mejor que los que tenían hasta hoy el dominio del mercado español.

El escritor diletante ante la revolución digital

Categoría (General) por Manu de Ordoñana el 19-09-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Decía en el artículo anterior que el libro digital va a ser una oportunidad para el escritor diletante. Me explico. Lo primero de todo es comprender que el e-book se va a imponer al libro impreso, su victoria es incuestionable, aunque el tránsito no va a ser tan rápido como algunos pretenden.

Piensa que, en poco tiempo, los libros de texto serán todos electrónicos, que los niños van a aprender a leer en un e-book, que van a poder alquilar el libro de texto digital que necesita, con un ahorro de hasta el 80% del precio de la obra, que van a graduarse tras haber convivido quince o veinte años con un tablet de mayores o menores prestaciones. ¿Crees que un joven de los años treinta, o de mediados de siglo, con ese bagaje, va a comprar alguna vez un libro? Lo dudo. Para él, el libro impreso será una rara avis, un artilugio que igual se atreve a adquirir para decorar el salón de su casa y mostrarlo a sus amistades como si fuera un preciado códice del siglo XIII. “El libro como elemento decorativo” puede ser un buen título para un próximo artículo.

En tales condiciones, la mayoría de los lectores van a disponer de un e-reader y van a poder descargar de la nube su novela preferida, por un tiempo determinado, el suficiente para leerla mediante el pago de un importe asequible a cualquier bolsillo. Al mismo tiempo, van a aparecer multitud de plataformas a las que el escritor podrá acceder para subir su obra, sin pagar nada, con la propina de recibir un canon cada vez que un lector la descarga a su PC.

Ésta es la idea que intento transmitir, creo que con escaso éxito. Recibo en este blog numerosos comentarios de escritores diletantes que han escrito su primera novela. Todos preguntan lo mismo: ¿qué tengo que hacer para publicarla? Están pensando en el papel, ninguno en lo digital. Tendríamos que cambiar nuestra mentalidad y, desde el momento en que cogemos la pluma para escribir la primera página, pensar que el e-book es la única vía que se nos abre para que llegar al gran público. Olvídate de buscar un editor, no lo vas a encontrar. Concentra tus esfuerzos en situar tu libro en una biblioteca digital, en muchas bibliotecas digitales, y gasta tus energías en promocionarlo en la red: es mucho más sencillo.

El Mataburros. El puntido

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 15-09-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

El pasado 5 de septiembre, Charles de Batz nos propone la palabra “puntido” para debatir en el Mataburros. No niego que es la primera vez que la oigo.

El DRAE da la siguiente definición: En La Rioja, descansillo o meseta de las escaleras. El María Moliner dice lo mismo. En el diccionario panhispánico de dudas no figura y en el etimológico de Corominas, tampoco.

Rastreando la palabra en la web, he hallado varias alusiones a la palabra “puntido”: El nombre de una bodega en Laguardia (Rioja Alavesa); un mesón en Hontanas (Burgos); un barrio de la localidad cántabra de Prases; un polígono industrial en Viana (Navarra); un castro en el municipio de Arteixo (A Coruña).

Pero el resultado más interesante es el que he encontrado en el diccionario toponímico de Aibar (Navarra), en el que J. M. Iribarren da las siguientes acepciones a la palabra “puntido”:

  • Desagüe; salida de aguas sucias procedentes de trujales, bodegas etc.
  • Alcantarillado.
  • Sumidero para el desagüe de calles y plazas.
  • Albañal que, cubierto de tierra, se practica en una finca para dar salida al agua de los campos manantíos.

En su tercera acepción, el puntido es una palabra muy utilizada en la zona media de Navarra. Veamos lo que dice en su blog un vecino de Tafalla: “Cuando yo era chaval los municipales de Tafalla iban por las viejas calles tafallesas los días de lluvia abriendo los puntidos. Éstos eran muy parecidos al de la foto, pero tenían una argolla de la que se tiraba para abrirlos. Cuando hicieron las calles casi todos los puntidos desaparecieron aunque dejaron algunos de modo testimonial…”

He consultado el término con un buen amigo de Lerga que me ha dado la siguiente interpretación: El puntido es un drenaje que se hace en las fincas para evacuar el agua que se forma con la lluvia o por algún manantial que aflora a la superficie, para llevarla a la acequia que está en el límite, al río o al barranco. Es una conducción que puede tener hasta un kilómetro de longitud. Antes se hacía con tres piedras, dos laterales y una superior, sobre un cauce de tierra cubierta con piedra fina; ahora se hace con tubería de PVC poroso que permite la entrada del agua, pero no de la tierra. Los conejos y las liebres se suelen esconder en los puntidos cuando son acosados”.

Los tres gigantes irrumpen en el mercado del libro en español

Categoría (El libro digital, El mundo del libro, General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 12-09-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Cinco siglos de reinado del libro impreso están a punto de terminar. Llega la quinta mutación del libro al formato electrónico, una revolución que, si hasta ahora, no ha triunfado en España ─quizá por la falta de visión estratégica de los empresarios, quizá por el conservadurismo de la población acostumbrada a permanecer anclada en sus tradiciones─, en un futuro próximo va a eclosionar con la llegada de los tres monstruos que acaparan el negocio de la cultura digital.

Amazon, Google y Apple han anunciado su aterrizaje en el mercado de la lengua española, a la busca de un mercado potencial de 500 millones de lectores. Son las tres empresas que dominan la web y es presumible que se van a llevar por delante el modelo editorial que ha florecido en España durante el siglo XX, pero que no ha sido capaz de ver con tiempo el tsunami que le viene desde el continente americano. Me temo que ya no hay manera de evitar la catástrofe.

Las tres compañías están planeando su desembarco en España. Sus librerías virtuales van a ofrecer las dos modalidades de venta por catálogo y la descarga a un dispositivo de lectura:

  • Amazon, que dispone de un e-reader propio, “el Kindle”, prepara el lanzamiento de un nuevo “tablet” a un precio en torno a los 180 € y anticipa su vocación de meterse también a editor en papel.
  • Google llegará a España a finales de año, con la intención de colaborar con los editores y libreros que ya están presentes en el mercado, probablemente, mediante la compra de los primeros sellos, para luego propiciar su presencia en Internet. La reciente adquisición de Motorola hace suponer que tratará de potenciar el Smartphone como dispositivo de lectura.
  • Apple trabaja para poner al día su librería online y, de la mano de Microsoft ─se habla de una posible de alianza de estos colosos de la informática─, intentará mejorar la aplicación de lectura en el iPad ─Javier Celaya en Dosdoce.com advierte de que la lectura en un iPad crea adicción─ o diseñar otro artefacto de nueva generación específico para este fin.

Me sorprende que ninguna de las tres empresas hable de lanzar un producto monofunción, un tablet que sólo sirva para leer, pero que haya solucionado los numerosos problemas que hoy tienen los dispositivos de lectura que hay en la actualidad ─¿no será ése el secreto del éxito de Amazon con su Kindle?─, un nuevo artilugio que incorpore las últimas tecnologías que han surgido en los últimos años y que, sobre todo, tenga un precio asequible, nunca por encima de los cien euros. Llevo tiempo esperando a que eso ocurra para adquirir uno.

Ante este panorama que se nos viene encima, ¿qué puede hacer un escritor diletante? Amenaza no es, porque peor no vamos a estar. Ergo es una oportunidad.

El depósito legal de un libro

Categoría (Derechos de autor, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 12-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

El pasado 29 de julio de 2011, el Boletín Oficial del Estado publicó la ley 23/2011 que regula el depósito legal de las publicaciones de todo tipo reproducidas en cualquier clase de soporte y destinadas por cualquier procedimiento a su distribución o comunicación pública, sea ésta gratuita u onerosa. El libro impreso en papel, cualquiera que sea su forma, es objeto de este depósito legal, esté o no destinado a la venta.

La ley establece que la obligación de constituir el depósito legal corresponde al editor si tiene su domicilio en territorio español, cualquiera que sea el lugar de impresión, y si no, el productor o impresor que lo tenga.

En este momento, me entra una duda. He repasado las definiciones que utiliza la ley y no veo ninguna referencia a la palabra “autor”, sólo aparecen: “editor”, “impresor” y “productor”:

Editor: Persona natural o jurídica que, por cuenta propia, elige o concibe obras literarias, científicas y en general de cualquier temática, y realiza o encarga los procesos industriales para su transformación en libro o en otro recurso, cualquiera que sea su soporte, con la finalidad de su publicación y difusión o comunicación.

Impresor: Persona natural o jurídica que, contando con las instalaciones y medios técnicos necesarios, se dedica, exclusiva o principalmente, a la realización e impresión de libros en papel o en cualquier otro soporte susceptible de lectura.

Productor: Persona física o jurídica que asume la iniciativa, la coordinación y el riesgo económico de la producción de obras y contenidos sonoros, visuales, audiovisuales o digitales.

Aunque la definición de “editor” no es nada clara (a mi juicio, el término “concibe” es ambiguo), sí se puede deducir que el depósito legal no corresponde en ningún caso al autor. ¿Y eso qué significa? Pues que tú, autor diletante que has escrito un libro, no tienes ningún derecho de propiedad sobre la obra que has escrito.

Por lo tanto, te recomiendo que, al terminar la redacción, te vayas a la delegación de Cultura de la Comunidad Autónoma en que vivas y lo inscribas en el Registro de Propiedad Intelectual (antes de ir, rellena el impreso de este enlace). Te costará algo así como 12 €. Si luego alguien publica el libro y obtiene el depósito legal o el ISBN a su nombre, no te preocupes: la titularidad de la obra te corresponde a tí. Si no lo haces, igual dentro de unos años, aparece un libro o una película que incluye un episodio o una escena similar al que tú escribiste y no tendrás ningún derecho a reclamar a su productor por copia o plagio. No es la primera vez que un autor consagrado, que forma parte del jurado de un concurso literario, ha utilizado material de una obra presentada y no premiada.

Un portal para la descarga de libros online

Categoría (El libro digital, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 07-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

Es verdad que el e-book avanza a paso de tortuga en España. Sin embargo, tras el fracaso de Libranda, poco a poco, van apareciendo nuevas plataformas que pretenden hacerse un hueco en la descarga de libros online a precios asequibles, incluso gratis. Una de ellas es 24symbols que, a finales de julio de 2011, sacó su aplicación para iPad y ya tiene 15.000 títulos colgados y espera llegar a los 30.000 a finales de año.

24 symbols es una plataforma web para leer y compartir libros digitales, con sede en Madrid y una delegación en Londres. Su página web ofrece servicio de navegación en dos idiomas (español e inglés), desde la cual se pueden leer los libros de su biblioteca mediante suscripción a través de dos modelos:

1.- El modelo Freemium permite leer gratis a cambio de publicidad.

2.- El modelo Premium permite el acceso a un catálogo ampliado y leer sin publicidad y sin conexión a Internet, a cambio de pagar una tarifa fija:

  • por un mes: 9,99 €.
  • Por tres meses: 19,99 €.
  • Por 12 meses: 59,99 €.

Esta plataforma tiene la ventaja de que el contenido está en la nube, los ficheros no se descargan, simplemente se consumen online, con lo cual se elimina el peligro de copias ilegales.

Se puede acceder a la lectura desde cualquier dispositivo con conexión a Internet, ya sea tu ordenador, un tablet, un e-reader o un smartphone, conservando el acceso a los títulos que te interesan y a la página señalada. Para ello, tienes que registrarte en la pantalla de Inicio y luego pinchar en el botón “Iniciar sesión” arriba a la derecha. La verdad es que he encontrado alguna dificultad entrar en su biblioteca desde mi ordenador. Además la búsqueda de los títulos resulta complicada, quizá sea porque utiliza Android o algún otro sistema operativo de última generación.

Bajo el prisma del escritor diletante, 24symbols te ofrece la oportunidad de incorporar gratis tu libro a su biblioteca virtual y repartir los beneficios de las descargas en las proporciones que recoge el contrato para autores (botón de abajo a la derecha) que de has de firmar previamente. Le he echado un vistazo y las condiciones me parecen razonables, el acuerdo es por tres años y no concedes ninguna exclusividad.

Manual de marketing y comunicación comercial

Categoría (General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 03-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

El siguiente enlace te da acceso a un excelente trabajo titulado “Manual de marketing y comunicación comercial”, realizado por Antonio Leal, profesor de la Universidad de Cádiz, y María José Quero, profesora de la Universidad de Málaga. En él, los autores afirman que el sector cultural no debe ser considerado como un mercado más y te dan unas pautas para la aplicación de técnicas específicas de gestión que te pueden servir para vender tu libro.

Parte I. Gestión de marketing y comunicación de productos culturales. En estos capítulos iniciales se aborda el enfoque teórico del manual. Su finalidad es situar al lector en el contexto del marketing y la comunicación de productos culturales y aportarle los modelos y los conceptos básicos necesarios de esta disciplina. El sector cultural se caracteriza por la concurrencia de múltiples agentes en el proceso de creación de valor que constituye la gestión de cualquier producto cultural, y por este motivo se hace necesario analizar pormenorizadamente cada uno de ellos (público, competencia, proveedores/creadores, centros educativos, organismos públicos, relaciones internas y otras organizaciones) y aprender a diseñar las estrategias de gestión de dichas relaciones.

Parte II. Búsqueda de información y conocimiento del consumidor cultural. Un aspecto clave de la gestión de marketing en las organizaciones culturales se encuentra en conseguir instaurar un sistema de conexión con el entorno que permita a la organización ser lo más permeable posible a los cambios que puedan producirse, especialmente en el colectivo de los públicos (consumidores culturales) cuyo conocimiento reviste una especial importancia para el gestor cultural: cómo, cuándo, por qué se adquiere un producto cultural y qué factores inciden en el proceso de compra son algunos de los aspectos que podremos aprender en esta sección del manual.

Parte III. Gestión del producto cultural y de la comunicación cultural. Un buen gestor cultural ha de tener la habilidad de combinar el conocimiento de los públicos con una adecuada estrategia de gestión y posicionamiento de la marca en el mercado. Gestionar adecuadamente una marca constituye un valor importante para el consumidor, ya que le facilita la labor de búsqueda. Pero son muchas las cuestiones que se plantean en este ámbito: ¿cómo se diseña el producto?, ¿qué papel desempeña la marca en la gestión del producto cultural?, ¿qué tipos de estrategias podemos desarrollar?, ¿cuáles son más apropiadas para cada contexto? Estas son algunas de las cuestiones que se abordan.

Parte IV. Cultura empresarial a través de ejemplos. Para cerrar el manual, los autores ofrecen, desde una perspectiva práctica, cinco entrevistas a gestores culturales con el fin de introducir diferentes perspectivas de la gestión del marketing y la comunicación en organizaciones culturales, tanto del sector público como del privado.

El Mataburros. Perrenque

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 30-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

No termino de asombrarme de lo mucho que me falta por conocer de la lengua castellana. Desde que yo era joven, he utilizado el término “perrenque” para designar un patatús, un desmayo o un ataque de nervios. Ahora resulta que la palabra “perrenque” no existe en el “Diccionario de la Lengua Española” y tampoco aparece en el María Moliner. La palabra que más se le parece es “perrengue”, que el DRAE define como “hombre que con facilidad y vehemencia se enoja, encoleriza o emperra” y el María Moliner, como “Cascarrabias, rabietas”.

Al parecer, “perrenque” es una palabra que se emplea tan sólo en ciertos países de América Latina, sobre todo en Colombia. El nuevo Diccionario Costeño de Barranquilla (Colombia) le da el significado de “fuerza, potencia, intensidad, poder“ y en algunos lugares se usa también para designar al miembro viril.

Por lo visto y leído, no soy yo el único equivocado. En el diario El Correo” de Bilbao del 1 de septiembre de 2008, Jon Agiriano comentaba la derrota del Athletic (1-3) frente al Almería en la primera jornada de la liga de la temporada 2008-2009, con el titular: “El peor Athletic debuta en la Liga. El Almería, serio, ordenado y con clase, dio todo un repaso al equipo de Caparrós, que demostró una alarmante falta de juego”. Y en el primer párrafo de su artículo, el cronista escribía: “Si el concepto básico del juego del Athletic debe ser el corazón, como sostiene Joaquín Caparrós, lo ocurrido ayer en San Mamés sólo puede interpretarse como un accidente cardiovascular, un patatús, un perrenque en toda regla que dejó a la hinchada rojiblanca pálida y temiéndose lo peor”.

Página 4 de 10« Primera...23456...10...Última »