Mi biblioteca

Categoría (El libro digital, General) por Manu de Ordoñana el 26-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Desde hace algún tiempo, los medios de comunicación no hacen más que airear el notable incremento que ha experimentado el mercado de libros digitales en todo el mundo, al mismo tiempo que acreditan el descenso de las ventas del libro en papel. Llegan a decir que, en Estados Unidos, el crecimiento del ebook es explosivo, se ha multiplicado por diez en los últimos tres años.

¿Será cierto que el libro en papel ha iniciado su agonía? Los que ya hemos recorrido buena parte del camino somos bastante más románticos que los que lo acaban de empezar. Me resisto a creer que estemos a punto de arrojar a la basura cosa tan sencilla, tan cómoda, tan fácil de utilizar.

Circula por la Red un vídeo descacharrante sobre la última novedad en materia de lectura, un producto caracterizado por no necesitar cables, circuitos ni baterías, utilizable en cualquier lugar, que puede ser escaneado ópticamente para ser registrado directamente por el cerebro; y cuyo nombre es Book (extraido del artículo “Nadie acabará con ellos”. El País. 24/04/2010).

Veo en otro lugar que el 47,8 por ciento de los españoles lee en soporte digital. Así será si así parece, pero mis observaciones de a pie me indican otra cosa. Si subes a un vagón de tren, a un autobús o a un avión, te vas encontrar con unas cuantas personas leyendo un libro, pero rara vez he visto a alguien con un e-reader en las manos.

Ya sé que, en el futuro, la lectura digital terminará por desplazar al libro en papel, pero no por eliminarlo. Pasará como con las cerillas, que no han desaparecido con la irrupción del encendedor. Quizá se mantenga la demanda de libros de tapa dura como un producto de calidad, incluso un objeto de lujo, para determinado tipo de publicaciones, mientras que la tapa blanda será la que tenga que competir con el ebook. Si los editores se ponen de acuerdo y le echan un poco de fantasía ─¿de sentido común?─, serán capaces de presentar ediciones de un nivel aceptable, a un precio razonable.

En igualdad de condiciones o casi, dudo mucho que el libro en papel tenga perdida la batalla. No hay que olvidar que lo digital evoluciona, que un ebook que compres a día de hoy, quizá no lo puedas visualizar con los dispositivos de mañana. El libro en papel es inmutable, resiste al paso del tiempo. Es además sensual, agradable a los sentidos. Tengo en mi casa una biblioteca con cerca de cinco mil volúmenes, aquí paso la mayor parte de mi tiempo de jubilado, aquí siento el placer de estar acompañado, aquí los libros me estimulan, me transfieren sus esencias, iluminan mi mente, me ayudan a ser feliz. Prometo que nunca los abandonaré… aunque dudo que mis hijos los conserven, cuando yo me vaya al otro lado a jugar al mus.

El Mataburros. Atorrante

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 21-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

El término atorrante es de uso poco común, pero se oye de vez en cuando, para referirse a un individuo molesto, fastidioso, insoportable, o también pelmazo, aburrido, cargante. Es una palabra de sonido grato que podría servir muy bien como nombre a un periódico o a una revista en clave de humor, incluso para una página web con intención mordaz. Por cierto, acabo de comprobar que el dominio “elatorrante.com” está disponible a día de hoy.

Sin embargo, el DRAE no reconoce el término, tan sólo admite que se utiliza en algunos países de Latino América, como vago, holgazán, sinvergüenza, vagabundo. El diccionario lunfardo de José Gobello da al verbo atorrar el significado de dormir. De origen incierto, dice que fue el escritor Eduardo Gutiérrez el primero que empleó el vocablo atorrante en el diario “La Patria Argentina”, para designar a la persona que, apartada de la convivencia, se entregaba a la mendicidad y pernoctaba preferentemente en el interior de unas tuberías que se habían arrumbado en ciertas lugares, a la espera de realizar las obras de saneamiento de la ciudad de Buenos Aires, al parecer, porque el fabricante de los caños era la empresa A. Torrant y el nombre de la marca estaba escritor en su interior.

Esta explicación es poco plausible: los caños de A. Torrant se instalaron entre 1883 y 1884, mientras que la primera referencia del verbo atorrar se encuentra ya en 1879. Al parecer, muchos vocablos que hoy forman parte del diccionario lunfardo se incorporaron en el decenio 1870-1880 por la aportación de los miles de emigrantes que llegaron a Argentina en ese periodo o de la población autóctona que se desplazó a la capital desde el interior: una de ellas podría ser ésta de atorrante.

Mientras tanto, la prensa española echa mano indebidamente de la palabra atorrante con la acepción que hemos dado al principio de este artículo y no con el de vagabundo que priva en Argentina. Así, en un artículo titulado “Mente confusa”, publicado el 15/06/2011 en el “Diario Vasco”, Ana Vozmediano define al alcalde de Badalona como “un tipo alto y con pinta remilgada y atorrante. También Rodríguez Lafuente escribe en el ABC del 02/04/2011 sobre “Cómo llevar la edad”: “De ahí que cuando surge el sentido común en un mundo tan atorrante y efímero como el cinematográfico, parezca revolucionario».

¡Qué atorrantes!

Ideas para vender un libro

Categoría (General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 17-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

El otro día entré en la web de lecturalia y leí un artículo titulado “La lectura, reina del transporte” en el que su autora, Gabriella Campbell, contaba la iniciativa del aeropuerto londinense de Heatrhrow de contratar durante a una semana al escritor Tony Parsons para deambular por sus salas y regalar a viajeros y empleados su nuevo libro formado por una serie de relatos inspirados en el aeropuerto. Tony Parsons es un escritor inglés de gran reputación, sobre todo desde que en 1999 publicó su novela más conocida “Man and Boy”. No es la primera vez que Heathrow adopta a un escritor para deleitar a sus visitantes. En 2009 hizo algo similar con el escritor y filósofo suizo Alain de Botton, con resultados muy interesantes.

Traigo aquí esta noticia por si te sirve para algo, a ti, escritor diletante, que quieres promocionar la primera novela que has escrito. No digo que hagas exactamente lo mismo ─lo cual no estaría nada mal─, pero quizá se te puede ocurrir alguna idea relacionada.

En 2002, la escritora Fay Weldon fue residente gratuita del hotel Savoy durante tres meses, a cambio de divulgar la lectura entre la clientela del hotel. Ya nos vamos acercando. ¿Por qué no llegar a un acuerdo con el hotel de tu barrio para que te dejen montar un pequeño expositor a la entrada con varios ejemplares de los libros que has escrito? Podrías estar tú presente a la hora punta y venderlos a precio reducido, con la firma del autor. A mí me parece que vender libros en el vestíbulo de un hotel ─si te lo permiten─, puede resultar exitoso: muchos clientes se encuentran aburridos, no saben lo que hacer, algunos pueden picar, sobre todo, si se acercan a ti y les embaucas con tu oratoria de dómine.

Algunas bibliotecas se han inspirado en una idea parecida y han contratado los servicios de un escritor para interactuar de manera periódica con los suscriptores que se han llevado algunos de sus libros, llegando incluso a organizar talleres literarios en los que los lectores opinan sobre lo que han leído y hacen preguntas al autor. Es una iniciativa que beneficia a las dos partes:

  • El escritor recibe un emolumento siquiera reducido y, sobre todo, promociona su obra.
  • La biblioteca ofrece al usuario algo nuevo, una relación directa con el autor.

Y como decía la Campbell al final de su artículo, dentro de poco, veremos poetas recitando versos a bordo de los vuelos de bajo coste, novelistas repartiendo ejemplares de sus libros subidos a un Talgo e incluso algún que otro redactor repartiendo sus artículos a la puerta de una estación de autobuses.

El depósito legal de un libro

Categoría (Derechos de autor, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 12-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

El pasado 29 de julio de 2011, el Boletín Oficial del Estado publicó la ley 23/2011 que regula el depósito legal de las publicaciones de todo tipo reproducidas en cualquier clase de soporte y destinadas por cualquier procedimiento a su distribución o comunicación pública, sea ésta gratuita u onerosa. El libro impreso en papel, cualquiera que sea su forma, es objeto de este depósito legal, esté o no destinado a la venta.

La ley establece que la obligación de constituir el depósito legal corresponde al editor si tiene su domicilio en territorio español, cualquiera que sea el lugar de impresión, y si no, el productor o impresor que lo tenga.

En este momento, me entra una duda. He repasado las definiciones que utiliza la ley y no veo ninguna referencia a la palabra “autor”, sólo aparecen: “editor”, “impresor” y “productor”:

Editor: Persona natural o jurídica que, por cuenta propia, elige o concibe obras literarias, científicas y en general de cualquier temática, y realiza o encarga los procesos industriales para su transformación en libro o en otro recurso, cualquiera que sea su soporte, con la finalidad de su publicación y difusión o comunicación.

Impresor: Persona natural o jurídica que, contando con las instalaciones y medios técnicos necesarios, se dedica, exclusiva o principalmente, a la realización e impresión de libros en papel o en cualquier otro soporte susceptible de lectura.

Productor: Persona física o jurídica que asume la iniciativa, la coordinación y el riesgo económico de la producción de obras y contenidos sonoros, visuales, audiovisuales o digitales.

Aunque la definición de “editor” no es nada clara (a mi juicio, el término “concibe” es ambiguo), sí se puede deducir que el depósito legal no corresponde en ningún caso al autor. ¿Y eso qué significa? Pues que tú, autor diletante que has escrito un libro, no tienes ningún derecho de propiedad sobre la obra que has escrito.

Por lo tanto, te recomiendo que, al terminar la redacción, te vayas a la delegación de Cultura de la Comunidad Autónoma en que vivas y lo inscribas en el Registro de Propiedad Intelectual (antes de ir, rellena el impreso de este enlace). Te costará algo así como 12 €. Si luego alguien publica el libro y obtiene el depósito legal o el ISBN a su nombre, no te preocupes: la titularidad de la obra te corresponde a tí. Si no lo haces, igual dentro de unos años, aparece un libro o una película que incluye un episodio o una escena similar al que tú escribiste y no tendrás ningún derecho a reclamar a su productor por copia o plagio. No es la primera vez que un autor consagrado, que forma parte del jurado de un concurso literario, ha utilizado material de una obra presentada y no premiada.

Un portal para la descarga de libros online

Categoría (El libro digital, General, Publicar un libro) por Manu de Ordoñana el 07-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , , ,

Es verdad que el e-book avanza a paso de tortuga en España. Sin embargo, tras el fracaso de Libranda, poco a poco, van apareciendo nuevas plataformas que pretenden hacerse un hueco en la descarga de libros online a precios asequibles, incluso gratis. Una de ellas es 24symbols que, a finales de julio de 2011, sacó su aplicación para iPad y ya tiene 15.000 títulos colgados y espera llegar a los 30.000 a finales de año.

24 symbols es una plataforma web para leer y compartir libros digitales, con sede en Madrid y una delegación en Londres. Su página web ofrece servicio de navegación en dos idiomas (español e inglés), desde la cual se pueden leer los libros de su biblioteca mediante suscripción a través de dos modelos:

1.- El modelo Freemium permite leer gratis a cambio de publicidad.

2.- El modelo Premium permite el acceso a un catálogo ampliado y leer sin publicidad y sin conexión a Internet, a cambio de pagar una tarifa fija:

  • por un mes: 9,99 €.
  • Por tres meses: 19,99 €.
  • Por 12 meses: 59,99 €.

Esta plataforma tiene la ventaja de que el contenido está en la nube, los ficheros no se descargan, simplemente se consumen online, con lo cual se elimina el peligro de copias ilegales.

Se puede acceder a la lectura desde cualquier dispositivo con conexión a Internet, ya sea tu ordenador, un tablet, un e-reader o un smartphone, conservando el acceso a los títulos que te interesan y a la página señalada. Para ello, tienes que registrarte en la pantalla de Inicio y luego pinchar en el botón “Iniciar sesión” arriba a la derecha. La verdad es que he encontrado alguna dificultad entrar en su biblioteca desde mi ordenador. Además la búsqueda de los títulos resulta complicada, quizá sea porque utiliza Android o algún otro sistema operativo de última generación.

Bajo el prisma del escritor diletante, 24symbols te ofrece la oportunidad de incorporar gratis tu libro a su biblioteca virtual y repartir los beneficios de las descargas en las proporciones que recoge el contrato para autores (botón de abajo a la derecha) que de has de firmar previamente. Le he echado un vistazo y las condiciones me parecen razonables, el acuerdo es por tres años y no concedes ninguna exclusividad.

Manual de marketing y comunicación comercial

Categoría (General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 03-08-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

El siguiente enlace te da acceso a un excelente trabajo titulado “Manual de marketing y comunicación comercial”, realizado por Antonio Leal, profesor de la Universidad de Cádiz, y María José Quero, profesora de la Universidad de Málaga. En él, los autores afirman que el sector cultural no debe ser considerado como un mercado más y te dan unas pautas para la aplicación de técnicas específicas de gestión que te pueden servir para vender tu libro.

Parte I. Gestión de marketing y comunicación de productos culturales. En estos capítulos iniciales se aborda el enfoque teórico del manual. Su finalidad es situar al lector en el contexto del marketing y la comunicación de productos culturales y aportarle los modelos y los conceptos básicos necesarios de esta disciplina. El sector cultural se caracteriza por la concurrencia de múltiples agentes en el proceso de creación de valor que constituye la gestión de cualquier producto cultural, y por este motivo se hace necesario analizar pormenorizadamente cada uno de ellos (público, competencia, proveedores/creadores, centros educativos, organismos públicos, relaciones internas y otras organizaciones) y aprender a diseñar las estrategias de gestión de dichas relaciones.

Parte II. Búsqueda de información y conocimiento del consumidor cultural. Un aspecto clave de la gestión de marketing en las organizaciones culturales se encuentra en conseguir instaurar un sistema de conexión con el entorno que permita a la organización ser lo más permeable posible a los cambios que puedan producirse, especialmente en el colectivo de los públicos (consumidores culturales) cuyo conocimiento reviste una especial importancia para el gestor cultural: cómo, cuándo, por qué se adquiere un producto cultural y qué factores inciden en el proceso de compra son algunos de los aspectos que podremos aprender en esta sección del manual.

Parte III. Gestión del producto cultural y de la comunicación cultural. Un buen gestor cultural ha de tener la habilidad de combinar el conocimiento de los públicos con una adecuada estrategia de gestión y posicionamiento de la marca en el mercado. Gestionar adecuadamente una marca constituye un valor importante para el consumidor, ya que le facilita la labor de búsqueda. Pero son muchas las cuestiones que se plantean en este ámbito: ¿cómo se diseña el producto?, ¿qué papel desempeña la marca en la gestión del producto cultural?, ¿qué tipos de estrategias podemos desarrollar?, ¿cuáles son más apropiadas para cada contexto? Estas son algunas de las cuestiones que se abordan.

Parte IV. Cultura empresarial a través de ejemplos. Para cerrar el manual, los autores ofrecen, desde una perspectiva práctica, cinco entrevistas a gestores culturales con el fin de introducir diferentes perspectivas de la gestión del marketing y la comunicación en organizaciones culturales, tanto del sector público como del privado.

El Mataburros. Perrenque

Categoría (El Mataburros, General) por Manu de Ordoñana el 30-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

No termino de asombrarme de lo mucho que me falta por conocer de la lengua castellana. Desde que yo era joven, he utilizado el término “perrenque” para designar un patatús, un desmayo o un ataque de nervios. Ahora resulta que la palabra “perrenque” no existe en el “Diccionario de la Lengua Española” y tampoco aparece en el María Moliner. La palabra que más se le parece es “perrengue”, que el DRAE define como “hombre que con facilidad y vehemencia se enoja, encoleriza o emperra” y el María Moliner, como “Cascarrabias, rabietas”.

Al parecer, “perrenque” es una palabra que se emplea tan sólo en ciertos países de América Latina, sobre todo en Colombia. El nuevo Diccionario Costeño de Barranquilla (Colombia) le da el significado de “fuerza, potencia, intensidad, poder“ y en algunos lugares se usa también para designar al miembro viril.

Por lo visto y leído, no soy yo el único equivocado. En el diario El Correo” de Bilbao del 1 de septiembre de 2008, Jon Agiriano comentaba la derrota del Athletic (1-3) frente al Almería en la primera jornada de la liga de la temporada 2008-2009, con el titular: “El peor Athletic debuta en la Liga. El Almería, serio, ordenado y con clase, dio todo un repaso al equipo de Caparrós, que demostró una alarmante falta de juego”. Y en el primer párrafo de su artículo, el cronista escribía: “Si el concepto básico del juego del Athletic debe ser el corazón, como sostiene Joaquín Caparrós, lo ocurrido ayer en San Mamés sólo puede interpretarse como un accidente cardiovascular, un patatús, un perrenque en toda regla que dejó a la hinchada rojiblanca pálida y temiéndose lo peor”.

La venta de libros online. Transversalidad de contenidos

Categoría (El libro digital, General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 26-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

Una plataforma transversal de contenidos digitales es un lugar en el que uno puede descargar piezas de ocio de diferente naturaleza como libros, música, películas o videojuegos. Las plataformas de este tipo más conocidas en el mercado son Amazon, Google y Apple, aunque las dos primeras son quizá sólo conocidas por su oferta de libros. Hace tres semanas, Google+ lanzó su red social que ya tiene más de veinte millones de usuarios y prepara el próximo lanzamiento de su propia plataforma de juegos online. Pero también se podrían añadir otras dos:

  •  TheCopia.com, que ofrece hoy en día libros pero que próximamente comercializará música, revistas, prensa, series de TV y cine.
  • Telefónica, que ha mostrado su interés en participar en este negocio, ya que tiene mucho sentido ofrecer a sus clientes todo tipo de contenidos transversales a través de sus canales.

Javier Celaya, en un reciente artículo aparecido en su blog dosdoce.com, opina que cuanto antes asumamos que la lectura compite con la música, el cine, la TV o los videojuegos como opciones de entretenimiento, mejor futuro tendremos como usuarios en la nueva sociedad digital. Las tiendas online que han formado las editoriales parecen no haberlo entendido así…

La transversalidad de contenidos culturales y de ocio tiene muchísima lógica en Internet. Las personas consumimos diferentes contenidos culturales a lo largo del día: escuchamos música, hojeamos un periódico o revista, vemos una serie de TV o película o leemos un libro. Ofertar todos estos contenidos a través de una misma plataforma simplifica el proceso de compra a los usuarios y por tanto incrementa su consumo, como indican los más de 1.500 millones de descargas de todo tipo de aplicaciones en la plataforma de Apple.

Más contenidos transversales atraen a diferentes públicos con diversas afinidades. En cualquier negocio basado en Internet, más público es igual a más tráfico, lo que conlleva un mayor potencial incremento en los ingresos por transacción. Nada nuevo en economía, tan sólo simplificado y amplificado en formato digital.

Puede que todo esto sea cierto, pero yo discrepo. A mí me asusta meterme en esos portales que venden de todo; me pierdo y no sé encontrar lo que quiero. Temo además pedir cosas que no deseo. A veces porque me equivoco y otras porque soy un comprador algo impulsivo. No tocar el producto y pagar con plástico son dos cosas que me aturden y me hacen pulsar la tecla “Confirmar” sin tener plena conciencia de que me convienen.

Por otra parte, desde el punto de vista del escritor que quiere vender sus libros en Internet, el figurar en una enorme lista de cientos de miles de libros no garantiza ni mucho menos el éxito, aunque supongo que aquí también, para estar en los primeros lugares, existirá una técnica… o una tasa a pagar que tampoco te asegura nada. Yo sería más partidario de una tienda online especializada en autores no consagrados, seleccionados con algún criterio y no muy numerosos, nunca más de quinientos, quizá doscientos o trescientos, un solo título por autor, precio único para cada descarga (¿qué tal 1 €?), con objeto de concentrar todos los recursos en la promoción del portal, más que de los autores, y que sea el mercado el que decida. Tú, escritor diletante, ¿no estarías dispuesto a arriesgar 100 o 200 € en tal proyecto?

El mercado del libro en España 2010

Categoría (El mundo del libro, General) por Manu de Ordoñana el 22-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

La Federación de Gremios de Editores de España ha hecho público un avance de los resultados de un estudio titulado “Comercio interior del libro en España 2010”, cuyo resumen ofrecemos a continuación:

  • El número de títulos editados en 2010 por las empresas asociadas fue de 79.839, con un aumento del 4’8% respecto a 2009.
  • El número de libros publicados fue de 303 millones, con un descenso del 8,2%
  • El número de libros vendidos fue de 228 millones con un descenso del 3’4%. La diferencia se debe a las devoluciones y a la exportación.
  • La tirada media fue de 3.790 ejemplares por cada título, 612 menos que el año anterior.
  • La facturación fue de 2.890 millones de €, un 7% menos que en 2009.
  • El precio medio de un libro fue de 12,67 €, 0,50 € menos que el año anterior. Se supone que se refiere al precio que aplica la editorial al distribuidor, con lo cual habría que incrementar ese precio por lo menos en un 30% para conocer el precio de venta en librería que sería del orden de los 17 €.
  • Por tipo de libro, descienden todas las materias ─salvo los cómics─ con una bajada importante de la literatura (9,8%).
  • El 52% de las ventas de libros se realiza a través de librerías y cadenas de librerías, con descensos poco significativos del 0,4% y 1,7% respectivamente.
  • El resto de canales de distribución pierde facturación, destacando bibliotecas (44%), venta por correo (35%), quioscos (23%) y venta telefónica (21%).

A pesar de la irrupción del libro electrónico en todo el mundo, la venta de libros en papel en España no ha tenido un descenso tan grande como el que se esperaba. Las librerías salvan el ejercicio con una facturación similar a la del año anterior y eso es positivo. Ellas forman el núcleo del mundo literario y bueno es que no sufran descalabros. Sorprende, sin embargo, el retroceso de la venta en hipermercados (8,9%), lo que refuerza la opinión del rol que ha de desempeñar el librero: asesorar al cliente y recomendarle lo que más se acerca a su gusto personal, cosa que no es evidente en todas las librerías… y menos en las grandes.

El libro más vendido en España en el año 2010 fue «El tiempo entre costuras«, de María Dueñas, seguido de «La caída de los gigantes», de Ken Follet, y de «Dime quién soy«, de Julia Navarro, mientras que la trilogía «Millenium», de Stieg Larsson, fue el auténtico fenómeno editorial del 2009, con unas ventas totales de 2,7 millones de ejemplares, apareciendo en quinta posición el primer autor español con su novela “La mano de Fátima”.

Adquirir notoriedad. Imitar a Lady Gaga

Categoría (General, Marketing para vender libros) por Manu de Ordoñana el 19-07-2011

Tags : , , , , , , , , , , , ,

En apenas dos años, Lady Gaga se ha convertido en el nuevo icono de la cultura pop. ¿Cómo es posible que, partiendo de nada, a sus 25 años, haya conseguido semejante record en tan poco tiempo? Sin entrar a juzgar sus aptitudes artísticas ─que las tiene y muchas─, a nosotros nos conviene más fijarnos en la sagacidad que ha tenido para proyectar su imagen, creando a su alrededor una empresa que se dedica a preparar todas sus actuaciones, bajo una perspectiva de innovación continua y creatividad deslumbrante. Ella es la que mejor ha sabido aprovechar el fenómeno de las redes sociales, a cuyo través mantiene el contacto con sus fans. Tiene más de 34 millones de seguidores en distintas plataformas online, de las cuales, 10 millones se comunican con ella en Twitter. Seguro que, detrás de este prodigio, lo que hay es una poderosa ambición ─en el mejor sentido de la palabra─ y una importante cantidad de trabajo, además de ser una “superdotada”. Por cierto, el pasado jueves 14 de julio, YouTube suspendió la cuenta de Lady Gaga, al ser acusada de violar derechos de autor, tras haber subido a su canal un clip con su actuación en Fuji TV. ¡Qué dislate! La cuenta fue restituida por la noche, sin que Youtube hiciera ningún comentario.

Esta hipérbole ─ya sé que el ejemplo de Lady Gaga está en la estratósfera─ me permite recordar la importancia de adquirir notoriedad, de hacerte conocid@, tú escritor diletante, si realmente quieres vender la primera novela que has escrito. No puedes limitarte solamente a eso, a escribirla y pensar que ya tienes el mundo a tus pies. No debes ser humilde, tienes que creer en lo que has hecho y partirte el pecho para hacerte escuchar, incluso tienes que provocar… y esto, para un espíritu timorato como el de un escritor con ínfulas intelectualoides, es tabú. Tienes que estar convencid@ de que ésa es una tarea que te corresponde a ti, aunque otros te puedan ayudar o dirigir. Y que eso exige tiempo, trabajo y dedicación.

No sé si me estoy pasando en este mensaje de “Adquirir notoriedad”. Pero es que estoy recibiendo numerosos correos de gentes que me cuentan siempre el mismo problema: He escrito una novela, un libro de poemas, una obra teatral… ¿Y ahora qué hago? Me piden consejo sobre qué es lo que tienen que hacer para publicar, para difundir su libro, para ser leídos. Por desgracia, yo sólo puedo dar unas recomendaciones muy elementales. Me crea una profunda tristeza que estos talentos sean ignorados…

¿Habéis oído hablar de “La Bofetada”? Os lo cuento. En el mes de abril, un poco antes de las elecciones municipales, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, se querelló contra Julieta Itoiz “la Chula Potra”, por haber subido a Youtube la canción “Una Bofetada”, en la que la rapera arremete contra la primera edil, como única forma de expresar un sentir popular harto de aguantar arbitrariedades, alcaldadas, prohibiciones y abusos de poder. No voy a juzgar la calidad artística de la interpretación, sino la trascendencia que ha tenido la noticia y el encumbramiento a la fama de la tal “Chula Potra”, sobre todo, después de que la Barcino pidió la retirada cautelar de la canción en Youtube. Ya sé que esta fórmula tan agresiva no es propia de un escritor modestito que prefiere la soledad de una pequeña biblioteca y la quimera de su creación literaria, pero… por si acaso. Por cierto, a pesar de “los indignados”, Yolanda Barcino salió elegida presidenta del Gobierno de Navarra.

 

Página 8 de 20« Primera...678910...20...Última »